Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Aumenta de manera alarmante el número de accidentes laborales mortales en Cantabria en el año 2023

Aumenta de manera alarmante el número de accidentes laborales mortales en Cantabria en el año 2023

UGT reitera que estas cifras "son inasumibles" y exigen "poner en marcha todos los mecanismos del diálogo social"

SANTANDER, 22 Ene.

Cantabria concluyó el año 2023 con un balance de 13 accidentes laborales mortales, 11 en el centro de trabajo y otros dos en el desplazamiento desde o hasta él (in itinere), lo que implica la mayor cifra de los últimos 13 años, desde los 14 registrados en 2010 y el mismo número que los contabilizados en 2017, según UGT-Salud Laboral.

En un comunicado, el sindicato ha precisado que, según las últimas estadísticas del Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASST) difundidas este lunes, el sector primario registró 6 siniestros mortales (4 en la pesca, uno en la agricultura y otro en la silvicultura y explotación forestal), otro correspondió a la industria extractiva y de energía y los seis restantes al sector servicios (2 en el transporte, uno en actividades sanitarias, otro en el sector de información y comunicaciones y otros 2 in itinere).

Según los datos del ICASST al cierre del pasado mes de diciembre, Cantabria acumuló el año pasado 6.142 accidentes laborales con baja, un 33% ó 3.117 menos que en 2022, aunque este descenso corresponde casi exclusivamente a los leves (-3.116 ó -33,84% menos) y a 2.959 menos en las actividades sanitarias, que hace dos años registraban más de 3.600 por el Covid reconocido como accidente laboral.

UGT matiza al respecto que, pese a este descenso de más de un 30% de los accidentes laborales leves por el menor impacto del Covid en el sector sanitario, los siniestros leves de las principales actividades económicas de Cantabria aumentan; en concreto, más de un 8% en el comercio (de 739 en 2002 a 801 en 2023), casi un 2% en la hostelería (de 507 a 517) y más de un 3% en el transporte (de 397 a 409).

Además de estos siniestros leves y mortales, Cantabria volvió a superar, como ya hiciera el año anterior, los 40 accidentes catalogados como graves, en concreto 44 (4 in itinere), cuatro menos que en 2022 y la segunda mayor cifra registrada desde el año 2017 en la región.

El secretario general de UGT Cantabria, Mariano Carmona, ha reiterado que esta cifras son "inasumibles" y suponen "un fracaso de todos" que fuerza a "poner en marcha todos los mecanismos del diálogo social y la Estrategia Cántabra de Seguridad y Salud en el Trabajo y con los recursos suficientes para ello"

Carmona ha destacado que desde 2012, en coincidencia con los años de la recuperación económica, los accidentes de trabajo en Cantabria "no han dejado de aumentar", especialmente los mortales y los graves, lo que "nos tiene que hacer pensar que no se está haciendo lo suficiente para reducirlos y que la prevención de riesgos laborales de poco sirve si no se respeta y no se hace cumplir en los centros de trabajo".

Al hilo, ha recordado que UGT viene demandando desde hace años un delegado de prevención territorial en una economía de Cantabria "con más de un 70% de pequeñas empresas que, en su gran mayoría, no tienen delegado de prevención".

Para Carmona, es necesario actualizar la ley de prevención de riesgos laborales con nuevos riesgos de siniestro laboral y un capítulo especial de los psicosociales, "pero lo que es evidente es que una buena normativa legal no sirve de nada si no se cumple", ha insistido.

"La realidad fuerza a una mayor vigilancia de la prevención de riesgos laborales, que implica más recursos humanos e inspectores y una mayor coordinación de las instituciones", ha concluido.