• lunes 6 de febrero del 2023

Cantabria activa el nivel de preemergencia por el temporal de los próximos días

img

El Gobierno regional llama a todos y cada uno de los municipios y a la ciudadanía a mantenerse alerta a la climatología y adoptar medidas precautorias

SANTANDER, 15 Ene.

El Gobierno autonómico ha habilitado el Plan Territorial de urgencias de protección civil de Cantabria (PLATERCANT) en etapa de preemergencia y situación de alarma por el temporal marítimo, de viento, nieve y lluvia que empezará en las próximas horas con ocasión de la interacción de un anticiclón y una borrasca.

Las previsiones realizadas por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevén desde esta medianoche un peligro esencial por lluvia en el centro, el valle de Villaverde y el litoral, donde asimismo se activará el aviso naranja por fenómenos ribereños desfavorables, que van a dejar olas de hasta 8 metros, y la alarma amarilla por viento fuerte de hasta 90 km por hora en la costa, tanto el primer día de la semana como el martes.

También se aguardan precipitaciones amontonadas de hasta 80 litros por metro cuadrado, tanto en el litoral como en el centro de la zona y el valle de Villaverde.

Mientras, en Liébana, donde se activará la alarma amarilla por lluvias, se prevé que se amontonen hasta 40 litros de precipitaciones por metro cuadrado en 12 horas.

La consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior del Gobierno de Cantabria, Paula Fernández, ha pedido a la población extremar la precaución frente a la llegada por el nordoeste peninsular de 2 sucesivos sistemas frontales.

Ha correcto que, según las previsiones, mañana se aguardan acumulaciones de entre 60 y 80 milímetros de precipitaciones en extensas zonas, alcanzando los cien milímetros en el litoral y el centro de la zona, a eso que hay que sumar las ráfagas de viento que empezarán el día de mañana siendo realmente fuertes en el norte, dando sitio, además de esto, a un temporal marítimo en el área cantábrica, con olas de entre 6 y 8 metros.

Además, para el martes se estima una bajada de las cotas de nieve, sin descartarse a nivel del mar en el área cantábrica para el miércoles.

La activación del PLATERCANT en etapa de preemergencia supone sostener informada a la ciudadanía de la evolución de los hechos y alertar a los servicios de urgencia
que corresponden y autoridades eficientes que tengan la posibilidad de verse implicados por este episodio meteorológico, ha recordado en un aviso el Ejecutivo.

En particular, el Gobierno de Cantabria dió movido a los ayuntamientos damnificados con la intención de alertar al personal de los servicios municipales que corresponden; definir y delimitar zonas susceptibles de ser perjudicadas por las crecidas de agua y temporal costero; aclarar las vías susceptibles de peligro de inundación de automóviles, moblaje urbano u otros elementos susceptibles de ser arrastrados, o reportar a los establecimientos y bajos caminando de calle que logren verse damnificados o sacar del exterior de la vivienda esos elementos que logren ser arrastrados por el agua.

También las medidas tienen la posibilidad de ser el lugar de prohibiciones, de forma especial de estancia o estacionamiento, en zonas con peligro; vaticinar la ubicación de albergue provisional en el caso de evacuación de zonas con peligro inminente, y adoptar cualquier medida precautoria que sea precisa en el ámbito territorial del concejo en frente de temporales ribereños, nevadas y también crecidas de agua que tengan la posibilidad de afectarles.

Asimismo, se aconseja a la población tomar todas y cada una de las medidas de autoprotección primordiales en frente de temporales ribereños y también crecidas de agua, como proseguir literalmente las normas de los equipos de urgencia, como bomberos o Protección Civil; tener una linterna y un pequeño kit de urgencia con radio a pilas; hacer diques de contención con sacos de arena o afín en el caso de vivir en zonas probablemente inundables, y llevar a cabo acopio de agua limpia y potable.

También se solicita sacar del exterior de la vivienda esos elementos que logren ser arrastrados por el agua; comprobar, cada cierto tiempo, el estado del tejado, el de las bajantes de agua y los desagües próximos, y poner los documentos esenciales y, más que nada, los modelos peligrosos, en esos sitios de la vivienda en los que la oportunidad de que se estropeen por la humedad o se derramen sea menor.

Si va a llegar a anegarse la vivienda, el Gobierno indicó que es primordial dejar lo antes posible los sótanos y plantas bajas y desconectar la energía eléctrica usando, predominantemente, linternas para el iluminado, y en el caso de evacuación o inundación, recortar la corriente eléctrica de la vivienda, y cerrar las llaves de paso de agua y gas.

En el exterior, no aparcar automóviles ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de ríos y costa, para eludir ser asombrado por la súbita crecida de agua o por una riada, y en el caso de tener que viajar, procurar circular por rutas primordiales y autopistas.

Además, se sugiere eludir con el vehículo zonas de vaguada que logren verse perjudicadas por una riada y no atravesar los tramos que estén ahogados, puesto que la fuerza del agua puede arrastrar y llevar a cabo flotar el vehículo; distanciarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y lomas, para eludir ser asombrado por una súbita crecida de agua o por una riada; hallar los puntos altos mucho más próximos, y sostenerse de forma permanente informado de la situación, las conjeturas meteorológicas y del estado de las rutas.

En la situacion de ocasiones de nevada, se sugiere estar informado antes del estado de las rutas y de la situación meteorológica; eludir viajar en turismo siempre y cuando no sea preciso y usar, a ser viable, transporte público; comprobar neumáticos, anticongelante y frenos; ocupar el depósito de la gasolina y llevar cadenas y elementos de abrigo, aparte de un móvil y su pertinente dispositivo de nutrición.

Se sugiere tener particular precaución con las placas de hielo y en el caso de quedar atrapado, sostener el motor del vehículo encendido y la calefacción puesta, actualizar cada cierto tiempo el aire y sostener libre, en todo instante, la salida del tubo de escape.

Finalmente, se solicita eludir efectuar excursiones a la montaña y en el caso de efectuarse, informarse de la predicción meteorológica, escoger la región correcta, reportar de la ubicación de los cobijos o cabañas para resguardase, prestar atención a las advertencias de los avisos sobre peligros de la montaña y tener en consideración los cambios bruscos de tiempo que son usuales en la montaña.

Más información

Cantabria activa el nivel de preemergencia por el temporal de los próximos días