• martes 7 de febrero del 2023

Cantabria va a estudiar regresar a organizar extracciones de lobos en zonas específicas por daños

img

Blanco afirma que proseguirán construyendo el plan de administración regional hasta el momento en que el LESPRE sea anulado por la AN o "por un nuevo gobierno"

SANTANDER, 29 Sep.

La Consejería de Ganadería de Cantabria va a estudiar el coche del Tribunal Superior de Justicia de esta red social autónoma por el que se han suspendido autorizaciones para la caza de lobos en múltiples ayuntamientos de la zona y volverá a producir resoluciones de controles en zonas específicas, en función de los daños acreditados en los asaltos.

"Vamos a seguir construyendo nuestro plan de administración en todo cuanto no se oponga al marco legal impuesto por el Gobierno de España (la inclusión del cánido en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Particular) hasta el momento en que ese marco legal sea anulado por los tribunales (la Audiencia Nacional) o por un nuevo Gobierno".

Así lo indicó este jueves el asesor, el regionalista Guillermo Blanco, en una rueda de prensa convocada a propósito de la resolución de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC --que contó con el voto especial de una jueza-- y a la que mostró su "absoluto respeto" y del grupo del Gobierno regional, "si bien discrepemos" con el acuerdo del tribunal, ha apostillado.

También disiente, ha recordado, con la ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, e inclusive se mostró crítico con el titular de Agricultura, Luis Planas, "el ministro de los ganaderos", si bien ha señalado que donde no habido "jamás discrepancia" alguna cerca de este tema fué en el seno del Ejecutivo PRC-PSOE.

La mayoría de la Sala del TSJC --que atendió a la solicitud de la Asociación para la Conservación del Lobo Ibérico, que ha recurrido las resoluciones administrativas que autorizan la caza dominada de ejemplares en múltiples ayuntamientos de Cantabria-- consideró desmedida la extracción sin antes utilizar medidas de prevención y protección del ganado y de control de la clase que no supongan su muerte.

"Pensamos que hay evidentemente fundamentos suficientes para justificar daños recurrentes, esenciales, graves y que justifican además de esto la imposibilidad de las medidas que en varias oportunidades se nos requieren, se nos ponen como condición", ha esgrimido el asesor, que espera en cualquier caso que la Audiencia Nacional -a la que recurrieron Cantabria y otras comunidades del Norte una vez que el lobo dejara de ser clase cinegética en toda España- les dé la razón: "Si no, deberemos mudar este Gobierno a la mayor brevedad, por la supervivencia del medio rural", ha sobre aviso.

Blanco, que ha comparecido frente a los medios acompañado de una parte de su aparato y de una extensa representación de los ganaderos cantabrios, indicó que el Ejecutivo examinará "con aspecto" el contenido de las resoluciones judiciales, incluyendo el voto que se separa del parecer mayoritario, para estudiar desde el criterio técnico y jurídico la oportunidad de continuar comunicando para realizar novedosas resoluciones de extracciones del cánido, "abundando en los sitios donde harían falta".

El asimismo titular de Desarrollo Rural, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha precisado que el coche dictado este pasado lunes y popular el martes es el primero opuesto a la administración, con lo que "varapalos ninguno", y a su juicio el tribunal se vió obligado a interpretar la orden del ministerio. "Aquí nos metió el estado", ha denunciado.

Y ha señalado en todo caso que la resolución del TSJC no entra "en el fondo del tema", sino la medida cautelar acordada por el tribunal tiene relación a tres resoluciones de la Consejería publicadas el pasado 9 de septiembre para la extracción de tres ejemplares, de los diez autorizados en la época de junio.

Por tanto, dijo, "volveremos a producir resoluciones de controles en zonas específicas y a consecuencia de los daños acreditados por los gobernantes públicos y, evidentemente, en el contexto de la normativa vigente y ajustándonos a eso que los tribunales resuelvan en su instante si esas novedosas resoluciones son asimismo recurridas, como sin lugar a dudas va a suceder", ha aceptado.

Blanco se mostró convencido de que los controles que se habían sosprechado son "precisos y justificados", y que la "imposibilidad" de utilizar medidas precautorias "eficientes" en la ganadería extensiva esta argumentada en las resoluciones dictadas en el primer mes del verano, como apunta en su voto especial la juez, para quien las autorizaciones sí tienen cobertura legal y las medidas precautorias aplicadas han resultado ineficaces.

Además, el asesor cree que la extracción de tres lobos sobre una estimación de por lo menos 170 ejemplares no interfiere al estado de conservación de la clase en Cantabria, ya que de haber tenido alguna duda las resoluciones no se hubiesen dictado.

Al hilo de lo previo, indicó que desde el instante en que el lobo se incluyó en el LESPRE hace un año, "el día en que se rompe la paz popular" cerca de la administración de esta clase, y hasta el mes pasado de julio se han producido 941 asaltos al ganado en Cantabria, que se han saldado con 1.350 reses fallecidas y 86 lesiones, si bien ciertas de estas últimas fueron "medio comidas vivas" y murieron tras unos días. "Y no les hablo de los perros que caen", ha añadido.

"Este es el resultado magnífico, maravilloso, del Plan en el que nos metió el Gobierno de España", ha ironizado el asesor regionalista, para quien "por supuesto" hacen falta controles, mucho más tratándose de un depredador y el número de manadas en la zona es "4 ocasiones" superior al de hace mucho más de 2 décadas, puesto que se pasó de cinco conjuntos en 1995 a veinte en 2022.

"Nos sobran lobos, y cada vez nos sobran menos ganaderos y ganado", se ha quejado el titular de la Consejería, que asimismo es ganadero, y que volvió a ratificar su defensa al ámbito y al modelo de ganadería extensiva de esta red social autónoma. "No tenemos ganas terminar con los lobos, pero debemos supervisarlos", ha aclarado.

Guillermo Blanco, que entre otros muchos estuvo acompañado por su directivo general de Biodiversidad, Antonio Lucio, ha reiterado que está "relajado" tras la demanda de ASCEL contra ellos por la orden que autorizaba la caza dominada de lobos en Cantabria, "considerablemente más" -volvió a apostillar- que los ganaderos que dejan sus rebaños en los puertos.

Los tribunales no suponen para él un "miedo", sino más bien una "garantía", con lo que no tienen "ningún temor" y está "relajado", así como se va a ir -dijo- si un día debe dejar el cargo a causa de una sentencia, ya que según dijo siempre y en todo momento ha actuado basado en reportes jurídicos.

En este punto, ha señalado que las extracciones de lobos son "una medida mucho más" de las "numerosísimas" del plan de administración de la clase que Cantabria venía realizando hasta el momento en que entró en el LESPRE y dejó de ser cinegética, en tanto que asimismo contempla indemnizaciones a los ganaderos por la pérdida de animales y daños en los asaltos o ayudas para la adquisición y cuidado de mastines, pero "asimismo mueren, de manera continua", ha concluido.

Más información

Cantabria va a estudiar regresar a organizar extracciones de lobos en zonas específicas por daños