• miércoles 28 de septiembre del 2022

Estrenada la vía ferrata de Valderredible: 300 metros de paseo, 55 de desnivel y capaz para todos y cada uno de los públicos

img

La novedosa dotación, situada en la ciudad de Villaescusa de Ebro y situada en una zoan CEPA, incluye un puente tibetano de prácticamente 50 metros

SANTANDER, 25 Jul.

El asesor de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, Javier López Marcano (PRC), ha estrenado esta lunes en Villaescusa de Ebro (Valderredible) la novedosa vía ferrata habilitada por su departamento y que da un paseo de 300 metros, 55 de desnivel y capaz para todos y cada uno de los públicos.

Marcano explicó que esta novedosa dotación turística, que ha supuesto una inversión de 35.000 euros, responde a la apuesta de su departamento por impulsar el turismo de las vivencias, que, según dijo, cada vez desplaza a un mayor número de apasionados.

Además, se mostró convencido de que va a ayudar a dinamizar esta región de Cantabria y ha subrayado que el emprendimiento va asimismo en la línea de la estrategia desarrollada por el Gobierno autonómico para combatir contra la despoblación y seguir hacia un modelo de economía circular.

Marcano ha subrayado que la novedosa instalación está en un ambiente "muy singular", enclavado en una región particular de protección de aves (CEPA), algo que, a su juicio, contribuye valor añadido a la actividad ya que deja contemplar una extensa variedad de aves rapaces como el
alimoche, el buitre leonado, el milano negro, el aguilucho pálido o el águila real.

El asesor estuvo acompañado instantaneamente inaugural, entre otros muchos, por la directiva general de Turismo, Marta Barca, y por el alcalde de Valderredible, el asimismo regionalista Fernando Fernández, quien, en expresiones del Ejecutivo en un aviso, ha complacido el ahínco del Gobierno para llevar a cabo situación esta vía ferrata que, según ha señalado, será un "activo primordial" para Valderredible.

La aventura de esta vía ferrata empieza en el estacionamiento de Villaescusa de Ebro, donde se puede dejar el vehículo y donde está la caseta de recepción, que da asimismo la oportunidad de
rentar los equipos.

Desde allí se ingresa a la vía ferrata por medio de un camino de unos 350 metros y, al terminar el camino, otro sendero conduce al usuario de vuelta al mismo sitio. En total, la duración de la actividad, incluyendo los traslados de ida y vuelta desde el aparcamiento, es de unas 2 horas, precisamente.

El paseo está compuesto por 4 partes distinguidas: el ingreso al comienzo de la vía por un camino marcado desde el estacionamiento, el ascenso vertical por una pared con orientación oeste y después nordoeste, pertrechada con escalones metálicos para lograr progresar de forma cómoda; la progresión horizontal, que busca de forma natural los pasos aéreos que proporciona la roca y también incluye, como singularidad, un puente tibetano de 3 cables de 48,5 metros, y, por último, el descenso por una senda que transporta de vuelta al punto de partida.

La vía ferrata se recorre siguiendo una línea de vida instalada durante todo el trazado y a la que el participante se sosten a través de mosquetones para asegurar su seguridad.

Además, en el punto de comienzo de la vía ferrata se expone un letrero en el que se aconseja los clientes portar equipos de protección individual correctos (sistema de disipación de energía, arnés, casco), tal como otros elementos de seguridad como botas de montaña y guantes.

También se comunica de la longitud, diferencia de altura, tiempo de ascenso y tiempo de descenso, nivel de contrariedad, descripción topográfica del itinerario y también información sobre probables salidas de urgencia y contacto en el caso de imprevisibles.

Más información

Estrenada la vía ferrata de Valderredible: 300 metros de paseo, 55 de desnivel y capaz para todos y cada uno de los públicos