• lunes 26 de septiembre del 2022

El Supremo exculpa a Pernía de administración desleal del Racing y le condena a un año de prisión por apropiación

img

Por desviar 42.970 euros del club a una mercantil sin vinculación con la escuela de fútbol construída en Brasil para la capacitación de players

SANTANDER, 15 Jul.

El Tribunal Supremo ha absuelto al expresidente del Racing de Santander Francisco Pernía del delito de administración desleal a lo largo de su mandado adelante del club (2006-2011) y de entre los hechos integrados en el continuado de apropiación incorrecta por el que había sido culpado, considerándole de esta forma solo creador de uno y también imponiéndole la pena de un año de prisión, tres menos que los pactados por la Audiencia Provincial de Cantabria -y, con lo que, no ingresará en prisión-.

Así lo soluciona la Sala de lo Penal del TS en una sentencia, a la que tuvo ingreso Europa Press, donde cree en parte el recurso de casación interpuesto por la defensa contra la resolución de la Sección Primera de la AP -que asimismo acordó multa de 3.600 euros y una indemnización total de 127.327-.

El fallo del prominente tribunal, que aplica también la atenuante de dilaciones incorrectas y contra el que no cabe recurso alguno, deja sin efecto las indemnizaciones civiles acordadas con relación a los ilegales de los que fué absuelto Pernía, y afirma de trabajo las costas de instancia que corresponden a exactamente los mismos.

Fue acusado y culpado por apropiación incorrecta por la administración de la escuela de fútbol Racing Primavera en Brasil, para conformar a players para su incorporación al club, específicamente por desviar 42.970 euros del club a una mercantil sin vinculación con la entidad --único fundamento por el que sostiene la condena el Supremo-- y por el pago de facturas por un valor de 60.684 euros.

También fue procesado por administración desleal, por la adquisición de un vehículo de gran lujo -un Audi S8 por importe de 84.000 euros- con cargo al club para empleo único y por la indemnización de cien.000 euros a José Campos (a su compañía, Galería Etnias) por despido o rescisión contractual.

Tras el juicio, festejado en el mes de enero de 2020, Pernía resultó culpado al lado de los agentes José Ignacio Urquijo y Juan Vergara -admitieron un año y seis meses de prisión cada uno de ellos por apropiación incorrecta, la mitad que solicitaba al comienzo el fiscal, que demandaba y sostenía seis años para el presidente-.

La Audiencia impuso a los tres una indemnización de 60.840 euros al Racing y multas de 3.600 euros a Pernía y de 3.240 a Urquijo y Vergara, y el pago por igual de las costas procesales.

El expresidente del Racing de Santander recurrió la sentencia de la Audiencia de Cantabria aduciendo diez cuestiones. El recurso fue aceptado por la Sala Segunda del TS, que se reunió para deliberar y elegir en la época del pasado junio. La sentencia se ha dictado un mes después, el 14 de julio.

En relación a las fundamentos relacionados con la apropiación incorrecta, los jueces han apreciado "inquietudes razonables" sobre la participación de Pernía en el "desvío delictivo de dinero" usando las facturas emitidas por una mercantil --Sport Rent Consulting, S.L.-- en beneficio de los coacusados no recurrentes, con lo que considera procedente su absolución por esta razón.

Igualmente, piensan que han surgido "inquietudes razonables" sobre la viable justificación de los pagos cuestionados. "La prueba iniciativa por la defensa era de resultado dudoso, pero las secuelas de la indecisión no tienen la posibilidad de recaer sobre el acusado", razonan.

En su recurso, Pernía denunció vulneración de la presunción de inocencia en relación a múltiples puntos, entre ellos los pagos realizados a una sociedad --Master Freios Ltda. Car Services-- y mantenía que una opinión "adecuada" de la prueba conducía a deducir "acreditado" que exactamente los mismos se hicieron para enfrentar costos de la Escuela de Fútbol Racing Primavera que el club tenía en Brasil.

Pero analizada la práctica efectuada y los razonamientos esgrimidos, los jueces concluyen que "no puede mantenerse que los datos incorporados a esa cuenta contable dejen estimar acreditado que los pagos se hicieron para la Escuela".

En relación a estas operaciones, Pernía asimismo adujo que "ninguna" de las consideradas delictivas superaba los 50.000 euros, con lo que comprendía que "no era procedente ver una exclusiva agravación" en atención a esa cuantía, fundamento estimado por el TS.

"Es verdad que ninguna de las operaciones delictivas sobrepasa la cuantía de 50.000 euros, con lo que solo la suma de exactamente las mismas deja utilizar la agravación sosprechada" en el Código Penal, enseña en el fallo el tribunal.

Así, al concurrir una situación atenuante, la pena va a deber imponerse en la mitad inferior, o sea, entre un año y tres años y seis meses de prisión y multa entre seis y nueve meses.

Por otro lado, uno de las causas de la casación relacionados con la presunta administración desleal del Racing debe ver con el turismo de gama alta que su entonces presidente adquirió "con fines de representación, pero no para integrar a su patrimonio, sino más bien para el club, en cuyo patrimonio continuó, sosteniendo exactamente el mismo valor", según precisa la sentencia del Supremo.

"Reemplazó con él otro afín, de forma que puede mantenerse que el club comprendía que era la gama correcta para esa finalidad de representación. El vehículo se empleaba para fines sociales no solo personales del presidente, y no ocultó la adquisición ni el valor de exactamente la misma ni las condiciones en que se pactó", sobran los jueces.

Y añaden sobre esto que dicho empleo "no podía ser ignorado por los órganos sociales en el momento en que el vehículo previo se había empleado públicamente a lo largo de tres años desde su adquisición".

El otro fundamento relacionado a dicho delito proviene de la indemnización de cien.000 euros a José Campos (a su compañía, Galería Etnias) por despido o rescisión contractual.

Analizado este suceso y las alegaciones realizadas, la Sala de TS concluye que es imposible asegurar que el recurrente "pudiese comprender que la indemnización, cuyo pago acordó, no podía obedecer o no podía hallar justificación en la resolución adelantada del contrato con la sociedad de la que era titular José Campos".

Al opuesto, piensa que Pernía "actuaba en la creencia de que la resolución del contrato gracias a los anteriores disconformidades permanentes conducía a la justificación de una indemnización". Así, "no puede concluirse que conociese el carácter engañoso de su actuación, ni la causación de un perjuicio económico que era inexistente, puesto que el pago obedecía a una causa consistente en la resolución adelantada de un contrato y en ese sentido hallaba su justificación".

La estimación los dos fundamentos establece que no procede la condena por el delito de administración desleal, y al aprobarse asimismo alegaciones similares con la apropiación incorrecta continuada, Francisco Pernía solo fué culpado por entre los hechos integrados en este último ilícito.

Más información

El Supremo exculpa a Pernía de administración desleal del Racing y le condena a un año de prisión por apropiación