Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

El acuerdo presupuestario PP-PRC impulsa reforma fiscal a favor de quienes perciben menos ingresos.

El acuerdo presupuestario PP-PRC impulsa reforma fiscal a favor de quienes perciben menos ingresos.

Retrasa la supresión del Impuesto sobre Patrimonio y la derogación de la Ley de Memoria Histórica

SANTANDER, 27 Oct.

El acuerdo alcanzado entre PP y PRC para aprobar los Presupuestos Generales de Cantabria (PGC) para 2024 da continuidad a los grandes proyectos de la legislatura anterior e introduce cambios en la reforma fiscal elaborada por los 'populares' para beneficiar más a las rentas menores, en detrimento de las más altas.

En concreto, recoge "equilibrar" la bajada del IRPF "compensando unos tramos con otros", ya que se apuesta por bajar un 0,5 del tipo en los tramos de entre 21.000 y 35.000 euros y entre 35.000 y 60.000 euros y detraerlo a los de más de 90.000 euros.

Además, en lugar de suprimir directamente el Impuesto sobre Patrimonio introduce una disposición transitoria para que se mantenga mientras exista el impuesto estatal de Solidaridad de Grandes Fortunas, con el objetivo de que los cántabros con patrimonios de más de 3 millones que tienen que pagar ese tributo lo sigan haciendo en la comunidad en lugar de a nivel nacional.

Para la presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, los cambios pactados con el PRC son "matizaciones de escaso alcance" sobre la reforma fiscal del PP, pues no afectan a la mayoría de tributos que se van a rebajar. Además, ha dicho que los acuerdos negociados con los regionalistas para poder sacar adelante los presupuestos --ya que los populares gobiernan en minoría-- "no condicionan" su proyecto político y son de "pura coherencia".

Y es que los partidos han llegado a un "acuerdo puntual" para una ley concreta en base a propuestas que "mejoran el presupuesto y van en coherencia con nuestro programa de gobierno", ha defendido la presidenta en una rueda de prensa que ha dado este viernes junto al secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, para dar a conocer el pacto y firmarlo.

Buruaga ha asegurado que el martes hizo un ofrecimiento a "todos" para negociar las cuentas y que "no han excluido a nadie". De hecho, los populares "continúan abiertos" a aportaciones de los otros grupos parlamentarios, PSOE y Vox, aunque reconoce que "no espera nada" de los socialistas, que están "instalados en la crítica corrosiva".

Por su parte, Revilla también ha hecho gala de la "coherencia" mantenida por su partido desde que facilitó la investidura de Buruaga con su abstención para que el PP gobernara en solitario, con el objetivo de que no tuviera que pactar con formaciones que podrían traer a Cantabria "retrocesos inasumibles" --en alusión a Vox-- y de que no hubiera "ningún parón" en los proyectos en marcha.

Unos objetivos que mantiene y por los que, para evitar las "consecuencias nefastas" que tiene no poder aprobar los PGC, el PRC apoyará un presupuesto que, para Revilla, es "continuista" ya que recoge partidas para todos los grandes proyectos del Gobierno anterior (PRC-PSOE), como las obras del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC), el polígono de La Pasiega, la unidad de protonterapia en Valdecilla y la finalización del Centro de Arte Rupestre de Puente Viesgo.

Además, ha dicho que son unas cuentas de "gran contenido social", pues priman la educación y la sanidad; municipalistas, porque benefician a los ayuntamientos con las obras; y que favorecen al medio rural.

En este sentido, se ha firmado que se presupuestará en los PGC la financiación del Plan de Inversiones Municipales, que pasa del 70%/30% de aportación Gobierno-municipio para las obras al 80%/20%, elevándose la inversión desde el Ejecutivo al 95% en el caso de los municipios catalogados en riesgo de despoblamiento.

También se contempla un aumento del IPC a las partidas para las entidades locales menores y un aumento del IPC más un punto al Fondo de Cooperación Municipal.

Por otro lado, el pacto incluye que la derogación de la Ley de Memoria Histórica aprobada la pasada legislatura por PRC-PSOE se tramite en el Parlamento como una ley ordinaria y no como estaba previsto a través de la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas, conocida como 'Ley de Acompañamiento'.

En paralelo, después de que el PRC tendiera la mano para modificar la Ley del Suelo que elaboró junto a los socialistas, a petición de los regionalistas se ha acordado mantener reuniones con la Federación de Municipios de Cantabria y una comparecencia en comisión monográfica sobre la reforma para conocerla, también al margen de la aprobación presupuestaria.

Por otra parte, se prevé crear un fondo extraordinario de al menos 3 millones de euros para dar ayudas a las familias y empresas para paliar la inflación y una partida presupuestaria con una cuantía inicial de 100.000 euros --ampliable-- para medidas de apoyo a cuidadores de personas dependientes, sean profesionales o familiares.

Otro de los puntos introducidos por el PRC trata de "blindar" la enseñanza pública y prohíbe incluir nuevas partidas vinculadas a la educación concertada que no cuenten con acuerdo de la Junta de Personal Docente y de las asociaciones de padres y madres.

REFORMA FISCAL Una de las mayores "discrepancias" entre PP y PRC a la hora de llegar a este acuerdo era la reforma fiscal de los populares, ya que los regionalistas no estaban conformes con la distribución de la bajada de impuestos porque "no era igualitaria", sino que favorecía a las rentas más altas.

Por ello, en las negociaciones se ha acordado crear un nuevo tipo a rentas a partir de 90.000 euros --antes el tope estaba en 60.000-- para, en lugar de bajar su tipo al 22,5% como a las de más de 60.000, hacerlo a un 24,5%. Con ello, es posible bajar medio punto a rentas de entre 21.000 y 35.000 y entre 35.000 y 60.000 euros, pudiendo llegar al 14,5% y 18%.

En cuanto al Impuesto sobre Patrimonio, el PRC también llevaba en su programa electoral suprimirlo como proponía el PP en su reforma inicial, pero entiende que hacerlo ahora "sería un contrasentido" porque se dejaría de pagar en Cantabria y se pagaría a nivel estatal, de ahí la disposición transitoria introducida para mantenerlo mientras exista el impuesto nacional que grava a las grandes fortunas.

Este impuesto lo pagan unos 200 cántabros y con él se recaudan 6,8 millones, que sumados a la recaudación adicional que se obtendrá al haber reducido la rebaja del IRPF a las rentas de más de 90.000 permite compensar ese medio punto a los tramos de 21.000 a 60.000 euros, han explicado Revilla y Buruaga.

Con el acuerdo firmado hoy, el PRC se compromete a no presentar enmiendas a la totalidad al presup