Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

El TSJC detiene la demolición de 86 hogares en Argoños

El TSJC detiene la demolición de 86 hogares en Argoños

El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria ha decidido paralizar el derribo de 86 viviendas en Argoños, 78 en la urbanización Pueblo del Mar y ocho en La Llana 2. Esta medida se lleva a cabo después de que el Gobierno regional, el Ayuntamiento y las comunidades de propietarios presentaran un incidente de inejecución de sentencias.

El tribunal ha tenido en cuenta el argumento de que ambas promociones se ajustan a la legalidad vigente en el planeamiento urbanístico, mientras que el Tribunal Supremo no resuelva el recurso contra la anulación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

Este Plan ha sido declarado nulo por la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC y ha sido recurrido en casación por el Gobierno regional al Alto Tribunal. Es este Plan el que respalda el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Argoños, aprobado este año, y que a su vez, ampara las licencias concedidas para dichas viviendas.

El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria ha concedido la paralización de los derribos ante las posibles consecuencias negativas que podrían surgir si el Supremo confirma la legalidad vigente del PORN, del PGOU y, por ende, de las licencias emitidas.

El consejero de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Roberto Media, ha dado importancia a esta noticia, considerándola un "alivio" y un "balón de oxígeno" para los propietarios de las viviendas. Además, ha reafirmado el compromiso de la presidenta, María José Sáenz de Buruaga, de encontrar una solución definitiva a este problema durante su mandato.

El Gobierno regional seguirá trabajando con rapidez y eficacia para regularizar urbanísticamente donde sea posible, proporcionar una vivienda de sustitución cuando no haya otra opción y, en última instancia, indemnizar a los afectados. El consejero ha mostrado el apoyo del Gobierno a los propietarios y les ha asegurado que no están solos en su lucha por resolver esta situación injusta que han sufrido durante más de dos décadas.