Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Hombre condenado a año y nueve meses de prisión por agredir sexualmente a una amiga durante su sueño

Hombre condenado a año y nueve meses de prisión por agredir sexualmente a una amiga durante su sueño

SANTANDER, 29 Ene.

La Audiencia Provincial de Cantabria ha emitido una sentencia condenando a un hombre por abusar de una amiga mientras dormía en su casa. El hombre ha sido condenado a un año y nueve meses de prisión, además de recibir otras medidas restrictivas y una indemnización económica para la víctima.

La sentencia, que puede ser apelada ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, ha declarado al hombre culpable de abuso sexual y le ha prohibido acercarse o comunicarse con la víctima durante tres años. Además, se le ha impuesto una medida de libertad vigilada por la misma duración y se le ha inhabilitado para cualquier trabajo que implique contacto con menores durante siete años.

La víctima recibirá una indemnización de 4.803 euros por el daño moral sufrido. Según consta en la sentencia, la víctima ha sufrido un trastorno adaptativo reactivo como consecuencia de los hechos, dejándole una secuela de intensidad ligera.

Los hechos probados indican que el acusado tenía una relación de amistad con la mujer y su pareja desde hace meses. Después de tomar algunas bebidas en Santander, los tres se dirigieron al piso del acusado. Mientras la mujer se fue a dormir sola en el dormitorio, el acusado y su pareja se quedaron en el sofá.

En ese momento, el hombre aprovechó que la mujer estaba dormida para entrar en su dormitorio y comenzar a tocarle los pechos por encima de la ropa. La mujer se despertó y lo confrontó, a lo que el acusado se disculpó y alegó que había sido un accidente, incluso llegando a llorar.

Después de que la mujer volviera a dormirse, el acusado procedió a introducir su mano debajo de su pantalón y braga, y a tocarle los genitales. La mujer volvió a despertarse, se levantó de la cama, despertó a su pareja y ambos abandonaron el domicilio.

El tribunal considera que estos hechos han sido probados a través de las declaraciones de la mujer, su pareja y el acusado, el informe forense sobre el padecimiento de la víctima y las conversaciones de WhatsApp entre el acusado y la mujer que tuvieron lugar después de los hechos.

La sala considera el relato de la mujer como persistente, coherente y creíble, además de estar confirmado por su pareja y las mencionadas conversaciones. No existe ningún indicio que haga pensar que la denunciante haya actuado con malicia, especialmente considerando que los tres solían salir juntos desde que el acusado se separó.

Por todo lo expuesto, se considera que está plenamente probado que el acusado se aprovechó de la situación para ingresar subrepticiamente al dormitorio y realizar tocamientos, incluso después de que la víctima le dejara claro su rechazo. La condena de un año y nueve meses de prisión es considerada apropiada, ya que el acusado repitió su conducta a pesar de la falta de consentimiento de la víctima en la primera ocasión. Además, se aprovechó de que la víctima se encontraba en un estado de somnolencia.