Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Cantabria impugna la amnistía y demanda una reunión de Presidentes

Cantabria impugna la amnistía y demanda una reunión de Presidentes

La presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha asegurado que la región "no se va a callar" ante lo que considera una traición a la Constitución y a la autonomía de Cantabria por parte del gobierno central. En una declaración institucional, Buruaga ha defendido que Cantabria se niega a aceptar que su futuro sea decidido por un prófugo de la justicia desde Waterloo, en referencia a Carles Puigdemont.

El Gobierno de Cantabria, liderado por el Partido Popular (PP), ha anunciado que pondrá en marcha todas las acciones judiciales posibles y presentará un recurso de inconstitucionalidad en cuanto se apruebe la ley de amnistía pactada por el PSOE y Junts para lograr la investidura de Pedro Sánchez. Además, ha solicitado la convocatoria de la Conferencia de Presidentes para que los mandatarios de todas las comunidades autónomas se pronuncien sobre el alcance de estos acuerdos, que según el Gobierno de Cantabria, comprometen la financiación autonómica y la integridad territorial del país.

Buruaga ha resaltado que su Gobierno utilizará todos los instrumentos políticos y jurídicos a su alcance para dejar sin efecto estos acuerdos y ha enfatizado la importancia de unir fuerzas con otras comunidades autónomas en esta lucha. La presidenta ha destacado que el Gobierno regional no permitirá que el futuro de Cantabria sea decidido de forma bilateral y a espaldas de las demás regiones, confiando en la unidad de todos los demócratas para salir de la situación actual.

La presidenta ha expresado su preocupación por las consecuencias económicas y de bienestar que este acuerdo puede tener en Cantabria, ya que sitúa a la región en clara desventaja. Además, ha señalado que el avance del independentismo, reconocido en el acuerdo, supone una amenaza para la igualdad y la dignidad de todos los españoles.

En respuesta a este acuerdo, Buruaga ha anunciado que acudirá al Comité Europeo de las Regiones para garantizar los derechos de los cántabros y ha exigido una reacción firme, valiente y pacífica por parte de todas las instituciones, la sociedad y la política.

Finalmente, la presidenta ha subrayado que ni España ni la democracia son negociables y que la igualdad de los españoles no puede ser pisoteada. Ha afirmado que Cantabria defenderá sus derechos, que incluyen la igualdad, la solidaridad y la oportunidad de empleo y desarrollo para todos los ciudadanos.