Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Desmantelado una banda de narcotraficantes en Cantabria con la implicación de un agente de policía municipal.

Desmantelado una banda de narcotraficantes en Cantabria con la implicación de un agente de policía municipal.

Una banda criminal operaba en Santander y en áreas de Campoo, Camargo y Val de San Vicente.

SANTANDER, 16 de abril.

La Policía Nacional ha arrestado a siete personas, cinco hombres y dos mujeres, con edades entre los 44 y 66 años. Seis de ellos son sospechosos de traficar con drogas y pertenecer a un grupo criminal, mientras que el séptimo es un agente de policía local acusado de revelar secretos.

La organización desmantelada en la 'Operación Límite' se especializaba en el tráfico de cocaína en Santander y sus alrededores, incluyendo Campoo, Camargo y Val de San Vicente. Por otro lado, el policía local asesoraba y proveía información al principal sospechoso de la red.

Los investigadores del Grupo de Estupefacientes tenían conocimiento desde septiembre de 2023 de un hombre que presumiblemente estaba involucrado en la venta y distribución de cocaína en Santander y otros municipios de Cantabria. Este individuo contaba con una amplia red de clientes, que a su vez eran distribuidores a pequeña escala o consumidores finales.

Los puntos de venta del principal sospechoso se encontraban cerca de su residencia, en áreas como Cueto, Monte y El Sardinero en Santander, aunque en ocasiones se desplazaba a otras localidades.

Por ello, se implementó un dispositivo de vigilancia y seguimiento, aunque la investigación se vio obstaculizada debido a la relación personal que mantenía el sospechoso con su ex pareja.

Los agentes descubrieron que el principal sospechoso intentaba contratar a alguien para extorsionar a su ex pareja, con la intención de intimidarla para que accediera a sus demandas, lo que llevó a la policía a garantizar la seguridad de la mujer ante posibles agresiones por parte del individuo en cuestión o de personas a su mando.

Paralelamente, surgió en la investigación un agente de policía local que supuestamente "asesoraba e informaba" al principal sospechoso, proporcionándole información sensible en exceso.

A medida que avanzaba la investigación, se descubrió que el sospechoso principal no solo estaba vinculado al tráfico de drogas, sino que también facilitaba estupefacientes a un gran número de personas para su posterior distribución, así como a otros individuos involucrados en distintas actividades delictivas.

El 3 de abril, los agentes del Grupo de Estupefacientes, junto con el Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) con base en Bilbao y unidades especializadas de Cantabria, llevaron a cabo la detención de los siete implicados en Santander y otras localidades.

Además, se llevaron a cabo cuatro registros en domicilios de Santander, Maliaño (Camargo) y Prellezo (Val de San Vicente). Como resultado de la operación, se incautó cocaína, medicamentos utilizados para adulterarla, tres vehículos, dinero, armas blancas, balanzas de precisión, teléfonos móviles y bolsas con recortes.

Los detenidos, tres de ellos con antecedentes penales, fueron presentados ante un juez, quien ordenó el ingreso en prisión del principal sospechoso.

Con esta operación policial se logró eliminar varios puntos de venta de droga en Santander y municipios cercanos, lo que ha resultado en un impacto significativo en el tráfico y distribución de cocaína en la zona.