• viernes 07 de octubre del 2022

El TSJC asegura diez años de prisión a un hombre por abusar múltiples ocasiones de una menor en el momento en que iba a su casa

img

SANTANDER, 8 Jul.

El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) confirmó la condena a diez años de prisión a un hombre acusado de abusar sexualmente múltiples ocasiones de una menor de 13 años utilizando las visitas a su casa acompañada de su madre.

El tribunal desecha de esta forma el recurso anunciado por el culpado contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Cantabria, que en el mes de febrero pasado le consideró creador de un delito continuado de abuso sexual con ingreso carnal a menor de dieciséis años.

Además de la pena de prisión, se le prohibió hacer llegar o arrimarse a la pequeña en el transcurso de un periodo de tiempo de 12 años y se fijó una medida de independencia observada a lo largo de cinco años desde su salida de la prisión.

En término de compromiso civil, la Audiencia le condenó a abonar a la menor 8.000 euros por el daño ética provocado, "derivado del acatamiento a relaciones íntimas sin tener la madurez bastante" y, "particularmente, atendiendo a la una gran diferencia de edad entre las dos personas" -él tenía 34 años en el momento en que tuvieron rincón los hechos-.

En su recurso contra la sentencia de la Audiencia, la defensa del culpado adujo que este ignoraba la edad de la víctima y que ella trató de esconder este radical.

Sin embargo, el tribunal de apelación comprende que "no puede ser apreciada la presencia de semejante fallo, pues el tribunal de instancia ha constatado directamente el aspecto física de la menor, al decir que su apariencia se correspondía con el de un individuo de su edad".

Además, menciona a los reportes profesionales aportados, que refieren falta de madurez e inclusive bajo avance, y a las afirmaciones de un testigo, que manifestó que el culpado le reconoció que la chavala podría ser menor de 16 años.

En este sentido, la Sala de lo Civil y Penal del TSJC ten en cuenta que "está obligado a cerciorarse de que la menor tenía edad bastante para permitir válidamente una relación íntima", y que enseñar "indiferencia hacia la edad del menor deja declarar concurrente el dolo del acusado, por lo menos como eventual, toda vez que este acepta que el menor no alcance la edad de predisposición de la independencia sexual".

La sentencia detalla las varias visitas de la pequeña y su madre que el hombre recibía en su residencia y de qué manera, cuando menos en tres oportunidades, sostuvo con la primera relaciones íntimas con penetración. Para ello, aprovechaba instantes en los que la madre se encontraba en otras estancias de la vivienda y él podía quedarse solo con la menor en su dormitorio.

Según el relato de los hechos, frecuentemente el acusado dejaba a la menor su móvil, con el que accedía a ciertas comunidades, y en una ocasión le entregó a la pequeña veinte euros.

Tres meses una vez que comenzaran las visitas, se causó una discusión entre la madre y el en este momento culpado, donde ella le acusó de "sostener relaciones carnales con su hija". Un día siguiente, la mujer presentó una demanda y un par de semanas después la menor fue declarada en situación de desamparo por el Instituto Cántabro de Servicios Sociales.

La Audiencia Provincial tuvo presente en su resolución la declaración de la menor, la de su madre y la de múltiples presentes que estaban en la vivienda. También, las consideraciones de los peritos, para todos los que "se aprecia que la pequeña es individuo que aún no ha alcanzado la edad adulta a todos y cada uno de los efectos y además de esto muestra un retardo madurativo que la hace ser realmente infantil".

Esa situación, según la sentencia, "se expone indiscutible", no solo por el hecho de que el aspecto de la menor se correspondía con el de un individuo de su edad sino más bien por el hecho de que "presentaba un avance mental aun bajo la edad física del que el acusado debió percatarse".

"Por mucho más que la menor pudiera decir que su edad era superior, ningún elemento apoyaba que llegara a los dieciséis años: ni su fachada, ni su intelecto, ni las variantes que ella mostraba sobre tal radical. En cualquier situación, el acusado, de 34 años en aquel instante, actuó con absoluta indiferencia respecto de semejante radical", concluye.

Contra la sentencia del TSJC cabe recurso de casación frente al Tribunal Supremo.

Más información

El TSJC asegura diez años de prisión a un hombre por abusar múltiples ocasiones de una menor en el momento en que iba a su casa