Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Cantabria está a punto de erradicar la enfermedad hemorrágica en un plazo breve.

Cantabria está a punto de erradicar la enfermedad hemorrágica en un plazo breve.

La Consejería de Ganadería de Cantabria anunció que en unos días comenzará a pagar las ayudas destinadas a los ganaderos afectados por la enfermedad hemorrágica epizoótica. Hasta el momento, se han recibido solicitudes de 776 explotaciones ganaderas, en las cuales se reportan 8.910 reses afectadas y más de mil fallecidas. Estas ayudas se consideran pioneras y han sido gestionadas en tiempo récord por el gobierno regional.

Según las autoridades, el vector que transmite la enfermedad prácticamente ha desaparecido en Cantabria debido a la bajada de temperaturas, lo que permitirá que la comunidad pueda declararse libre de esta enfermedad en muy poco tiempo. Sin embargo, se ha detectado un nuevo caso sospechoso de lengua azul, que se suma a los tres ya confirmados en la zona de Solares.

Para combatir la lengua azul, se espera recibir las vacunas en las próximas semanas, específicamente a finales de noviembre o principios de diciembre. La estrategia de vacunación comenzará con lo más urgente, es decir, las explotaciones de ganado ovino, seguidas de las de bovino en zonas donde no haya llegado la enfermedad. La vacunación a toda la cabaña ganadera se llevará a cabo después de las Navidades, probablemente en enero o febrero.

La vacuna que se aplicará será polivalente, para luchar tanto contra el serotipo actual (serotipo 4) como contra el serotipo 8, que amenaza desde el sur de Francia y que es más grave y clínico en el ganado bovino. Para agilizar el proceso de inmunización, se aprovecharán las campañas de saneamiento ganadero, donde los veterinarios administrarán las vacunas.

El gobierno regional tiene como objetivo lograr que la cabaña ganadera esté inmunizada contra la lengua azul para la primavera, cuando regrese el mosquito transmisor de la enfermedad. Se espera que con la llegada del frío, desaparezca el mosquito y el riesgo de contagio de esta enfermedad, lo que marcará el inicio del proceso de recuperación de la cabaña ganadera en Cantabria.