• domingo 25 de septiembre del 2022

El osezno recuperado en León evoluciona favorablemente en Cantabria

img

El animal continuará en Villaescusa unos cuantos meses antes de su reintroducción al medio natural, siempre y cuando su evolución sea conveniente

SANTANDER, 26 Jun.

El osezno recuperado en la provincia de León está en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria, ligado de la Consejería de Medio Ambiente, donde evoluciona favorablemente de las lesiones sufridas el mes pasado de mayo, en el momento en que fue encontrado en estado crítico por un especial en una ciudad del ayuntamiento leonés de Igüeña.

Desde el instante en que fue salvado por agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León, el animal ha continuado ingresado en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid para volver como estaba del estado en el que fue hallado, con síntomas de deshidratación y una desmejorada condición corporal.

En sus primeros días desde su llegada al Centro, el osezno estaba en estado crítico con pronóstico guardado, presentando estupor y reflejos disminuidos. Conforme fueron pasando los días, mostraba periodos de alarma eventuales hasta hallarse totalmente atento con contestación a los estímulos ambientales que le rodeaban.

Después de las primeras semanas de régimen, empezó a poder incorporarse sobre las extremidades siguientes, llegando a sostener la estabilidad en estación por cortos periodos de tiempo, hasta el momento en que al final logró caminar, correr y escalar, pasando de los 3.800 kilos a los 8.950 kilos de peso.

Tras esta primera etapa de restauración, el osezno fué movido esta semana a Cantabria para comenzar la segunda etapa de restauración en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre, situado en Villaescusa, donde se someterá a un régimen de restauración con el propósito de que logre ser liberado con garantías en el medio natural, informó el Gobierno de Cantabria.

Para esto, continúa en unas instalaciones capaces para este género de recuperaciones en las se impide el contacto con humanos en un ámbito controlado y haciendo un rastreo completo para proseguir su avance de forma habitual en condiciones de mínima intervención humana.

El traslado desde Castilla y León a Cantabria se hizo sin ningún género de complicación y a lo largo de sus primeras horas en las instalaciones de enormes mamíferos del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria su adaptación es buena.

Absolutamente naturalizadas con un bosque cantábrico, las instalaciones del Centro cuentan, además de esto, con un hospital pertrechado para efectuar pruebas diagnósticas y de régimen.

La previsión de los profesionales es que el animal continúe en el Centro entre uno y un par de meses, intérvalo de tiempo en el que se calcula que recupere un peso mínimo y una edad de entre 7 y 8 meses, mientras que la evolución sea conveniente y el ejemplar sea capaz para su reintroducción al medio natural.

Se habla del quinto osezno que pasa por las instalaciones de Villaescusa una vez que otros 4 ejemplares de comunidades autónomas lindantes hayan continuado en el Centro con un resultado exitoso, fruto de la buena colaboración entre gestiones en temas de restauración y rehabilitación de especies de fauna silvestre.

Tras su estancia en Cantabria, va a ser movido a las instalaciones para la aclimatación de osos pardos que tiene la Junta de Castilla y León en la finca de Valsemana, en la provincia de León, en condiciones de semilibertad, siguiendo las vivencias de las oseznas Saba y Éndriga que, tras su paso por el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria, fueron reintroducidas con éxito en el medio natural.

Más información

El osezno recuperado en León evoluciona favorablemente en Cantabria