• sábado 24 de septiembre del 2022

Felipe González piensa que España solo va a salir de la crisis "haciendo un trabajo entre todos" y con "pactos de Estado"

img

Sostiene el "optimismo" sobre la aptitud del país de enfrentar las adversidades, pero reitera que la urgencia de un "pacto de rentas"

SANTANDER, 5 Jul.

El expresidente del Gobierno Felipe González piensa que España solo va a poder salir de la crisis "empujando y haciendo un trabajo" entre todos por el hecho de que no va a haber "ningún milagrero, ni de un signo ni de otro, que vaya a solucionar el inconveniente". Por ello, ve "esencial y urgente" a que las "fuerzas políticas centrales" del país pongan fin al "guirigay" de "insultos" en el Congreso y "se comprendan" en los primordiales inconvenientes y lleguen a "pactos de Estado".

Uno de estos "pactos de Estado" ha de ser, a su juicio, adoptar un "pacto de rentas" que contribuya a repartir equitativamente las "cargas" del "golpe doble" que supuso, primero, la crisis de 2008 y, en este momento, las secuelas de la pandemia y la guerra en Ucrania.

González ve viable lograr este acuerdo si las partes ceden y ha sobre aviso de que "cada día que perdamos" para llegar a ese pacto de rentas "mucho más se aproxima la llegada del ajustador, que nos ajustará".

También piensa que España que debe solucionar su déficit estructural por la carencia de capital suficientes para mantener la "agilidad de crucero de sus costos". "En la composición de nuestros capital falta un 5,5% de capital", dijo el expresidente, que cree que eso va a haber que "arreglarlo en algún instante" puesto que, en caso contrario, la deuda medrará.

Así lo ha sobre aviso este martes en Santander Felipe González, que esta mañana ha abierto las 'Diálogos con los expresidentes del Gobierno' organizadas por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) para charlar de 'España en el planeta frente al futuro'.

En el diálogo que, en esta actividad mantuvo con el presidente del Real Instituto Elcano, José Juan Ruiz, González, "a contracorriente del pesimismo dominante", sostiene el "optimismo" sobre la aptitud de España para enfrentar las presentes "adversidades" a nivel global y salir adelante y cree que, para esto, tiene "mucho más instrumentos que otras frecuentemente". Sin embargo, ha insistido en que solo va a poder conseguirlo, si se hace "entre todos".

En su intervención, González ha tocado multitud de temas, como la contienda de Ucrania y la figura de Vladimir Putin; la democracia y los populismos; la "hiperglobalización" y los "desequilibrios" que generó la "interdependencia creciente" entre países, que en este momento se aprecian, según dijo con la guerra; el papel de España en la UE, la OTAN y en Latinoamérica, y las preferencias que debe tener, e inclusive las comunidades y, como él las ha llamado, "la prisión del sí me agrada".

Sobre la situación en el planeta de España, González ha señalado que hablamos de una "capacidad de tipo medio", "no tan pequeña para no tenerla presente ni tan enorme para ocasionar miedos a absolutamente nadie"; "importante para lo que nos importa", y que debe determinar "precisamente cuáles son sus "preferencias", que están --dijo-- en Europa, en América Latina y en el Mediterráneo.

"Nosotros formamos una parte de un club que es Europa; de otro club atlántico, que es la OTAN, y contamos relaciones particulares de vínculos mucho más estrechos, frecuentemente por cercanía, como el Mediterráneo, y otras por identidad, con América Latina", ha resumido.

Respecto al Mediterráneo, ha subrayado la necesidad de contemplar "seriamente" la supervisión de ese flanco sur de la OTAN, en el que, según González, Marruecos "no está en aptitud de supervisar su frontera" y Mauritania tampoco.

"¿Por qué no se triangula esa cooperación seriamente y no solamente se piensa en el escudo antimisibles que mira al Mediterráneo oriental, que está realmente bien, pero no es nuestra prioridad", se ha preguntado.

Y asimismo se ha referido al enfrentamiento abierto sobre la necesidad de aumentar o no el gasto en defensa que tan en enfrentamiento está ahora mismo. "Los que desean que haya menos gasto en defensa, cosa que puedo comprender, al tiempo desean que haya mucho más autonomía respecto de Estados Unidos, cosa que no puedo comprender", ha señalado

"Si yo tengo un ataque extemporáneo de amabilidad universal y le declaro la paz al planeta, si alguien me molesta reclamaré al profesor armero por no ser previsor, pues no deseo que absolutamente nadie me moleste", ha advertido.

Y en relación a los efectos de la guerra en Ucrania, González piensa que ésta demostró la secuelas de la "hiperglobalización" de hoy y de los "desequilibrios" que generó la "interdependencia creciente" de los países, que llevó al movimiento de multitud ocupaciones hacia ciertas unas partes del planeta, provocando, en este momento, con la contienda inconvenientes para el suministro.

Y es que, según dijo, la guerra de Ucrania revela, si bien "a toro pasado", que "no fue un acierto" hacer una interdependia con Putin" en cuestiones como el gas o el petróleo.

En este sentido, ha señalado que al paso que para los mandatarios de países como Alemania o Francia, las "secuelas en concepto de inflación son fundamentales desde la perspectiva del destino político, pero para Putin son menos esenciales". "Putin puede soportar no sé cuántas sanciones, es realmente difícil que la oligarquía trema", ha opinado.

En esta línea y en relación a las sanciones a Rusia, González ve un "simplificación" y una "verídica tontería" que las autoridades de europa crean que con el dinero que se le "trinque" a los oligarcas rusos se va a poder reconstruir Ucrania.

"Si hace faltan 700.000 millones de euros para reconstruir Ucrania, imaginemos, por supuesto no saldrá de 20 oligarcas. Les aseguro que no, con lo que el planteo debe ser otro", ha opinado.

González piensa que, con lo ocurrido en Ucrania, se marcha a ir "hacia otro género de gobernanza" y, en ese sentido, piensa que Europa, y primordialmente España, debe ver a América Latina, que, a su juicio, va a divertirse un papel trascendental.

Y es que, bajo su punto de vista, "parte de la cadena de suministro que le falta" a Europa "estará en América Latina". Por ello, cree que es "bien difícil de opinar· que no se estable un convenio birregional con Mercosur en el momento en que, a su juicio, "las economías son completamente complemetarias".

Y ha advertido que China asimismo estará rivalizando en ese ámbito, con lo que los países de Latinomérica deberán "medir bien sus intereses".

Por otra sección, González hizo, en el presente contexto que se vive, una defensa del sistema democracia, en el que, según dijo, "ciertos perdieron fe".

"Sería bueno que recobrarán próximamente la fe, antes que echen de menos el sistema democrático por el hecho de que lo perdieron, cosa que sucede con una mayor frecuencia de la que se puede imaginar", ha advertido.

González ha reconocido que la democracia "no garantiza el buen gobierno", pero sí da la aptitud de "echar al gobierno que no nos agrade".