Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Causantes del fatal accidente de Castelar reciben penas de 5 y 4 años de cárcel

Causantes del fatal accidente de Castelar reciben penas de 5 y 4 años de cárcel

La Audiencia Provincial de Cantabria ha dictado sentencia condenando a cinco y cuatro años de prisión a los conductores involucrados en el fatal accidente en la calle Castelar de Santander, donde perdió la vida un joven motociclista. Uno de los conductores fue considerado autor material de la colisión, mientras que el otro fue señalado como cooperador necesario, debido a que ambos participaban en una carrera ilegal a alta velocidad por el centro de la ciudad.

El veredicto del jurado popular, emitido luego de 12 horas de deliberación, declaró a ambos conductores culpables por unanimidad. La sentencia, notificada este martes, les impone condenas por delitos contra la seguridad vial y homicidio imprudente, aplicando la agravante de reincidencia al primero de ellos.

Además de las penas de prisión, se requiere a ambos conductores indemnizar a los familiares de la víctima con cerca de 350,000 euros. El conductor principal, B.B., ha recibido una multa de casi 6,000 euros, y el segundo implicado, A.B., deberá pagar más de 4,000 euros.

Como parte de las medidas disciplinarias, a ambos se les ha retirado el permiso de conducir por un periodo de diez y dieciocho años, respectivamente, lo que efectivamente implica la pérdida de vigencia del carné. El conductor principal tiene antecedentes por delitos relacionados con la seguridad vial, lo que fue considerado en la sentencia.

Los dos conductores han sido acusados de los mismos delitos, aunque con diferentes circunstancias agravantes. B.B. ha estado en prisión provisional desde el accidente, donde un joven de 19 años perdió la vida en el acto tras la colisión que los involucró.

Según el testimonio presentado en el juicio, los dos conductores iniciaron una carrera desde un semáforo cerca de la estación del ferry, circulando a velocidades superiores a 100 km/h. Este peligroso comportamiento continuó por el túnel del Centro Botín, donde pusieron en riesgo a otros conductores al no respetar las normas de tráfico.

El accidente fatal ocurrió en la calle Castelar, cuando B.B. perdió el control de su vehículo a alta velocidad, invadiendo el carril contrario e impactando con la moto del joven motociclista, quien circulaba a una velocidad legal mucho menor. La sentencia refleja la gravedad de las acciones imprudentes llevadas a cabo por ambos conductores en este trágico evento.