Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Juicio absuelve a acusado de abusar de hijastra adolescente debido a incoherencias en su testimonio

Juicio absuelve a acusado de abusar de hijastra adolescente debido a incoherencias en su testimonio

SANTANDER, 23 Ene.

La Audiencia Provincial de Cantabria ha absuelto a un hombre acusado de abusos sexuales a una joven de 16 años, hija de su expareja, debido a la falta de credibilidad del testimonio de la menor y la ausencia de pruebas de los hechos.

La Sección Tercera de la Audiencia tomó esta decisión después de considerar que la chica incurrió en contradicciones y ser la única prueba de cargo en el juicio, sin ningún respaldo de elementos de corroboración externa.

Además, el tribunal no puede afirmar de manera concluyente la existencia de intenciones maliciosas, pero tampoco puede descartarlas a raíz de los testimonios que describen la "obsesión" de la joven por su padrastro y el "control" que ejercía sobre él.

La madre de la menor presentó una denuncia contra su expareja después de que su hija afirmara que el acusado había mantenido relaciones sexuales con ella mientras pasaba la noche en su casa.

Sin embargo, tras un análisis minucioso de todas las pruebas presentadas durante el juicio, la Audiencia concluyó que no existen pruebas suficientes que respalden la versión de los hechos denunciados.

El acusado negó rotundamente las acusaciones y no se presentaron testigos que presenciaran los supuestos abusos. Además, no se encontró ninguna otra prueba objetiva e indiscutible para respaldar la denuncia.

Por lo tanto, la única evidencia en contra es la declaración de la joven, la cual, según el tribunal, no resulta convincente en relación a los hechos más importantes. A lo largo del procedimiento, sus declaraciones han sido inconsistentes y ha habido contradicciones entre sus diferentes relatos.

En el juicio, la joven incluso mencionó detalles que contradecían sus declaraciones anteriores.

En resumen, para el tribunal, las declaraciones de la chica no son persistentes ni coherentes, y no se encontró ninguna prueba externa objetiva que respaldara su testimonio.

El tribunal también menciona que las evaluaciones psicológicas presentadas no tuvieron en cuenta las dificultades personales que la chica ha enfrentado en los últimos años, como la separación de sus padres o la mala relación con su hermana.

Además, el hecho de que la joven haya contado los hechos seis meses después, alegando estar en estado de shock, mientras que nadie haya notado ninguna señal de malestar inmediatamente después de los supuestos abusos, también suscita dudas en el tribunal.

Los testigos afirmaron que nunca habían visto a la joven afectada psicológicamente hasta que el padrastro inició una nueva relación sentimental.

El tribunal concluye que no existen pruebas suficientes para confirmar las intenciones maliciosas, pero considera que los testimonios de los testigos podrían explicar el resentimiento o la venganza de la joven hacia el acusado.

Finalmente, el tribunal expresa su sorpresa por el comportamiento de la chica al día siguiente de los hechos denunciados. Después de los presuntos abusos, la joven preparó comida, pasaron tiempo juntos en la playa y cenaron, e incluso pidió pasar otro día con el acusado antes de marcharse con su madre. Además, continuó visitando la casa del acusado en los meses siguientes y pasó la Nochebuena allí, sin la presencia de su madre. Según el tribunal, todos estos comportamientos no parecen consecuentes con un episodio tan grave como el narrado.