• miércoles 28 de septiembre del 2022

Cinco años y 4 meses de prisión por procurar matar a otro joven al que clavó un cuchillo en el abdomen

img

La Audiencia asimismo condena a un amigo del atacante como encubridor por asistirle a escapar del rincón en vehículo

SANTANDER, 11 Jul.

La Audiencia Provincial de Cantabria ha culpado a cinco años y 4 meses de prisión a un joven brasileiro por procurar matar a otro, exnovio de su hermana, al que hirió con un cuchillo de 15 centímetros de largo y dejarle el intestino fuera de la cavidad abdominal.

En una sentencia notificada este lunes, el tribunal le considera creador de un delito de homicidio en nivel de tentativa en tanto que, según reafirmaron los forenses, la víctima corría peligro escencial de no haber mediado atención médica urgente.

Y en término de indemnización, va a deber abonarle 7.600 euros por las lesiones, por la operación quirúrgica a la que fue sometido y por las consecuencias que le quedaron, y al Servicio Cántabro de Salud con 12.321 euros.

Además, la Sala de la Sección Primera de la AP ha culpado a un amigo del atacante a diez meses de prisión como creador de un delito de encubrimiento, en tanto que le asistió a escapar del rincón en el turismo que conducía.

La sentencia, que no es estable puesto que contra exactamente la misma cabe recurso de apelación frente a la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, cuenta los hechos que han resultado acreditados, acontecidos en la madrugada del 22 de abril de 2018 a las puertas de una disco de Santander, en el momento en que el atacante y víctima tenían 18 y 19 años, respectivamente.

Según la resolución, antes del acuchillamiento el atacante -que en el juicio negó lo sucedido y estar en el sitio de los hechos- y el agredido habían mantenido "un pequeño altercado físico, con agarrones mutuos" y en el que el procesado había "esgrimido una botella", si bien al final no la usó por intervención de sus amigos.

Una hora después, el en este momento culpado volvió al sitio en el vehículo que conducía un amigo. Entonces, salió del vehículo y "en oposición al afectado sacó un cuchillo de cocina con filo único y unos 15 centímetros de largo, clavándoselo en el abdomen, en un solo sitio, pero empujando o escarbando tres ocasiones".

Como consecuencia de esta acción, le dejó "con el intestino fuera de la cavidad abdominal y a la visión", para irse "rápidamente" en el mencionado vehículo, conducido por el otro procesado, que era amigo de el y que le "asistió a escapar del sitio a toda prisa".

El herido fue llevado a emergencias al Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, donde fue operado de herida penetrante en la fosa iliaca izquierda de cinco centímetros de longitud con evisceración de asa de intestino angosto.

Para la Audiencia, en la acción del atacante existió "animus necandi", o sea, intención de matar, "en atención al arma blanca usada" en la agresión, un "medio mortal perfecto para ocasionar la desaparición", y, además de esto, "al dirigirse el ataque a la región abdominal en la específica forma donde se ejecuta".

Y es que la herida fue "penetrante y profunda, atravesando múltiples planos en la cavidad abdominal, poniendo de manifiesto la intensidad con que se asesta exactamente la misma" y que provocó "una ostensible evisceración intestinal y sangrado que fue instantaneamente apreciada por quienes le fueron intuyendo su gravedad".

Pese a ello, "el atacante inicia velozmente la escapada, dejando a la víctima, como señalaron los presentes, con las tripas fuera", resalta en su resolución el tribunal.

A ello suma visto que existió una contienda anterior donde el primordial procesado "ahora había probado agresividad" al armarse con una botella que sus amigos impidieron que utilizara.

"Persiste en la ulterior acometida con mayor intensidad, fuerza y peligrosidad aún, contando con suficientes elementos para apreciar que su acción introducía un altísimo peligro escencial", añade la Audiencia.

En relación al segundo de los procesados, el amigo del atacante, la Sala asegura que su actuación "estimula la escapada" y que "solo puede estimarse consciente".

Describe que escapó "a muy elevada agilidad" y de manera "inminente" al acuchillamiento, agresión que sucedió "a escasa distancia" de donde estaba y "con los palpables efectos provocados en la víctima".

Más información

Cinco años y 4 meses de prisión por procurar matar a otro joven al que clavó un cuchillo en el abdomen