• lunes 6 de febrero del 2023

Cantabria alarma de una plaga de picudo colorado, un escarabajo asiático que daña a las palmeras

img

SANTANDER, 25 Ene.

El Gobierno de Cantabria, mediante la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, ha advertido de la presencia en Cantabria del picudo colorado de las palmeras, un coleóptero barrenador que vive y se nutre dentro de las palmeras, de tal forma que las larvas excavan galerías haciendo más débil al ejemplar llegando a ocasionarle la desaparición.

Aunque no está categorizada como una plaga de cuarentena por la Unión Europea, el peligro de la consiguiente pérdida de ejemplares de notable valor histórico y ornamental y el peligro que piensa para la gente en espacios de empleo público llevó a la Consejería a soliciar la colaboración de municipios y demás entidades locales, tal como dueños de fincas privadas para remover todas y cada una aquellas palmeras que adviertan que están perjudicadas y sus restos, indicó el Ejecutivo autonómico en publicación oficial.

Para ello, ha pedido a los municipios y demás entidades locales que notifiquen a sus vecinos de la problemática que existe y de los métodos para su supresión para no dejar material vegetal plagado o dañado en sitios incontrolados y destrozados apropiadamente.

Así, se aconseja el triturado fino y la incineración, en los límites normativos sobre quemas de restos vegetales, tal como el sepultado a una hondura mínima de un metro.

En todo caso, la Consejería sugiere agarrar el material perjudicado y transportarlo a un espacio conveniente para su sepultado, o en su defecto, hacer más simple algún punto a fin de que los damnificados logren mover el material vegetal perjudicado y seguir a su sepultado.

En este sentido, la Consejería ha realizado los trámites precisos para lograr incinerar restos vegetales damnificados por esta plaga en la planta de restos de Meruelo, tal como la realización de sepultados con la pertinente autorización personalizada de la Dirección General de Desarrollo Rural y el contacto previo con la compañía pública MARE para avisar de la entrada de este género de resto a la planta.

Así lo explicó el asesor de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, a lo largo de la charla informativa que el Gobierno de Cantabria ha ordenado en la sede del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) para argumentar las tácticas de control a usar en oposición al picudo de las palmeras, y que fué dada por Vanesa Tilán, de Arbolart.

En colaboración con la Asociación Cántabra de Jardineros se ha ordenado esta charla presencial, y otra telemática, esta tarde, con el propósito de llegar al mayor número de damnificados viable.

Consciente de la gravedad del inconveniente, el asesor ha asegurado que su departamento "cooperará en la medida de sus opciones en su contención, facilitando las gestiones administrativas primordiales y haciendo trabajos de coordinación y divulgación en la materia".

Blanco ha alertado sobre la incidencia de esta plaga que, en comunidades como Galicia, ha destruido cerca del 80 por ciento del censo de palmeras registrado.

Asimismo, ha precisado que el picudo colorado de las palmeras es una plaga que hoy día no está categorizada como de cuarentena en la Unión Europa, "con lo que no existe normativa que fuerce a la Administración regional a efectuar actuaciones oficiales para la erradicación o contención de la plaga".

No obstante, se mostró partidario de hacer una sucesión de actuaciones que logren contener la expansión de la plaga, dada la singularidad y el valor ornamental de ciertos ejemplares, tanto en espacios públicos como en jardines privados.

Finalmente, ha complacido la tarea que está haciendo la Asociación Cántabra de Jardineros, en el momento de desarrollar protocolos conjuntos de actuación con la Consejería que tienen dentro medidas de divulgación y capacitación, tal como de prevención y erradicación.

En el acto estuvo acompañado por la directiva de Desarrollo Rural, María Luisa Pascual; el presidente de la Asociación de Jardineros de Cantabria, Salvador Vicente, tal como diverso personal técnico del Centro de Investigación y Formación Agrarias, ligado de esta dirección general.

Originario del sureste asiático, el picudo de las palmeras se encuentra dentro de los insectos mucho más perjudiciales para las palmeras. Vive de 12 a 16 semanas y deposita hasta 500 huevos en las lesiones de la planta, comunmente en la base de las hojas.

Los daños que causa en las palmeras son debidos a la actividad alimentaria de las larvas y de los mayores en menor medida.

Sus fases de reproducción son cíclicas. El escarabajo deposita los huevos en la palmera. Entre 2 o 3 meses tras esta puesta, se convierte en capullo con larvas y en el momento en que están en intérvalo de tiempo de alimentarse penetran en el árbol, donde crean galerías y se marchan comiendo todos y cada uno de los brotes.

Así, evitan su avance y también previenen que la palmera se expanda. Pasada esta etapa, se transforman en otro nuevo escarabajo que volverá a iniciar el desarrollo.

Más información

Cantabria alarma de una plaga de picudo colorado, un escarabajo asiático que daña a las palmeras