• martes 7 de febrero del 2023

El plan energético de la UC ofrece el cierre del campus 3 semanas y restricciones de espacios, horarios y calefacción

img

La Universidad aprueba un Plan de Sostenibilidad Energética para achicar un 15% el consumo

SANTANDER, 24 Oct.

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Cantabria ha aprobado el día de hoy un Plan de Sostenibilidad Energética con la meta de conseguir una reducción del 15% en el consumo sobre el nivel medio de los cinco años precedentes al comienzo de la pandemia, y que incluiría medidas como el cierre del campus tres semanas por año, y restricciones de espacios, horarios y calefacción, que no se pondría en el momento en que haya mucho más de 14 grados en el exterior.

Según informó la UC, el plan contempla medidas de contención y ahorro energético para realizar en frente de la presente situación de subida de costos de los recursos, y está online con sus compromisos medioambientales y de eficacia en el consumo de energía del Plan Estratégico 2019-2023 de la institución.

Este nuevo plan, amoldado a las situaciones recientes por la Gerencia, el Vicerrectorado de Campus, Sostenibilidad y Transformación Digital y el Servicio de Infraestructuras, responde a la necesidad de achicar el gasto energético, que supuso en 2022 el 1,5% del presupuesto de la UC (1,92 millones de 122). La previsión de cara al año próximo es que la factura energética suba un 143%, llegando a los 4,67 millones de euros. En la situacion del gas, la subida sería del 349%, pasando de 470.000 a 2,1 millones.

El plan considera acciones en general a tomar por toda la red social universitaria, por los centros y por los servicios, tal como medidas de confort higrotérmico --sepa de malestar térmico-- y organizativas. Entre estas últimas se prevén distintas acciones que la institución va a poder ir tomando paulativamente en función de las pretensiones y que afectan a los horarios de apertura de inmuebles, facultades y academias.

Según el archivo, con carácter general, éstos continuarán cerrados a lo largo de los fines de semana y festivos, abriendo solo en función de criterios energéticos y usando el mínimo de espacios viable.

Adicionalmente se podrían asimismo achicar los horarios de apertura en periodos con actividad enseñante, para lo que se ofrece a los centros, como referencia, conseguir una reducción de 1,5 horas del día a día de cara al segundo cuatrimestre.

Otra medida agregada sugerida es la reducción de horarios en periodos sin actividad enseñante, con 2 opciones complementarias que se considerarían anterior negociación con los órganos de representación que corresponden: el cierre del campus a lo largo de por lo menos un par de semanas en verano y una en las vacaciones de Navidad, y la restricción de horarios a la franja de 9.00 a 14.00 horas.

Las otras 2 medidas dentro serían la viable reducción del número de instalaciones de estudio abiertas a lo largo de fines de semana y festivos, y la restricción del horario de bibliotecas y salas de estudio para la preparación de exámenes, que se examinaría en coordinación con el Consejo de Estudiantes y los servicios implicados.

En cuanto a las condiciones de confort higrotérmico, el Plan comprende que la administración de calefacción y refrigeración es un aspecto clave para contener el gasto energético, y ofrece detallar una temporada de desempeño de la calefacción del 15 de noviembre al 15 de marzo, un horario (de 8.00 a 12.00 y de 16.00 a 18.00, con encendido a las 7.00 cada lunes y días siguientes a festivos), desconectándola siempre y cuando la temperatura exterior sea mayor a 14 grados.

A éstas se aúnan otras medidas de ahorro, la mayor parte ahora implantadas, para la red social universitaria y los servicios centrales: apagado de ordenadores, equipamiento ofimático y equipos de laboratorio, prohibición de empleo de equipos particulares de climatización, campañas de capacitación y sensibilización sobre la utilización de la energía, control del encendido de luces y de la ventilación, desconexión de termos y calentadores salvo casos inusuales y desconexión de secamanos.

Para los centros de la UC, se establecen personas encargadas para el control del consumo energético y se dan sugerencias en lo que se refiere a iluminación de zonas recurrentes y ajuste de temperatura de la calefacción y refrigeración.

La Universidad de Cantabria ahora tenía un Plan de Ahorro Energético antes de la crisis energética de hoy, apoyado en tres pilares: la adquisición de energía mediante consorcios que dejan conseguir mejores condiciones económicas (en verdad está adscrita a un contrato marco impulsado por el Gobierno de Cantabria de costos fijos para la electricidad); la eficacia energética, con una actualización incesante de las instalaciones; y la administración de la demanda, con políticas de apagado automático, racionalización de horarios y/o temperaturas de climatización.

El Consejo de Gobierno festejado el día de hoy ha abordado otros temas en general, de ordenación académica y profesorado, campus y también investigación y política científica.

Entre ellos resaltan la aprobación del Código de Buenas Prácticas de Investigación de la Universidad de Cantabria y el Registro de Grupos de Innovación Enseñante.

También se ha acordado cambiar múltiples normativas: la de Doctor Honoris Causa, la de programas académicos con recorridos consecutivos en el ámbito de la Ingeniería y la Arquitectura, las de estudios de nivel y máster, los factores de ponderación para la admisión al Grado en Ingeniería Civil, el Reglamento de Régimen Interno de la Biblioteca, el Reglamento del Comité de Ética de Proyectos de Investigación y el Reglamento del Comité de Bioética.

Más información

El plan energético de la UC ofrece el cierre del campus 3 semanas y restricciones de espacios, horarios y calefacción