Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Cáritas Santander atiende a más de 5.500 personas, predominantemente mujeres.

Cáritas Santander atiende a más de 5.500 personas, predominantemente mujeres.

Cáritas Diocesana de Santander ha atendido a 5.557 personas en Cantabria en el año 2022, un aumento del 3,87% con respecto al año anterior. La mayoría de ellas, con un 58%, fueron mujeres y el 46% de los que buscaron ayuda eran españoles.

De estas personas, 1.409 acudieron a pedir ayuda por primera vez. En su mayoría, la ayuda fue proporcionada por los 62 equipos parroquiales distribuidos por toda la región. Cáritas invirtió más de 3,1 millones de euros en ayudar a todos los necesitados. De esa cantidad, más de un millón se destinó a cubrir las necesidades básicas de las familias, como alimentos, ropa, calzado, salud y asistencia jurídica.

Así lo han detallado la directora de la entidad, Sonsoles López, junto a la secretaria general, Raquel Menéndez, y el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, en una rueda de prensa. Han destacado que en el año 2022 ha sido necesario aumentar la intensidad de las ayudas debido al aumento de los precios de los alimentos como consecuencia de la inflación causada por la guerra en Ucrania.

López ha mostrado el ticket de una compra de productos básicos realizada en 2019 por una persona acompañada por la entidad y otro del mismo tipo hecho ayer, 7 de junio, para demostrar el aumento de precios. El primer gasto costó 32,68 euros y el segundo 48,18 euros. La directora ha indicado que, aunque se trata de una compra puntual, representa la realidad a la que se enfrentan diariamente en Cáritas.

En este sentido, López ha destacado la apuesta de Cáritas por las tarjetas monedero y otros formatos de ayuda económica como alternativa a la entrega de alimentos. Gracias a este nuevo método, 3.171 personas han podido satisfacer sus necesidades de alimentación, y el apoyo económico no es la única acción que llevan a cabo. Acompañar a las personas implica escuchar, acoger, cuidar y caminar juntos sin imponer, respetando su autonomía y potenciando sus fortalezas.

La entidad acompañó a 134 mujeres en contextos de exclusión, prostitución o trata; a 37 personas sin hogar; a 194 niños y adolescentes; a 15 familias a través del acceso a vivienda; y 163 participaron en procesos de formación para mejorar su empleabilidad. Además, se atendieron las necesidades de salud de 305 personas, y el centro sociosanitario Hogar Belén acogió a 10 personas con enfermedades crónicas en situación de exclusión.

Cáritas también contribuyó con más de 166.000 euros a paliar las consecuencias de la guerra en Ucrania y Siria, las catástrofes de La Palma y Haití, y la crisis alimentaria en el Sahel y el Cuerno de África. La inversión total realizada durante 2022 fue de 3.138.309 euros, de los cuales el 74% proceden de fondos privados. Esto permitió atender a 5.557 personas y seguir adelante con los distintos proyectos específicos que tiene en marcha la entidad.

Según Sonsoles López, es necesario mirar más allá de las grandes cifras y entender que son 5.557 personas a las que se les han arrebatado sus derechos esenciales y que tienen nombre y apellido. López ha invitado a los ciudadanos a "abrir la mente y reenfocar la mirada" para ver la realidad de las personas que no pueden acceder a los mismos derechos y animó a todos a actuar con los ojos y las manos de Cáritas.