Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Finalización prevista en dos años de obras en el río Saja para prevenir inundaciones.

Finalización prevista en dos años de obras en el río Saja para prevenir inundaciones.

Las obras de restauración fluvial y defensa en el río Saja para hacer frente a los riesgos de inundación en Cabezón de la Sal, Mazcuerras y Reocín, estarán finalizadas en un plazo de dos años. Se trata de dos actuaciones ya en marcha con una inversión de 8,6 millones de euros del Ministerio para la Transición Ecológica.

Así se ha dado a conocer durante la visita a estas obras realizada por la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones; el director general del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teodoro Estrela; y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Manuel Gutiérrez.

Todos ellos han destacado que se trata de dos importantes obras para estos tres municipios que durante años han sufrido inundaciones en episodios de intensas lluvias, las últimas en 2019, y que reducirán "muy significativamente" ese riesgo.

A la visita, que ha tenido lugar en la zona de la pasarela peatonal de madera que une los pueblos de Vernejo y Cos también han asistido el alcalde de Cabezón de la Sal, Óscar López, y el primer teniente de alcalde de Mazcuerras, Raúl Fernández.

En concreto, se trata de la recuperación hidromorfológica del Saja entre los núcleos de Caranceja y Casar, en los términos municipales de Reocín y Cabezón de la Sal, por 3,4 millones de euros, y las obras para la recuperación medioambiental del río entre los puentes de Santa Lucía y Virgen de la Peña, en Cabezón y Mazcuerras, por 5,2 millones.

La ejecución de ambas actuaciones está dirigida y supervisada por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC).

La primera de las actuaciones, iniciada el 7 de septiembre, entre los núcleos de Caranceja y Casar, tiene como finalidad restaurar ambientalmente este tramo del río y reducir el riesgo de inundación en avenidas en las dos localidades colindantes.

Para ello, el proyecto plantea recuperar antiguos brazos del Saja, actualmente sin funcionamiento, a los que se dará continuidad hasta aguas abajo de Casar de Periedo, para lo que será necesaria la construcción de una obra de drenaje bajo la carretera N-634 a su paso por Caranceja. También incluye elementos de defensa contra en las zonas más próximas a las viviendas de Casar de Periedo y Caranceja.

Además, se implantarán tratamientos de silvicultura, mitigación y control de especies exóticas y recolonización con variedades autóctonas establecidas en otros tramos del río.

El Gobierno de Cantabria ha realizado la expropiación de los terrenos necesarios para la ejecución de la obra.

La segunda de las intervenciones, iniciada el 11 de agosto, tiene por objeto la restauración y mejora de los hábitats fluviales asociados al Saja, así como la defensa frente a inundaciones con soluciones basadas en la naturaleza, en un tramo de unos 6 kilómetros que abarca desde el puente de la Virgen de la Peña, que une las localidades de Villanueva de la Peña y Virgen de la Peña, y el puente de Santa Lucía, situado en Santibáñez (Cabezón de la Sal y Mazcuerras).

El proyecto contempla, entre otras actuaciones, la mejora de las márgenes del río; la eliminación de obstáculos transversales; la reactivación de 3,6 kilómetros de brazos históricos; la gestión de la vegetación, con erradicación de especies invasoras y plantación de especies autóctonas; la ejecución de motas alejadas del cauce, de un metro de altura media, y el incremento de la laminación en avenidas mediante setos, barreras de retención y zonas de amortiguación.

Estas actuaciones, junto con la implantación de filtros verdes, recogida y gestión de residuos, también contribuirán a la mejora de la calidad de las aguas.

Con estas intervenciones se persigue recuperar el hábitat de las diferentes especies propias de los ecosistemas fluviales que, junto con la creación de una red de islas de hábitat, aumentará incluso la diversificación del medio y de las especies que dependen de ello.

Las actuaciones se completan con cartelería temática, actividades de voluntariado ambiental y divulgación, una app interactiva así como un estudio de evaluación del éxito de la restauración.

A la visita, que ha tenido lugar en la zona de la pasarela peatonal de madera que une los pueblos de Vernejo y Cos también han asistido el alcalde de Cabezón de la Sal, Óscar López, y el primer teniente de alcalde de Mazcuerras, Raúl Fernández.