Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

El árbol de Navidad de Cartes es impactado por un dron que queda atrapado a 57 metros de altura.

El árbol de Navidad de Cartes es impactado por un dron que queda atrapado a 57 metros de altura.

La Guardia Civil ha denunciado al piloto de un dron que impactó en el árbol de Navidad de Cartes, el más alto de Europa, y quedó incrustado en su estructura a una altura de 57 metros, lo que obligó a paralizar las visitas hasta que fue retirado.

Estos individuos, junto con otros dos, han sido denunciados por volar drones cerca de este árbol navideño de 65 metros de altura, sin obtener las correspondientes autorizaciones administrativas.

La Guardia Civil ha informado hoy que ha establecido dispositivos de vigilancia desde la inauguración del árbol el pasado 5 de diciembre para garantizar la seguridad ciudadana ante la gran cantidad de personas que visitan Cartes para verlo.

Durante estos dispositivos de vigilancia, los agentes observaron varios vuelos de drones cerca del lugar donde se encuentra el árbol, lo que generó un riesgo para las personas debido a la multitud de público que lo visita.

Los guardias, al descubrir estos dispositivos, procedieron a identificar a los pilotos y solicitarles la documentación, encontrando que carecían de la autorización necesaria para llevar a cabo esta actividad aérea, no habían notificado dichos vuelos al Ministerio del Interior, no tenían seguro ni titulación de piloto.

Fue durante uno de estos vuelos no autorizados que el dron impactó en el árbol y quedó incrustado en su estructura, lo que obligó a suspender las visitas hasta que los técnicos pudieron remover el dispositivo.

La Guardia Civil ha recordado que en eventos de este tipo, donde hay una gran congregación de personas, no se puede volar drones sin las autorizaciones correspondientes y pueden ser multados con más de 4.500 euros.

En este sentido, se ha señalado que aquellos que quieran volar drones en España deben tener la titulación adecuada y un número de operador visible en la aeronave.

Además, el piloto debe tener una formación teórica y práctica mínima, dependiendo de la categoría del dron, y debe tener contratado un seguro de responsabilidad civil.

Los vuelos seguros estarán condicionados por el peso del dron, la presencia de otras personas y la cercanía a edificios, tomando en cuenta las limitaciones del área, la proximidad de aeródromos o áreas militares, y la protección del medio ambiente y de las infraestructuras críticas.