• martes 7 de febrero del 2023

El hermano del acusado de matar a su madre tenía "la sensación" de que podía pasar cualquier ocasión

img

Según los policías, el hombre afirmaba cosas "incongruentes" y "sin ningún sentido" en el momento en que llegaron al sitio de los hechos

SANTANDER, 24 Ene.

El hermano del acusado de matar a su madre de 80 años en el mes de octubre de 2021 en el residencia de Santander en el que los tres convivían dijo que tenía la "sensación" de que lo ocurrido podía haber vivido cualquier ocasión; "hace diez años, en cinco o jamás", e inclusive creía que él podría ser la víctima gracias a la relación "tensa" que los dos sostenían ya hace varios años.

Según ha contado este martes en el segundo día del juicio festejado en la Audiencia Provincial de Cantabria, la relación no era "habitual" ya hace unos diez años y en el hogar "todo eran inconvenientes y discusiones" similares con las tareas de casa, por el hecho de que su hermano, el acusado, no trabajaba o por el hecho de que siempre y en todo momento les solicitaba dinero a él y a su madre.

Por este motivo, y gracias a la "tensión", las "amenazas" y a las miradas "intimidatorias" que le lanzaba en el momento en que se cruzaban por la vivienda, el hermano del procesado adoptó, en frente de la figura mucho más "dialogante" de su madre, una situación de "poli malo", negándose a ofrecerle dinero y también instándole a trabajar, lo que resultaba en "encontronazos y empujones".

En preciso, ha contado un episodio de hace tres años en el que él y su madre estaban encerrados en el baño mientras que su hermano les conminaba con una navaja desde fuera por el hecho de que deseaba 600 euros.

Más allá de estos sucesos, ha asegurado que su hermano, al que vio la noche antes del homicidio, era "consciente" de lo que hacía y afirmaba y jamás le vio "ido", y les deseaba a su madre y a él "de sirvientes".

Sobre lo contado ayer en su comparecencia por el procesado, que mantuvo que su hermano y su madre "le maltrataban" y le proferían todos los días insultos, el hermano lo ha negado y ha asegurado que su madre "jamás" afirmaría eso por el hecho de que era un individuo "educada", algo que han subrayado asimismo a lo largo del juicio una vecina y otra mujer que trabajaba para ella ayudándola en el hogar gracias a sus inconvenientes físicos.

El hermano, que ejercita la acusación especial, asimismo ha negado las declaraciones del acusado de que un hombre "le violó" en su casa y su madre y su hermano eran conscientes, y las ha atribuido a que "se inventa cosas para justificar que no hace nada" y afirma "cosas sin lógica".

En este sentido se expresó asimismo la hermana de los dos, que si bien no compartía hogar con ellos se encontraba al tanto de la "muy dificultosa" convivencia que había "desde hace tiempo" por distintos inconvenientes familiares, tal como de que el supuesto creador de los hechos, se inventada "un montón de cosas", contaba la realidad "a medias" y siempre y en todo momento les echaba la culpa a ellos de sus inconvenientes, "si bien en ocasiones asimismo se culpaba a sí mismo y se autoflagelaba" en instantes de depresión.

En su opinión, su hermano "tenía un inconveniente mental evidente, manifiesto y patente", si bien no conoce "exactamente en qué nivel precisamente", y según dijo, no le recuerda "muy permanente jamás durante su historia", con lo que ha comprado un informe siquiátrico alterno propuesto por la defensa con la meta de conseguir una segunda opinión sobre la situacion.

En esta segunda sesión del juicio asimismo han testificado múltiples policías que asistieron al residencia donde tuvieron rincón los hechos siendo sobre aviso por los vecinos.

Todos ellos han coincidido en que el acusado, que tardó en abrirles la puerta, estaba con el torso desvisto lleno de máculas de sangre, "perturbado", y afirmaba cosas "sin ningún sentido", "incongruentes" o "charlaba consigo" sobre su pasado y sus progenitores, aparte de decir que su madre "era un ser de luz" o que los policías "eran la luz y venían a salvarle", por ejemplo oraciones.

Uno ha manifestado que el hombre le explicó que había agredido a su madre por el hecho de que le logró "un mal ademán" que "no le agradó", y que segundos después le mencionó que "creía que pegaba a su padre", a pesar de que este ahora murió.

Los agentes que le trasladaron al Hospital Valdecilla asimismo han expresado que el supuesto atacante estuvo, generalmente, "relajado" a lo largo del camino y en el hospital.

Al final, múltiples han descrito lo que vieron en la vivienda en el momento en que el acusado les abrió la puerta, asegurando que había "caos" en múltiples zonas, elementos con sangre como un enrutador o una televisión de los que se consiguieron una huella dactilar y otra palmar, tal como a la madre tirada boca abajo en su habitación, con cables enmarañados en su cuerpo (uno anudado en el pie) con la espalda descubierta, sangre, lesiones y fabricantes que podrían ser de bocados.

Nuestro procesado reconoció ayer que si bien no recordaba, como recopila el escrito de acusación, abalanzarse sobre su madre y golpearla con múltiples elementos en múltiples unas partes del cuerpo, sí que le venía un recuerdo de ella tumbada con los brazos hacia arriba --según el escrito se los rompió al respaldarse para frenar la caída--.

Y si bien tampoco se acordaba de haberle dado siete bocados en la espalda y uno en la oreja hasta arrancarle una sección, sí de que "tenía pelos" por la boca, y de un comentario que logró entre los policías que fue a su casa: "Joder con el mordisco que le ha pegado".

Con todo, el hombre se encara a 23 años de prisión que solicita la fiscal y a 25 de la acusación especial (su hermano), aparte de prohibición de hacer llegar y arrimarse al hermano con el que convivía a lo largo de otros 25 y una indemnización de 170.000 euros para sus 2 hermanos.

Fiscalía, acusación especial y defensa coinciden en que las pruebas ahora reflejan que el hombre mató a su madre y él no lo niega, con lo que en este momento hay que solucionar si lo logró de forma voluntaria y en plenas facultades, o si por contra su accionar fue fruto de una anomalía psíquica.

El juicio seguirá mañana con la declaración de sobra presentes y se extenderá hasta el viernes 27.

Más información

El hermano del acusado de matar a su madre tenía "la sensación" de que podía pasar cualquier ocasión