Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Ecologistas en Acción exigen la demolición de la EDAR de Vuelta Ostrera

Ecologistas en Acción exigen la demolición de la EDAR de Vuelta Ostrera

SANTANDER, 11 Dic.

La organización Ecologistas en Acción (EA) ha presentado un informe a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico el 28 de noviembre con una serie de alegaciones al proyecto de demolición de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Vuelta Ostrera, con el objetivo de reducir al mínimo el impacto ambiental.

Según los ecologistas, es "indispensable" llevar a cabo un Plan de Vigilancia Ambiental "serio y efectivo", durante un periodo de tiempo "coherente", para recuperar los valores ambientales. Además, opinan que este plan debe ser consensuado tanto con la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Alimentación como con los colectivos que han presentado alegaciones durante el periodo de información pública.

EA ha explicado en un comunicado que los trabajos consistirán en la demolición y retirada del relleno, la reposición del interceptor de Suances, la restitución de la senda peatonal y la regeneración ambiental de los terrenos recuperados.

Los ecologistas alegan que, dado que la EDAR a demoler está cerca de la marisma de La Junquera, un espacio de gran riqueza ornitológica, los trabajos deben llevarse a cabo fuera del periodo de reproducción de las aves para reducir el impacto negativo que pueda producir el polvo, el ruido, las vibraciones, la iluminación y la maquinaria utilizada en la zona.

En cuanto a la eliminación de los residuos de demolición, consideran que la opción que tiene menos impacto tanto en los núcleos de población como en el entorno natural es utilizar el "acceso oeste", que es el camino más corto hacia la carretera autonómica CA-132. También creen que es necesario restaurar estos terrenos a su orografía original, eliminar las especies invasoras y reforestar la zona con especies propias del encinar cantábrico.

Además, EA considera que es necesario reducir el impacto ambiental en los procedimientos de demolición, por lo que rechaza las voladuras controladas y propone utilizar métodos mecánicos junto con la reutilización y el reciclaje de materiales, para reducir el volumen de residuos que se envía a los vertederos y, por ende, disminuir la huella de carbono.

En cuanto al destino de los 140.000 metros cúbicos de residuos previstos, proponen depositarlos en la cantera de Puente San Miguel, la más cercana, siempre y cuando se realice un proyecto de restauración que incluya la regeneración del suelo y la replantación con vegetación autóctona. También sugieren la creación de un camino con un alto uso turístico para mejorar el aspecto ambiental y paisajístico del área.

Además, consideran que no deberían introducirse especies que no sean estrictamente "autóctonas en la zona", lo que excluiría a especies como el Tamarix, que está previsto incluir en el proyecto.

Asimismo, EA considera que es prioritario reintroducir especies de encinar durante los procesos de regeneración ambiental.

Por otro lado, solicitan que los arroyos que proceden de la ladera y que actualmente discurren enterrados sean abiertos, que sus orillas sean replantadas para generar biodiversidad y que sus cauces sean redirigidos hacia la marisma, creando estanques o pozas de agua dulce permanentes, lejos de la influencia de las mareas para fomentar la biodiversidad, especialmente de anfibios.

Los ecologistas también enfatizan la necesidad de utilizar los métodos "más efectivos" para eliminar las especies de flora invasora que se encuentran en la zona y en su área de influencia.

En este sentido, advierten que la instalación de la EDAR en su ubicación actual, con los rellenos y movimientos de tierra, ha fomentado la expansión de especies invasoras, especialmente de plumeros, sin que se haya hecho nada para controlar su propagación, lo cual es responsabilidad tanto de la administración que instaló la EDAR como de la administración encargada de su gestión.