• viernes 19 de agosto del 2022

El CDIS acoge una exposición de fotografías de Gerardo Vielba, ciertas nuevas

img

SANTANDER, 5 Ago.

El Centro de Documentación de la Imagen de Santander (CDIS) acoge desde el día de hoy y hasta el próximo 16 de octubre la exposición 'Gerardo Vielba: Santander en su cámara, 1958-1968', una compilación de 29 fotografías, 13 de ellas nuevas, en las que se puede revisar de qué manera plasmó su excepcional mirada en el Santander de los años 50 y 60.

La regidora de Santander, Gema Igual, ha asistido a la presentación de la exhibe, que se inaugura esta tarde, adjuntado con el vicerrector del campus de las Llamas de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Francisco Matorral; la comisaria de la exposición, María José Salazar; y ámbas hijas del artista; Isabel y Carmen Vielba.

Igual ha señalado la calidad de la exposición, aparte de agradecer el trabajo efectuado por el CDIS, de la comisaria, María José Salazar, la colaboración de la UIMP y la generosidad de la familia del artista, más que nada de sus hijas, que además de esto han asistido al acto.

"Esta exposición que mostramos el día de hoy se siente en especial nuestra, no solo por el título, que lo afirma todo, sino más bien por el hecho de que vamos a admitir a ese Santander de otrora, esos instantes de nuestra historia, como, por poner un ejemplo, en el momento en que el Festival Internacional de Santander se festejaba en la plaza Porticada", ha señalado.

Durante la presentación, Igual ha alabado al artista al que ha calificado de "excelente" en tanto que "no solamente se ha con limite a capturar el Santander mucho más icónico y identificable, como los jardines de Pereda, el muelle de Maura y las playas, sino más bien otra región mucho más ignota, lo que era la trastienda de la región, como las imágenes de los pequeños jugando en la calle Alta o en el vecindario Pesquero".

Asimismo, ha señalado que la exhibe es en especial atrayente pues integra imágenes muy tradicionales y otras muy modernas.

La regidora ha invitado a los santanderenses y a todos y cada uno de los que estén en la localidad a que no se pierdan la exhibe pues, por una parte, "van a conocer a un enorme artista si no lo conocían", y, por otro, "van a sorprenderse con el Santander que destapa por medio de estas imágenes".

También ha destacado que 13 de las proyectos, que formaban una parte del fichero familiar, se han positivado por vez primera, conque los visitantes van a poder gozar de unas imágenes nuevas para el público y "demasiado esenciales para Santander".

"Todo en Gerardo es arte, y pienso que uno puede quedarse tiempo contemplando una foto y conociendo todos y cada uno de los matices que oculta, pues nada es casual", ha subrayado.

Finalmente, Igual ha incidido en que con esta novedosa exposición del CDIS regresa a probar que Santander "tiene bastante peso en el tejido cultural, que la localidad es un líder y que captura cariños de enormes y reconocidos talentos de la fotografía de españa, como es la situacion de Gerardo Vielba".

Por su parte, Matorral ha destacado la tarea que busca efectuar la UIMP en la "transmisión de la civilización en Santander" que es, al lado de lo académico, entre los objetivos de los Cursos de Verano de la institución. En ese sentido, el vicerrector ha subrayado su "gusto" por esta exposición y puso en valor los recuerdos que le despiertan ciertas imágenes expuestas.

Mientras, Salazar explicó que este emprendimiento, que se vio paralizado por la pandemia del coronavirus, trata de enseñar "no solo a un fotógrafo" sino más bien a un "espéculo" para las novedosas generaciones; un "motor" de que la fotografía este a la "misma altura" que el resto de hermosas artes

Además, la comisaria ha señalado la "enorme hermosura" de las fotografías, tal como la "poética y la expresión" que detallan, definiendo a Vielba como un fotógrafo que "sabía capturar el instante". Salazar ha destacado a Santander como otro personaje principal de la exposición. "Son notas de la región, experiencias de un instante y servirá para rememorar".

Y ha coincidido con la regidora en poner en valor el "magnífico trabajo" de laboratorio que deja ver la "más calidad" de las imágenes expuestas.

La hija del artista, Carmen Vielba ha complacido esta exposición, que es "algo mucho más que unas fotos". Al respecto, ha subrayado la relevancia "sensible" que tienen para ella y su familia muchas de las imágenes y ha asegurado que si su padre prosiguiese haciendo un trabajo, "fotografiaría a la multitud, pues es el alma de la región".

También puso en valor la localidad, que desde pequeña ve como "abierta, donde la civilización pertenece a todo lo que sucede".

Gerardo Vielba (1921-1992), entre los mucho más esenciales renovadores de la fotografía en España, tuvo a Santander, sus panoramas, sus gentes, sus prácticas, como propósito de su cámara.

Desde los años 40 pasó sus veranos en la localidad; algo que seguirá por fundamentos familiares con su mujer y también hijas hasta entrados los años 70. Santander fue para él un espacio hermoso y entrañable, según recuerda su hija Isabel.

Y si bien siempre y en todo momento captó este ámbito, unicamente se preservan tomas entre 1953-1973, con lo que se han elegido de estos años, ciertas muy conocidas y otras menos difundidas, pero todas y cada una de enorme fuerza autora.

Conjuntamente se muestran piezas nuevas hasta meses atrás, que han surgido mirando el fichero familiar para la preparación de esta exposición, y que por consiguiente se exhiben al público por vez primera; trece fotografías que jamás no fueron positivadas, lo que forma un aliciente mucho más de esta exhibe.

Son imágenes narrativas en blanco y negro, con sutiles improntas poéticas, de enorme fuerza expresiva, en las que mezcla los puntos rutinarios que contempla, viviendas con las ropas al aire; individuos como el barquillero o la cangrejera; paseos por los muelles, la dureza de la pesca, la lluvia, las redes; instantes de playa, juegos en las calles, siempre y en todo momento con pequeños; pequeños hechos que logren parecer aun a veces escenografías, pero que argumentan a su visión de la verdad en el instante y que prueban su dominio absoluto del lenguaje fotográfico, en el que no faltan los retratos.