Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Acusado de homicidio afirma que nunca tuvo intención de asesinar a su inquilina.

Acusado de homicidio afirma que nunca tuvo intención de asesinar a su inquilina.

El acusado de asesinar a una mujer en Santander alega que solo quería fumar cocaína tranquilamente. Según su testimonio, ató y amordazó a la víctima para evitar que le impidiera consumir la droga, y tapó su cara con un cojín para silenciarla mientras la Policía intentaba entrar al piso. El acusado insiste en que no tenía intención de matar a la mujer, pero ahora enfrenta cargos que podrían llevarlo a prisión por 20 años o incluso a una condena de prisión permanente revisable.

El juicio, que se está llevando a cabo en la Audiencia Provincial de Cantabria, ha revelado que el acusado consumía cocaína de forma continua durante catorce meses antes de los hechos. Según su testimonio, su casera no aprobaba sus hábitos de consumo, y aunque no le quitaba las drogas, constantemente lo presionaba verbalmente para que dejara de consumirlas. Sin embargo, en la noche del incidente, el acusado decidió que quería seguir fumando cocaína tranquilamente, lo que llevó a atar y amordazar a la víctima.

El acusado, que ha estado en prisión provisional desde el incidente y tiene antecedentes penales por varios delitos, explicó que obtenía el dinero para comprar droga de su negocio de venta de ropa. Afirmó que fumaba cocaína todos los días y que su casera lo controlaba constantemente, llegando incluso a entrar en su habitación.

En la noche del crimen, el acusado se sintió desesperado ya que no le permitían fumar cocaína. En ese estado de ansiedad, tomó una navaja y ató a la víctima para poder consumir la droga tranquilamente. Mientras tanto, la mujer logró llamar a los servicios de emergencia, lo que llevó a la intervención de la Policía. Al percatarse de la presencia de los agentes, el acusado entró en la habitación de la mujer y descubrió que aún estaba viva. Aunque su intención era desatarla y marcharse, no tuvo la oportunidad de hacerlo antes de que la Policía irrumpiera en el piso.

En el juicio, el acusado sostuvo que su consumo continuado de cocaína afectó su capacidad de pensar con claridad. Alegó que no deseaba hacer daño a la mujer y ofreció dinero a cambio de no matarla. Sin embargo, cuando la Policía ingresó al domicilio, el acusado les pidió que lo arrestaran, afirmando que pensaba que la mujer aún estaba viva. El juicio continuará con más testimonios y pruebas antes de que el jurado emita su veredicto.