• sábado 01 de octubre del 2022

Adela Cortina afirma que la "enorme labor" de las universidades es conjuntar ciencias con humanidades

img

Clausura una edición de Cursos de Verano de la UIMP por la que pasaron 4.567 estudiantes y 1.979 ponentes

SANTANDER, 8 Sep.

La filósofa Adela Cortina ha considerado que "la enorme labor" de las universidades para el siglo XXI es conjuntar las ciencias con las humanidades, puesto que estas últimas asimismo suponen una contribución "indiscutible" en el avance humano más allá de que a veces se ponga en lona de juicio.

Cortina hizo esta reivindicación en la lección de clausura de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, cuya programación incluye cada edición ocupaciones y ponencias de todas y cada una de las áreas de conocimiento para enfrentar los desafíos de esta época. En opinión de la filósofa, tienen que trabajar juntas las ciencias, humanidades "y todos y cada uno de los saberes que se tienen la posibilidad de poner predisposición de los humanos que tienen dignidad y no un fácil precio".

En este sentido, ha recordado a los primeros humanistas que se preguntaron sobre los derechos humanos, el valor justo, los préstamos y los intereses o la pobreza, impulsando con sus medites la Declaración Universal de los Derechos Humanos o un "empoderamiento" y protección a los pobres.

Al hilo, la catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia y integrante de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas ha reivindicado que "no es una sugerencia, sino más bien una obligación ética, política y económica" terminar con el apetito y la pobreza, enfocándose en el derecho de la gente a no ser pobres, que ha de ser "completamente respetado y defendido por este siglo XXI si deseamos tener algo de sensatez, de dignidad y de decencia".

Cortina ha centrado su alegato en el valor de la palabra, el medio "mucho más propiamente humano", y en el papel de las humanidades, que "viven un ocaso" por esos que consideran que son "inútiles", algo "erróneo" a su juicio pues, entre otras muchas cosas, "dejan a las sociedades autocomprenderse y orientan cambios hacia el avance.

"No tiene sentido decir que las humanidades no influyen desarrollandose humano", ha sentenciado, agregando que, además de esto, dan beneficio económico mediante las ocupaciones culturales.

Con esta lección, la filósofa ha clausurado una edición de Cursos de Verano de la UIMP marcada por la celebración de su 90 aniversario y por la vuelta a la presencialidad tras la pandemia. En esta ocasión fueron 154 los tutoriales organizados, por los que pasaron 1.979 ponentes y 4.567 estudiantes, y que se han complementado con actos institucionales y cincuenta de ocupaciones culturales. Además, se han concedido mucho más de 650 becas para hacer más simple la asistencia.

Estos datos los ha brindado la vicesecretaria general de la UIMP, Carmen Losa, que ha leído la memoria de ocupaciones instantaneamente, en el que asimismo participaron el rector, Carlos Andradas; el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón; el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; y la regidora de Santander.

La clausura ha incluido asimismo un homenaje al fotógrafo Pablo Hojas, fallecido el mes pasado de julio, por su deber con la Universidad, que le ha concedido su medalla a título póstumo. Su viuda, Elena Cuevas, ha recogido el reconocimiento.

Asimismo, la UIMP ha entregado la medalla de sus 90 años a entidades cooperadoras: el Gobierno de Cantabria, el Ayuntamiento de Santander, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Santander Universidades, Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno y EDP.

El rector ha festejado que el aparato de Gobierno de la UIMP, que se ha estrenado en esta edición con "indecisión" pero con "ilusión a raudales", superó los objetivos que se marcó de "recobrar, afianzar y medrar" y va a trabajar para proseguir medrando en internacionalización, en igualdad y en calidad.

Un viaje que empieza "desde ahora mismo" pensando en la próxima edición de 2023, tras "un año de estudio" del que sacar conclusiones, y del que ha recordado instantes "memorables" como la instalación de la estatua Carlota de Jaume Plensa en La Magdalena, la visita del Rey Felipe VI, el homenaje a los exrectores o los "cientos y cientos de personas" que asistieron para poder ver el estreno del 'videomapping' y la obra 'Alma mater' para el 90 aniversario, entre otros muchos.

También el secretario general de Universidades ha felicitado al grupo rectoral por el "increíble" desempeño de los tutoriales y ha señalado la "multidisciplinaridad y también interdisciplinaridad" como "el alma" de la UIMP. "Requerimos de los sacrificios de el intelecto y buen entender de todos, en un trabajo colaborativo para enfrentar los enromes desafíos que tiene la sociedad de hoy", dijo, festejando que la UIMP es "excelente ejemplo" de esto durante toda su crónica.

Pingarrón ha señalado que "toda clausura es el comienzo de otro algo" y ha movido el acompañamiento del Ministerio para trabajar "codo con codo" con el objetivo de que en 2023 los tutoriales "mejoren si es viable", si bien "el listón está altísimo".

Por su parte, el presidente de Cantabria hizo un cómputo "muy positivo" de esta edición y ha reconocido que el verano en la zona, alén de los atractivos turísticos que aloja, está "marcado por la presencia" de la UIMP y sus estudiantes y ponentes.

En exactamente la misma línea, la regidora de Santander ha asegurado que la localidad "no habría alcanzado su de hoy relieve sin haberse volcado con la UIMP", con a que tuvo una vinculación "histórica" ya hace prácticamente un siglo.

Tanto Revilla como Igual han instado a la entidad a ponerse en marcha con la organización de una próxima edición donde emprender los desafíos de una época "convulsa" y llena de "inertidumbres" internacionalmente, para procurar poner "algo de cordura" y pensar sobre de qué forma salir de esta situación marcada por la guerra en Ucrania.

Más información

Adela Cortina afirma que la "enorme labor" de las universidades es conjuntar ciencias con humanidades