• lunes 26 de septiembre del 2022

Cantabria va a crear un Museo del Ámbar del Soplao y reanuda las indagaciones en la gruta

img

El Gobierno ha suscrito un convenio con la Universidad de Barcelona y 2 contratos para hacer estas novedosas indagaciones

SANTANDER, 26 Ago.

Cantabria va a crear un Museo del Ámbar del Soplao y también impulsará las indagaciones científicas en este yacimiento, uno de los más importantes de España y de Europa y cuyo material data de hace 105 o 110 millones años, en el Cretácico, etapa donde aún vivían los dinosaurios.

Así lo anunció este viernes, en rueda de prensa, el asesor de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, Javier López Marcano, quien explicó que el Gobierno de Cantabria ha suscrito un convenio con la Universidad de Barcelona y 2 contratos, uno con el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y el otro con el geólogo y gemólogo del Instituto de Ciencias Naturales de Álava Rafael López del Valle para retomar los trabajos en el yacimiento Rábago-El Soplao, que impulsó el Ejecutivo entre 2008 y 2012.

Dichas indagaciones ahora dejaron, según indicó Marcano, la extracción de 500 piezas de ámbar, entre ellas el mayor ejemplar tallado español, que pesa unos 400 gramos. Además, engastadas en estas muestras, se encontraron treinta especies de insectos fosilizados de esa época.

Estos pactos firmados en este momento tienen una vigencia sosprechada de tres años y van a suponer una inversión del Gobierno regional de 152.000 euros.

Junto a López Marcano han comparecido los propios estudiosos que participarán en estos trabajos, que se enseñaron ahora "deseoso" por comenzar estos nuevos trabajos y ponerse "con el microscopio y la lupa".

Y es que, conforme han señalado, están "segurísimos" de que hallarán "nuevos descubrimientos y descubrimientos" tal como especies novedosas que se han preservado en el ámbar y que procurarán que, en los nombres y designaciones que usen llevar a cabo un "homenaje" a Cantabria y a este yacimiento, explicó Enrique Peñalver, estudioso del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Peñalver ha complacido al Gobierno de Cantabria la financiación para estas indagaciones que les facilitarán sus trabajos y análisis. "Será como una explosión del ámbar del Soplao", dijo.

Por su parte, el catedrático de Ciencias de la Tierra y del Océano de la Universidad de Barcelona, Xavier Delclós, ha subrayado que este yacimiento de Rábago-El Soplao es "entre los mucho más esenciales" --el primero o segundo de España, adjuntado con el de Peñacerrada (Álava)-- y de Europa.

Allí asimismo hay yacimimientos de ámbar del Cretácico pero, conforme han correcto estos especialistas, no tienen "ni muchísimo menos las especificaciones de conservación y de preservación" que los españoles. También hay uno fundamental en Birmania, si bien su ámbar es "un tanto mucho más joven" que el del Soplao que además de esto se quita primordialmente para venderlo y los trabajos científicos que se hicieron non son sistemáticos ni organizados y se hacen "sin orden ni concierto".

Del yacimiento de Rábago-El Soplao, que piensan que tiene un potencial "riquísimo", se consigue un material "increíble" con el que se pudieron efectuar estudios que fueron "vanguardistas" en todo el mundo.

Uno de ellos fue la proposición doctoral de Ricardo Pérez de la Fuente, que se publicó en 2013, y que le llevó a su contratación en la Universidad de Harvard, donde estuvo cinco años, y después por Oxford, donde en la actualidad es jefe de investigación del Museo de Historia Natural de esta facultad.

El estudio del ámbar del Soplao deja ver, según indicó Delclós, un género de paisaje que "no existe en la actualidad", en una época con unas "condiciones de vida muy dispares a las presentes", con unas temperaturas y concentración de oxígeno, dióxido de carbono muy superiores a esta época.

El geólogo y gemólogo del Instituto de Ciencias Naturales de Álava, Rafael López del Valle, explicó que su trabajo en este emprendimiento radica en encontrar las muestras con bioinclusiones que son atrayentes para el estudio.

A estas muestras se les aplica una resina sintética que impide que el ámbar logre oxidarse, un "trabajo muy costoso" y que precisa de "bastante dedicación".

Ha correcto que la mayor parte de los ámbares de todo el mundo son resinas fosilizadas, que se depositaron en el sustrato hace 105-110 millones de años y que gracias a las condiciones de enterramiento se preservaron.

Esas resinas pasaron por procesos que dejaron su fosilización pero, antes, en ellas han quedado pegados insectos de esa época y que tienen la posibilidad de ser estudiados con indagaciones como las llevadas a cabo entre 2008 y 2012 y como las que se marchan a hacer en este momento.

López del Valle explicó que "es viable" que en el yacimiento de Rábago-El Soplao no se precisen realizar "considerablemente más excavaciones" en tanto que se recogen las muestras y el material que la lluvia, al lavar el sedimiento, hace aflorar.

En cuanto al futuro Museo del Ámbar, Marcano no dió bastantes datos ni plazos específicos, más allá de que mencionó de "lanzamiento inmediato".

Este Museo podría albergar las piezas ahora extraídas del yacimiento de ámbar del Soplao y las que logren conseguirse con las novedosas indagaciones.

En la rueda de prensa, aparte de Marcano y los estudiosos estuvo presentes el encargado en Cantabria del CSIC, Celso Martínez Rivero, y el directivo del Soplao, Juan Carlos Ruiz Jimeno.

Más información

Cantabria va a crear un Museo del Ámbar del Soplao y reanuda las indagaciones en la gruta