Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

"El Mercado de la Esperanza invertirá 863.600 euros en remodelar su planta baja"

La Junta de Gobierno Local de Santander ha aprobado hoy el proyecto técnico para la reordenación parcial de la planta baja del Mercado de la Esperanza. Esta iniciativa cuenta con un presupuesto base de licitación de 863.650 euros y un plazo de ejecución de cinco meses.

Las obras tienen como objetivo mejorar las condiciones de trabajo de los comerciantes y mejorar su capacidad para ofrecer un mejor servicio. Además, se busca ampliar las posibilidades de actividades de dinamización social que podrán llevarse a cabo en este espacio.

El proyecto se enfocará en la mejora de los espacios comunes de la planta baja, incluyendo el puesto de control de los vigilantes municipales y la sala de reuniones de la Asociación de Comerciantes. También se renovarán los aseos y vestuarios para el personal del mercado y para el uso público.

Adicionalmente, se creará un aula de cocina versátil que permitirá desarrollar actividades en grupo, así como un nuevo almacén general para los comerciantes.

El concejal de Comercio y Mercados, Álvaro Lavín, ha destacado que esta actuación será financiada a través de las ayudas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para el apoyo a los mercados. Lavín ha señalado que se espera que la remodelación esté terminada para el verano y ha enfatizado que este proyecto es una muestra del proceso continuo de mejora en los mercados para potenciar su actividad.

Lavín también ha mencionado que durante este primer trimestre se presentarán las conclusiones de un estudio de alternativas de futuro para el mercado, el cual servirá como guía para lo que deberá ser una vez que finalicen las actuales concesiones en 2032.

El Mercado de la Esperanza, diseñado por los arquitectos Eduardo Reynals y Juan Moya, fue inaugurado en 1904 y es una de las escasas muestras de arquitectura en hierro decimonónica que se conservan en España. Actualmente, es el mercado más grande de Cantabria y se dedica principalmente a la venta de alimentos, con la planta baja dedicada al pescado y marisco, y la planta alta a los productos cárnicos, lácteos, frutas y verduras.