• miércoles 28 de septiembre del 2022

Colectivos contra los eólicos recurrirán cada emprendimiento: "Hace diez años se les paró y en este momento asimismo"

img

Protagonizan una manifestación contra lo que piensan "una patraña" pues eólicos y placas solares "dependen de los comburentes fósiles"

SANTANDER, 25 Jun.

El movimiento contra la implantación de parques eólicos en Cantabria recurrirá cada emprendimiento que se que se encuentra en la Comunidad --en torno a 40 hoy en día-- pues cree que los razonamientos en que se sostienen gobiernos y compañías "son una patraña" y pues "hace diez años se les paró y en este momento es lo que haremos".

Centenares de personas de colectivos vecinales y representantes del campo primario, la hostelería y el turismo de los vales pasiegos y las regiones del sur de Cantabria participaron este sábado, más allá de la lluvia, en una manifestación que ha paseo el centro de Santander para protestar contra la implantación de polígonos eólicos en la zona.

Miguel Santamaría, gerente de múltiples de estos colectivos, explicó que la manifestación, que pasa a otras y a subidas a sitios donde se quieren emplazar este género de instalaciones, quiere argumentar a sus competidores que los razonamientos de los gobiernos autonómico y central y de las compañías promotoras para justificar estos proyectos "son muy dispares a la verdad".

Lo que quieren los promotores de la idea es "que la multitud investigue y lea a los científicos, que no pierdan el tiempo con tecnocientifismo de que nos van a reparar todo, sino se notifiquen" y "que no nos engañen".

En este sentido, Santamaria ha señalado que hay gente "muy lista que transporta bastante tiempo informando" en relación a las instalaciones eólicas --donde ha mencionado a Antonio Turiel, Pedro Prieto, Edgar Ocampo, Magda Mediavilla o Alicia Valero--, que el primero de ellos ha calificado como "el fraking 2.0, otro pelotazo que no va a bajar el valor de la luz sino será mucho más de lo mismo".

Según Santamaría, "nos desean anegar de aerogeneradores y placas solares en el sur de Cantabria para procurar un mitigar un desastre energético que viene de muy atrás, antes de la guerra de Ucrania y la pandemia", y que "no se solventa metiendo mucho más cemento".

Al respecto, el representante ha subrayado que los aerogeneradores como las placas solares "dependen completamente de los comburentes fósiles: es a partir de abrasar carbón y gas".

"No hay camiones ni navíos ni grúas ni excavadoras eléctricos; todo viene de lejísimos y es a partir de diésel", ha remarcado, señalando que, según avisan especialistas convocados, "en el instante en que se concluya el último saco de carbón y el último barril de petróleo, esto se paraliza, por el hecho de que es dependiente completamente" de estos comburentes.

Actualmente hay en tramitación en Cantabria en torno a 40 parques eólicos, el mucho más adelantado el de El Escudo, donde el primer día de la semana concluyó entre los últimos procesos para elaborar alegaciones y en oposición al que colectivos han interpuesto recurso de alzada. Y el último, Cerro Airo, en Campoo, más allá de que "todavía van a salir mucho más nuevos, por el hecho de que ellos van a continuar presionando".

La intención de los colectivos es recurrir todos y cada uno de los proyectos de parques. "Y en el momento en que se concluya el último recurso de alzada se marcha a los tribunales: iremos hasta el desenlace", ha advertido.

Hasta el instante se han anunciado alegaciones a unos 15 proyectos eólicos desde el momento en que comenzó El Escudo, que fué objeto de múltiples procesos de información. "Para muchas personas El Escudo es un caballo de Troya y no vamos a dejar que entre, pues no nos irá a traer riqueza, bajada de la luz, empleo o mucho más población al medio rural: es un cuento, es patraña", ha insistido.

Santamaría ha recordado que "hace diez años se les paró" y es "lo que haremos, no nos marchamos a fatigar. Porque aquí hay gente que transporta mucho más de diez años peleando y merced a ellos y a los que nos encontramos en este momento, vamos a continuar adelante. Porque o sea una patraña: no va a parar el desastre energético ni climático en el que nos encontramos, no va a descarbonizar por el hecho de que todo es a partir de carbón", ha reiterado.

La intención es que en Cantabria no ocurra lo mismo que en sitios como en Merindades, Galicia o Palencia, representadas en la manifestación de el día de hoy en Santander, "pues ahora saben lo que es: que donde hay huecos, ponen mucho más. Y aquí no tenemos ganas que entren".

Santamaría ha señalado que comunidades como Galicia, Aragón o Castilla y León "están sobresaturadas" y "mandando electricidad fuera pues no consumen todo cuanto generan". Y estos colectivos no desean que Cantabria sea "otra colonia mucho más".

Con el lema '¡Sí a un medio rural vivo!¡No a los polígonos eólicos!', la queja, que ha reunido a cientos de personas, ha partido de Correos a mediodía hacia las sedes del Gobierno de Cantabria y la Delegación de Gobierno, para acabar en la plaza del Ayuntamiento de Santander.

En Correos han instalado una carpa para agarrar firmas contra los proyectos eólicos y han instalado las pancartas que entonces han portado en la mafiestación, en las que se leía 'Protege tu tierra', 'SOS Escudo', o 'La condena determinante de Campoo', oración acompañada por dibujos de seis lápidas con los nombres de las localidades perjudicadas por estos proyectos. También había avisos en defensa de Iguña y Molledo y contra 'La trama eólica'.

Igualmente, los colectivos han desfilado acompañados por un aerogenerador simulado en el que se leía 'No a los eólicos'.

Los colectivos enseñaron su rechazo a proyectos que piensan "una manera de abocar a los ayuntamientos damnificados a la despoblación y la marginalidad productiva".

A su juicio, "remover la esencia" de los vales en los que existen proyectados parques eólicos --Campoo, Luena, Aguayo y también Iguña-- "pone en riesgo la viabilidad de los negocios del campo primario, turístico, hostelero y comercial, con la consiguiente pérdida de cargos laborales y de novedosas inversiones que ahora mismo están en alza en la región, tal como al valor familiar de cualquier propiedad".

Además, piensan que con estas instalaciones se incidiría en el despoblamiento rural, en tanto que "se daría la vuelta a la inclinación poblacional de los últimos años", en los que se han asentado novedosas familias "por la calidad de vida".

Estos colectivos han remarcado que no están contra el avance de energías renovables, pero ven en los polígonos eólicos proyectados una "falta de ordenación y planificación territorial" que garantice la seguridad y compatibilidad con otros usos ahora que ya están.

Además, han criticado la "falta de información" facilitada por las gestiones públicas y compañías a los ciudadanos perjudicadas para lograr producir un enfrentamiento energético que "garantice una transición real justa".

Así, han explicado que el inconveniente aparece en el momento en que la construcción de estas infraestructuras se "impone por la parte del oligopolio energético y las gestiones para eludir un enfrentamiento ciudadano con la población perjudicada y beneficiar un alegato único de una falsa necesidad de soberanía energética".

Más información

Colectivos contra los eólicos recurrirán cada emprendimiento: "Hace diez años se les paró y en este momento asimismo"