• lunes 26 de septiembre del 2022

Juan José Millas asegura que habitamos una sociedad con valores culturales "muy bipolares"

img

Escritores y psicólogos reclaman que ciencia y humanidades vuelvan a converger para emprender los problemas médicos mental

SANTANDER, 1 Ago.

El escritor Juan José Millás aseguró el día de hoy en Santander que habitamos una sociedad con valores culturales "muy bipolares" y ha defendido la necesidad del "acercamiento entre la razón y la emoción", de que las humanidades y las ciencias, que "siempre y en todo momento habían ido juntas" pero que "se fueron distanciando", vuelvan a converger para emprender los problemas médicos mental.

En este sentido, el lenguaje tiene enorme encontronazo en la salud psicológica ya que la manera de denominar puede saber un régimen o hacer un estigma. Por ello, el asimismo escritor Jesús Carrasco ha subrayado la relevancia de "matizar mucho más" el lenguaje para arrimarse a una situación complicada tal es así que todos nos tengamos la posibilidad admitir en ella ya que todos, en algún instante de la vida, poseemos inconvenientes mentales.

"Hay que hacer un lenguaje mucho más complejo y matizado para referirse a una situación de manera mucho más precisa y hallar resoluciones", dijo Carrasco, apuntando que pocos se identifican con expresiones como "pirado o desquiciado" pero "todos poseemos algo de anormalidad".

Estas cuestiones se han planteado en la rueda de prensa que han brindado Millás y Carrasco, adjuntado con la autora Laura Ferrero, con ocasión del curso 'Ciencias y humanidades en salud psicológica. Diálogos probables entre ámbas etnias', que se festeja en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) bajo la dirección de sicólogo y directivo de Recursos de Atención Social Fundación Manantial, Raúl Gómez, asimismo que se encuentra en el acercamiento informativo.

Gómez ha defendido la necesidad de "alzar el muro" que hay entre las humanidades y el ámbito científico en temas de salud psicológica, que, a juicio de Millás, tienen que comprenderse y no pelearse.

El periodista y escritor valenciano ha contado la anécdota de la madre de un escritor colombiano amigo de el cuya madre es bipolar y que no en todos los casos se tomaba la medicación por el hecho de que, según ha dicho a su hijo, en el momento en que no lo hacía se sentía como Superman y en el momento en que la tomaba "volvía a ser el gilipollas de Clark Kent". Para Millás, ahí se ejemplariza que en esta "negociación" son precisos 2 apoyos, el médico pero asimismo el terapéutico.

Al hilo, Millás ha meditado que todos y cada uno de los superhéroes son bipolares, desde Spiderman hasta los de Marvel como Lobezno, y los progenitores proponen esa cultura bipolar a los pequeños. Y ha subrayado que "la persona más esencial de la historia, Jesucristo, era bipolar" pues era con la capacidad de devolver la visión o de resucitar y asimismo de soliciar que le azotaran y crucificaran.

"Habitamos una sociedad con valores culturales muy bipolares y son primordiales 2 disciplinas, una que actúe en lo biológico y otra en lo sensible", aseguró.

En exactamente el mismo sentido, Ferrero ha reivindicado las ciencias y las humanidades no como contrarios sino más bien como ámbas unas partes de un diálogo.

Al hilo, Gómez ha planteado la dicotomía en salud psicológica de seleccionar entre proceder a un psiquiatra y recibir un régimen farmacológico o mucho más analista, a costa de la palabra, en el momento en que habría que hallar un "punto de intersección, una combinación de régimen médico con un psicoterapeuta u otro profesional".

Un "acercamiento entre la razón y la emoción", ha defendido Millás, que ha rechazado los razonamientos decimonónicos de que la razón lo enseña todo por el hecho de que asimismo es precisa la emoción. Para el escritor, la separación entre las ciencias y humanidades que se causó en el siglo XVII supuso "un divorcio" entre la razón y la emoción en el momento en que las dos son primordiales para comprender la verdad.

Por otra sección, Gómez ha señalado que la salud psicológica está hoy en día en un espacio "prioritario" de la agenda política y de los medios, más allá de que ha instado a "tener precaución" en de qué forma se charla de salud psicológica y de qué forma "se cuenta".

"Por fin hemos comenzado a charlar de la salud psicológica pero hay que bajar al segundo nivel: de qué género de salud psicológica charlamos", ya que el que trata la psiquiatría es el "hegemónico" pero "no el único", con lo que "hay que ver qué género de salud psicológica deseamos y no caer en la politización", abordando la cuestión desde una visión "mucho más integradora", intentando encontrar las "cosas que nos unen y que son recurrentes" entre los dos enfoques, dijo.

Más información

Juan José Millas asegura que habitamos una sociedad con valores culturales "muy bipolares"