Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Hombre sentenciado a prisión por cometer abuso sexual contra amiga de su hermana durante el sueño

Hombre sentenciado a prisión por cometer abuso sexual contra amiga de su hermana durante el sueño

SANTANDER, 31 Ene. - La Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a un joven por un delito de abuso sexual contra una amiga de su hermana mientras dormía. La sentencia impone una pena de cuatro años de cárcel al acusado, así como una prohibición de acercarse y comunicar con la víctima durante seis años. Además, se le impone una medida de libertad vigilada de cinco años y se le inhabilita para trabajar con menores durante diez años. El acusado también deberá pagar una indemnización de 6.000 euros a la mujer afectada por el daño moral causado. La sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial ha aplicado al acusado el delito de abuso sexual con acceso carnal, que era el tipo penal vigente en 2018, año en que ocurrieron los hechos. Esta decisión se basa en considerar que esta legislación es más favorable para el acusado que la actual.

Según los hechos probados en la sentencia, la agresión ocurrió en la vivienda familiar del acusado durante una fiesta de cumpleaños. En un momento dado, el acusado y dos amigas se fueron a la habitación del acusado para fumar hachís. Mientras una de las chicas bajó al garaje, la víctima se puso el pijama y se fue a dormir en la cama del acusado. En ese momento, el acusado la agredió sin emplear violencia, pero sin su consentimiento. La chica despertó y le pidió que la dejara, momento en el que el acusado se apartó de ella.

La víctima abandonó la casa inmediatamente y denunció el incidente. La sala ha valorado la prueba presentada en el juicio y considera que las declaraciones de la víctima son creíbles y convincentes. Además, su testimonio está respaldado por el testimonio de sus amigos, las conclusiones de los médicos forenses y los resultados de los análisis realizados en el Instituto de Toxicología de Madrid, que encontraron el perfil genético del acusado en las muestras tomadas a la joven.

La sala concluye que el acusado es responsable de los hechos denunciados y le impone una pena de cárcel. Sin embargo, se le aplica la atenuante de la responsabilidad penal de dilaciones indebidas debido a la tardanza en la emisión de un informe y a la suspensión del juicio en dos ocasiones. Por otro lado, el tribunal no considera que el estado de estar bajo la influencia de drogas y alcohol sea una eximente parcial, ya que no se ha demostrado que el acusado tuviera su conciencia y voluntad afectadas en el momento del incidente.