Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

El Tribunal Constitucional respalda la vacunación Covid de un niño cántabro pese a la oposición de los padres

El Tribunal Constitucional respalda la vacunación Covid de un niño cántabro pese a la oposición de los padres

El Tribunal Constitucional ha respaldado la vacunación del Covid-19 a un niño de siete años en Cantabria, a pesar de la desacuerdo entre sus padres, tras otorgar a la madre la facultad de decidir tomando en cuenta las recomendaciones sanitarias y la protección de la salud del menor.

En una sentencia obtenida por Europa Press, el TC ha rechazado el recurso de amparo presentado por el padre, quien argumentaba los riesgos y consecuencias nocivas de la vacunación, frente a los autos emitidos por el Juzgado de Primera Instancia número 9 de Santander y la Audiencia Provincial.

Los magistrados de la Sección Primera de la Sala Primera que analizaron el caso han determinado que no se ha vulnerado el derecho a la integridad personal, reconocido en el artículo 15 de la Constitución Española, al constatar que se cumplen los requisitos legales para el consentimiento por representación, otorgado por los padres o por la autoridad judicial en caso de desacuerdo.

También se ha señalado que no existe ausencia de consentimiento informado, ya que los padres, quienes trabajan en el ámbito sanitario, contaban con la información adecuada para dar su consentimiento, incluso antes de iniciar el procedimiento legal, a pesar de que el niño "carecía de la capacidad emocional e intelectual necesarias para comprender el alcance de la intervención".

En la sentencia, el Tribunal Constitucional destaca que las resoluciones judiciales anteriores se basaron en la protección del interés superior del menor en relación con su salud, considerando las recomendaciones de las autoridades sanitarias a favor de la vacunación de menores. Estas resoluciones tuvieron en cuenta la ponderación de riesgos y beneficios de la vacuna, aspectos que no fueron desacreditados por los informes presentados por el padre.

Ante la discrepancia en el ejercicio de la patria potestad, la madre solicitó intervención judicial y el juez de Primera Instancia 9 de Santander le atribuyó la facultad de decidir sobre la vacuna contra el coronavirus, siguiendo la recomendación de la Asociación Española de Pediatría y tomando en cuenta la aprobación de la vacuna por las agencias europea y española de medicamentos y productos sanitarios.

La Audiencia confirmó la resolución del juez de instancia al considerar el interés superior del menor y las recomendaciones de las autoridades sanitarias, teniendo en cuenta que el niño está sano, no tiene alergias y ha recibido todas las vacunas del calendario.

El padre presentó un recurso de amparo alegando la vulneración de diversos derechos fundamentales, que fue admitido a trámite por su trascendencia constitucional. Sin embargo, el Tribunal Constitucional rechaza que se haya violado el derecho a la integridad física y moral, al no apreciar la ausencia de consentimiento informado y al considerar que se ha buscado proteger el interés del menor y su salud.