Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Desmantelan red de estafa en criptomonedas en Cantabria con pérdidas de 5 millones

Desmantelan red de estafa en criptomonedas en Cantabria con pérdidas de 5 millones

La operación ha culminado con un total de once detenidos, uno de los cuales ya se encuentra tras las rejas, tras una labor conjunta entre el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional.

El grupo desmantelado en Cantabria se dedicaba al fraude piramidal a través de inversiones en criptomoneda, acciones y futuros, logrando defraudar más de 5,1 millones de euros a sus víctimas desde el año 2018.

Entre los detenidos se encuentran los cuatro principales responsables de la trama, con base en Chiclana de la Frontera y vinculaciones en Cantabria y Alicante.

Las investigaciones revelan un delito de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a una organización criminal, llevado a cabo a través de un esquema piramidal tipo 'Ponzi' con la compra y venta presunta de criptomonedas, acciones y futuros.

Un total de 164 perjudicados en distintas regiones de España han aportado su testimonio, revelando cómo fueron engañados con falsas promesas de altas rentabilidades por parte de la organización delictiva.

Desde las detenciones y registros realizados en Chiclana de la Frontera, Villafufre y Elche, se ha logrado incautar documentación relevante y se está analizando el movimiento bancario de 44 cuentas relacionadas con los implicados.

Los investigados, sin conocimiento en inversiones y sin la debida autorización para operar en el mercado de valores, aprovecharon su estructura comercial para perpetrar una estafa masiva con fines lucrativos.

Algunos de los detenidos llevaban un estilo de vida ostentoso, abandonando incluso sus profesiones para enriquecerse ilícitamente. Se vanagloriaban en redes sociales de su riqueza, incluyendo la posesión de vehículos lujosos.

La estructura de las empresas creadas para la estafa reveló dos niveles de participación, con los líderes a cargo de la administración y los 'conseguidores' como intermediarios que se beneficiaban de la captación de nuevos clientes para la pirámide.

La investigación, aún en curso ante la posibilidad de hallar más afectados, ha revelado que la red criminal operaba desde el año 2018, demostrando la profundidad de su actividad ilegal.