• martes 7 de febrero del 2023

Desechada la demanda de GESVICAN contra el Ayuntamiento por el derrumbe del estacionamiento de Nueva Montaña

img

El Consistorio opina que la sentencia "deja en prueba al Gobierno de Cantabria como responsable de su deficiente ejecución"

SANTANDER, 23 Dic.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº2 de Santander ha desechado la demanda por compromiso familiar interpuesta por la compañía pública Gestión de Viviendas y también Infraestructuras en Cantabria, GESVICAN, contra el Ayuntamiento de Santander y la UTE Jardines de Santander (Urbaser-Contratas Piñera) --como codemandada-- por el derrumbe del estacionamiento de Nueva Montaña en el primer mes del año de 2020 y asigna las costas a la parte actora.

Así lo dió a saber en un aviso el concejal de Fomento y Vivienda, César Díaz, quien ha valorado de forma positiva la sentencia que da la razón al Ayuntamiento --y contra la que cabe recurso de apelación frente a la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia-- al terminar que en ningún caso los trabajos ejecutados por el Consistorio lograron influir en el derrumbe, como ponen de manifiesto todos y cada uno de los reportes periciales llevados a cabo, incluyendo el del arquitecto municipal.

El responsable municipal ha defendido el "buen realizar" del Consistorio y los servicios implicados en la urbanización y cuidado del lote situado sobre el estacionamiento desmoronado y ha asegurado que esta sentencia "deja en prueba al Gobierno de Cantabria como responsable de su deficiente ejecución".

Según señala, no se acredita que el hecho de una aportación excesiva de tierra sea imputable a actividad municipal alguna, quedando probado, por contra, que esa carga ahora existía al instante de la distribución del lote al Ayuntamiento, y confluyendo además de esto otras causas como la presencia de coqueras en el hormigón y la deficiente ejecución del forjado.

A pesar de tales reportes especialistas, GESVICAN --promotora de la planta de garajes-- elaboró recurso contra la desestimación, por silencio administrativo, de la reclamación realizada frente al Ayuntamiento en temas de compromiso familiar por los daños causados como resultado del derrumbe ocurrido el 13 de enero de 2020 en el parque y garajes de la calle Francisco Tomás y Valiente 13 y 19 y Luciano Malumbres 1 y 3.

La reclamación inicial ascendía a 550.519 euros, cantidad que más tarde medró hasta 1.045.319 euros, sin perjuicio de lo que verdaderamente resultara y por consiguiente teniendo en cuenta una cuantía indeterminada para este trámite.

El Ayuntamiento se opuso a la intención de GESVICAN, quien aseguraba que la causa del derrumbe obedecía a la aportación plus de tierra sobre la área de la planta de garajes y al inapropiado cuidado de la región ajardinada, aclarando que el emprendimiento para la construcción de la planta de garajes ahora preveía la urbanización de la área, aparte de que en todas y cada una de las actuaciones municipales (instalación de columpios, construcción de caminos y pista multideportiva, y plantación de árboles y arbustos) se dejó la cota de lote en la cota original, no se subió, y no se generaron aportaciones plus de tierra.

Asimismo, en los reportes especialistas se comprueba que el estacionamiento se edificó según un emprendimiento que fue cambiado con en comparación con inicial, reduciendo las cargas de cálculo que debía aguantar la loseta. Esto acarreó que se ejecutase una loseta con un canto menor que el pensado en un inicio, al paso que los rellenos que se realizaron fueron los que figuraban en el primer emprendimiento, de forma que, con una composición menos fuerte se pretendía mantener exactamente la misma proporción de carga.

"Los cálculos realizados han tolerado inferir que la loseta del estacionamiento del emprendimiento cambiado, y que al final colapsó, presentaba factores de seguridad muy inferiores a los demandados en la normativa", concluyen los reportes.

La sentencia recopila además de esto que GESVICAN debió predecir la carga final que la urbanización acometida más tarde por el Ayuntamiento pudiese representar en el resultado de la obra, como de esta forma se reflejaba en los planos del emprendimiento del estacionamiento.

Igualmente, y como defendió en su informe el arquitecto municipal, una vez entregada la obra al Ayuntamiento, la instalación de esos servicios --por su simplicidad-- no requirió de un emprendimiento técnico, con lo que la cesión de terrenos se causó sabiendo que esas proyectos se debían efectuar, no logrando achacar al Ayuntamiento desidia alguna en el saber de las situaciones del lote.

La sentencia no obstante repudia la prescripción aducida por URBASER pues "se están demandando perjuicios que aún se prosiguen produciendo2.

Más información

Desechada la demanda de GESVICAN contra el Ayuntamiento por el derrumbe del estacionamiento de Nueva Montaña