Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Fiscal solicita 14 años de prisión para conductor clave en trágico accidente de Castelar.

Fiscal solicita 14 años de prisión para conductor clave en trágico accidente de Castelar.

SANTANDER, 18 Oct. - El fiscal ha pedido una condena de 14 años de prisión para el principal conductor implicado en el accidente mortal de Castelar, ocurrido en febrero pasado en esta calle de Santander, en el que murió un motorista de 19 años, y una condena de cuatro años y medio para el segundo conductor.

Por su parte, la acusación particular está solicitando una pena de 13 años y ocho meses de cárcel para ambos automovilistas, según han informado fuentes jurídicas a Europa Press.

Ambas acusaciones imputan homicidio con dolo eventual a los dos conductores, en concurso con un delito de conducción temeraria y otro contra la seguridad vial, por circular bajo la influencia de sustancias estupefacientes y/o bebidas alcohólicas.

La petición de penas se produce después de que el pasado mes de septiembre los dos procesados comparecieran ante el juez que instruye el caso, el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Santander, para definir los delitos atribuidos a cada uno. Ambos serán juzgados por un jurado popular.

El conductor principal, cuyo turismo impactó con la motocicleta conducida por la víctima, Bret Elorza, sigue en prisión preventiva, mientras que el otro acusado quedó en libertad provisional.

La Audiencia Provincial de Cantabria confirmó a finales de julio la decisión del juez instructor de llevar el caso ante un jurado en las diligencias seguidas contra los dos conductores involucrados.

El accidente ocurrió el 3 de febrero por la noche, cuando los dos implicados, B.B. y A.B., presuntamente estaban participando en una carrera en el centro de Santander, que terminó en la calle Castelar con la colisión del vehículo conducido por el primero de ellos, un Audi-4, contra la motocicleta en la que iba el joven Bret Elorza, quien falleció en el acto.

El informe pericial de la Guardia Civil de Tráfico determinó que en el momento del impacto B.B. circulaba a casi el doble de la velocidad permitida en esa vía, que es de 50 kilómetros por hora. Además, dio positivo en alcohol y drogas.

En el caso de A.B., el informe reveló que conducía su vehículo, un Volkswagen Golf, a una velocidad de 114 kilómetros por hora antes de frenar bruscamente. También dio positivo en varias sustancias estupefacientes.

Ambos conductores fueron detenidos y el segundo quedó en libertad bajo fianza posteriormente.