Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Joven denuncia abuso tras fiesta en casa de acusado, quien se mantiene en silencio

Joven denuncia abuso tras fiesta en casa de acusado, quien se mantiene en silencio

El acusado de abusar sexualmente de una joven que había acudido a su casa a una celebración se ha acogido a su derecho a no declarar en el juicio contra él, que ha comenzado este martes en la Audiencia Provincial de Cantabria. La víctima, que ha testificado a puerta cerrada, se ha reafirmado en la denuncia.

En la vista, que se celebra en la Sección Primera hasta este miércoles, han comparecido varios testigos, la mayoría amigos de la denunciante y el denunciado. Estos testigos han afirmado que la joven les contó que había sido violada. Incluso se lo comunicó a su novio, llorando y angustiada, antes de denunciar.

También ha testificado la hermana del acusado, quien encontró a su hermano llorando en la habitación donde supuestamente ocurrieron los hechos. Según el testimonio de la hermana, el acusado le confesó haber mantenido relaciones sexuales con la víctima, pero sin especificar si fueron consentidas o no.

De acuerdo con la versión de los testigos, la joven se encontraba en la casa del acusado junto con una amiga para fumar y beber. Después de regresar al garaje, donde se celebraba la fiesta, la denunciante se acostó en la cama del acusado. Por la mañana, los amigos notaron que la víctima se había salido de los grupos de WhatsApp y trataron de contactarla. Finalmente, hablaron con ella mientras se encontraba en el hospital acompañada de otro chico, quien les dijo que habían abusado de ella.

Según el testimonio de la víctima, ella fue violada mientras dormía y despertó al sentir al acusado en sus genitales. Además, relató que esa noche, cuando estaba quedándose dormida, despertó porque el acusado estaba encima de ella y notó la punta de su pene.

La Fiscalía sostiene que se trató de un delito de abuso sexual con penetración, sin violencia, pero también sin el consentimiento de la víctima que estaba dormida boca abajo. El Ministerio Público pide una condena de cuatro años de prisión y seis años de prohibición de comunicarse y acercarse a la víctima, así como una indemnización por daños morales.

En el juicio también han declarado dos guardias civiles que recogieron muestras de ADN y las enviaron al laboratorio. El miércoles se llevarán a cabo las pruebas periciales, conclusiones e informes.