• lunes 05 de diciembre del 2022

El comité de Teka paraliza la huelga mientras que se negocia una solución con los 2 trabajadores despedidos

img


SANTANDER, 17 Oct.

El comité de compañía de Teka Santander decidió este lunes, tras sostener una asamblea con la dirección de la compañía, dejar "paralizada" la resolución de comenzar una huelga indefinida en los próximos días mientras que se negocia con los 2 trabajadores despedidos.

El comité, que el pasado 11 de octubre anunció la convocatoria de huelga tras el despido "injustificado" de los trabajadores, que son pareja, tomó esta resolución una vez que el CEO de la compañía, Stefan Hoetzl, haya instado a Recursos Humanos a negociar con los dos y "buscar una solución exitosa".

Por este fundamento, y "hasta entender los desenlaces de esa negociación, tal como de futuras asambleas a sostener con la dirección de la compañía, queda paralizada" la resolución sobre la huelga, según un aviso remitido por el comité a los trabajadores de la planta, a la que tuvo ingreso Europa Press.

En la asamblea, a la que ha asistido, aparte del CEO de la compañía, la directiva de Recursos Humanos, Rosa Lakunza, entre otros muchos, el comité ha pedido una "aclaración" sobre las causas de los despidos y ha expuesto el "malestar" de la plantilla por "las formas" en que estos se realizaron, al estimar que había formas "menos traumáticas" de hacer esta clase de medidas, como prejubilar o reorganizar departamentos "sin que absolutamente nadie haya de ser despedido".

Desde el comité asimismo han movido su "descontento" con el Plan de competitividad, al comprender que "no se cumplió" lo que les afirmaron, en especial gracias a la presencia de factorías en España en las que por último "no se hizo" dicho plan.

Asimismo, han denunciado la "continua pérdida de derechos" y "la reducción del poder de compra" en la factoría de Santander, el "descontento" con la administración, la salida de personal y de procesos "clave" de la planta que, según el comité, dejan al centro de trabajo "poco a poco más tocado de cara el futuro".

Ante estas solicitudes, los representantes de la dirección de la compañía se han referido, según el comité, a la situación "muy frágil" que hay a nivel global y que la compañía encara con una "colosal deuda económica del pasado", que "a pesar de que se marcha disminuyendo, todavía es muy elevada", un inconveniente que "se incrementa" en estos instantes debido al enorme incremento en el coste de materias primas y un descenso de ventas.

Respecto al Plan de competitividad, han señalado que, "si bien de distintas formas, todos y cada uno de los centros de trabajo han cooperado en mayor o menor medida". Y han informado de que hay un plan de reducción de costos a nivel global, con "mucho más de cien acciones" a hacer en todo el conjunto y de la "necesidad imperiosa" de achicar costos fijos.

En preciso, han correcto que se han producido "mucho más de 18 despidos en lo que va de año", los 2 últimos el pasado viernes en la factoría de Zaragoza, y han adelantado que 2023 puede ser "un año de sacrificios", más allá de que la intención de la compañía es "sostener" el centro de trabajo de Santander y que todas y cada una de las medidas que se realizan quieren eludir otras "mucho más traumáticas" como un ERE.

Desde la dirección se informó del mismo modo que las prejubilaciones "no están canceladas, sino más bien durante un momento paradas", y se ha instado al comité a "hablar" de manera periódica para buscar resoluciones "conjuntamente" y también procurar que las medidas sean lo "menos traumáticas viable" y en labras a "garantizar los cargos laborales en Santander".

Más información

El comité de Teka paraliza la huelga mientras que se negocia una solución con los 2 trabajadores despedidos

Noticias de hoy más vistas