Absuelto un monitor acusado de abusar de niña de 5 años por falta de pruebas.

Absuelto un monitor acusado de abusar de niña de 5 años por falta de pruebas.

La falta de medios como la cámara Gesell ha influido en el juicio de un monitor acusado de supuestos tocamientos a una niña de cinco años durante sus clases multideporte en Cantabria. A pesar de que el Tribunal Superior de Justicia ha puesto de relieve esta carencia desde hace largo tiempo, la Audiencia Provincial ha absuelto al acusado por falta de pruebas.

La exploración de la menor, única prueba de cargo, ha sido considerada "de todo punto insuficiente" para condenar al monitor. El tribunal ha destacado la influencia de la falta de medios en esta prueba, especialmente en el caso de una niña tan pequeña. La cámara Gesell es una habitación acondicionada para permitir la observación de personas y que éstas puedan declarar con mayor comodidad.

La menor contó a sus padres y a peritos de la Guardia Civil que el monitor le había introducido un dedo en sus partes íntimas durante las clases y que lo hacía como castigo. Sin embargo, la sentencia señala que no ha quedado probado que el acusado sentara a la niña en un banco y le tocara la vulva con los dedos.

El acusado negó tajantemente haber realizado tocamientos a la niña y añadió que el banco en el que se dice que sucedieron los hechos se encuentra a la vista de todas las personas que estuvieran en el pabellón deportivo en ese momento. Los padres de la menor han proporcionado un testimonio sin más prueba de cargo que la exploración de voluntad de la menor.

La prueba de voluntad fue realizada por dos psicólogas en una sala de vistas, con un alto componente de carga psicológica para la niña. Los magistrados han señalado que la exploración resultó muy forzada y la niña no dijo nada que pudiera tener contenido incriminatorio suficiente para desvirtuar el derecho a la presunción de inocencia del acusado.

El tribunal ha reconocido que la ubicación de la prueba pudo haber producido en la menor un tono emocional negativo que influyó en su reiterada negativa a abordar los hechos que se investigaban. Las psicólogas apreciaron algún detalle de tipo inusual en las manifestaciones de la pequeña que, a su juicio, confirmaban los hechos denunciados, pero el tribunal consideró que carecen de suficiente contenido incriminatorio.

La Audiencia Provincial ha decidido absolver al acusado y ha recordado la necesidad de adoptar medidas para la protección jurídica del menor, como indican varias leyes y directivas del Parlamento Europeo, el Consejo de Europa y sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El tribunal ha concluido que en Cantabria no existen cámaras Gesell, proporcionadas por el Ministerio de Justicia o las comunidades autónomas con competencias transferidas, lo que obliga a los jueces de instrucción a improvisar utilizando sistemas de videoconferencia y salas de vistas que no cumplen los requisitos mínimos.

Los hechos se descubrieron cuando la menor le contó a sus padres que el monitor le "metía el dedo ahí" y le dolía mientras le ponían el pijama y el pañal con el que dormía. En una grabación posterior, la niña relató que el profesor, como castigo, la mandó a un banco, le retiró el pantalón y la ropa interior y le introdujo el dedo.

Categoría

Cantabria