Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Cantabria alcanza un récord salarial con un aumento del 2,6% en 2022: ¡2.112,5 euros!

Cantabria alcanza un récord salarial con un aumento del 2,6% en 2022: ¡2.112,5 euros!

SANTANDER, 24 Nov.

El salario medio en Cantabria aumentó un 2,56% en 2022, alcanzando los 2.112,5 euros brutos al mes, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) basados en la Encuesta de Población Activa (EPA).

Esta subida en Cantabria supera el promedio nacional del 2%, aunque la cantidad en la comunidad es 15,9 euros inferior al promedio de 2.128,4 euros.

Cantabria se posiciona en el séptimo lugar en cuanto a los salarios más altos por comunidades, liderado por País Vasco (2.452,9 euros).

El salario medio por jornada completa en Cantabria es de 2.313,11 euros, lo que representa un aumento de 47,48 euros en comparación con 2022. Por otro lado, el salario de jornada parcial es de 917,77 euros, en comparación con los 849,53 euros del año anterior.

En España, este es el sexto año consecutivo en el que el salario medio ha aumentado, después de que en 2016 experimentara una disminución por primera vez en diez años, alcanzando el nivel más alto desde que comenzó la serie en 2006.

El incremento salarial en 2022 se ha moderado en comparación con el experimentado en 2021, cuando aumentó un 2,4%. En Cantabria, el salario medio disminuyó en 2019 y 2020.

Según las estadísticas, el 40% de los asalariados (6,8 millones de personas) ganó entre 1.440,1 y 2.373,7 euros brutos al mes en 2022, mientras que el 30% (5,14 millones de personas) obtuvo una remuneración de al menos 2.373,7 euros mensuales y el 30% restante (otros 5,14 millones de personas) ganó un salario inferior a 1.440 euros al mes.

Dentro de esos 5,14 millones de asalariados que recibieron los salarios más bajos, más de 3,4 millones ganaron menos de 1.252,7 euros brutos mensuales en su empleo principal, mientras que 1,7 millones cobraron menos de 955,55 euros. Además, 1,7 millones ganaron más de 3.629,7 euros brutos al mes.

Para elaborar estas estadísticas, el INE clasifica a todos los asalariados, que fueron 17.141.600 personas durante el año pasado, según la cuantía del salario mensual percibido y los divide en 10 grupos iguales, con el 10% de los trabajadores en cada grupo.

Como resultado, el salario mediano, que divide a todos los trabajadores en dos partes iguales: los que tienen un salario superior y los que tienen un salario inferior, fue de 1.814 euros brutos al mes en 2022, un 3,2% más que en 2021 (56,6 euros más). Este salario mediano es casi 315 euros inferior al salario medio de 2022 (2.128,4 euros).

En cuanto al tipo de jornada, el 34,9% de los asalariados a tiempo completo ganó al menos 2.373,7 euros al mes en 2022, mientras que el 20,2% ganó menos de 1.440,1 euros. Por otro lado, el 87,4% de los asalariados a tiempo parcial ganó menos de 1.440,1 euros mensuales y solo el 1,6% ganó 2.373,7 euros o más.

Según los datos del INE, las mujeres, los jóvenes, las personas con menor nivel de formación, los trabajadores con menos antigüedad en las empresas y los contratados temporalmente tienen los salarios más bajos.

Entre los jóvenes menores de 25 años, el salario medio bruto alcanzó los 1.315,4 euros mensuales en 2022, mientras que entre los asalariados de 55 años o más, llegó a los 2.381,2 euros al mes. Casi la mitad de los jóvenes, el 47,3%, ganaron menos de 1.252,7 euros al mes y el 29,2% cobraron menos de 955,55 euros.

En cuanto a las mujeres, el 40% recibió un salario inferior a 1.440,1 euros mensuales, en comparación con el 20% de los hombres. El 32,7% de los hombres ganó 2.373,7 euros o más al mes, en contraste con el 27,2% de las mujeres. En general, el salario medio de las mujeres fue de 1.941,7 euros al mes en 2022, frente a los 2.303,5 euros percibidos por los hombres.

Entre las razones que explican esta brecha salarial de género, el INE menciona el hecho de que las mujeres trabajan en mayor proporción que los hombres en jornadas a tiempo parcial, con contratos temporales y en sectores de actividad peor remunerados.

También existe una brecha salarial según el tipo de contrato. El salario medio mensual de los trabajadores con contrato indefinido (2.247,3 euros en 2022) supera al de los temporales (1.683,9 euros). Entre los factores que explican esta desigualdad salarial entre trabajadores temporales y fijos se encuentra el nivel educativo más alto de los contratados indefinidos y el mayor peso de los contratos temporales en sectores de actividad estacionales y con salarios más bajos.

En cuanto al nivel de formación, el salario medio de los trabajadores con educación secundaria de primera etapa (1.465,5 euros al mes) es considerablemente inferior al de aquellos con estudios superiores (2.647,8 euros).

Los salarios más bajos se concentran en las actividades domésticas (981 euros), hostelería (1.389,9 euros) y agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (1.477,3 euros). Esto se debe en parte a la mayor proporción de empleos a tiempo parcial y temporalidad en estos sectores.

Por el contrario, las remuneraciones más altas se encuentran en el suministro de energía eléctrica y gas (3.498 euros al mes), actividades financieras y de seguros (3.393,7 euros de media al mes) e información y comunicaciones (2.940,6 euros).

Según esta estadística, los trabajadores del sector público (incluyendo empresas públicas) tuvieron un salario medio bruto mensual de 2.835,4 euros, en comparación con los 1.957,6 euros de los trabajadores del sector privado.

Esta mayor concentración de salarios altos en el sector público se debe a una mayor proporción de empleados con estudios superiores, el tipo de ocupación, la menor incidencia del trabajo a tiempo parcial y la mayor antigüedad.

Analizando los datos por comunidades autónomas, País Vasco (2.545,8 euros), Madrid (2.381,3 euros) y Baleares (2.311,7 euros) fueron las regiones con los salarios medios más altos en 2022, mientras que Extremadura (1.845,3 euros), Canarias (1.869,3 euros) y Murcia (1.876,4 euros) registraron los más bajos.