• martes 7 de febrero del 2023

La Audiencia de Cantabria mira tres condenas por la ley del 'sí es sí', y sostiene 2 y rebaja una

img

SANTANDER, 20 Dic.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha dictado tres coches, dados a comprender el día de hoy, en los que mira con la novedosa legislación las penas de cárcel impuestas a tres condenados por delitos contra la independencia sexual.

En 2 de ellos sostiene la pena de la sentencia estable, que en un caso sube a 12 años de prisión por un delito continuado de agresión sexual, al tiempo que en el otro la pena impuesta entonces y que en este momento sigue es de 5 años por un delito continuado de abuso sexual a menor de trece años con prevalimiento.

Sin embargo, en el tercero de los coches rebaja de 4 años y medio a tres años la pena de prisión a un hombre por un delito de agresión sexual con penetración, lo que ha supuesto su excarcelación.

Los tres coches no son firmes y contra ellos cabe interponer recurso de apelación frente a la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

El primero de las situaciones es el de un hombre que fue culpado en el mes de febrero de 2021 por atacar sexualmente en múltiples oportunidades a la que había sido su pareja. El hombre presionó, amedrentó y sometió a su intención a la mujer, con la amenaza de que si no sostenía relaciones con él agrediría a su pareja, como había hecho en otras oportunidades.

Además de por el delito continuado de agresión sexual, el hombre fue culpado por un delito de crueldad de género en su modalidad de castigo frecuente y otro de crueldad de género en su modalidad de humillaciones injustas.

Con la entrada en vigor de la novedosa legislación en materia penal, el letrado del culpado solicitó la rebaja de la pena de prisión por el delito de agresión sexual.

En su resolución los jueces recuerdan lo descrito en la sentencia estable, que razonó que "atendiendo a la gravedad de los hechos, al número de agresiones cometidas y a el resto situaciones personales", la salón "considera procedente" imponer la pena "en su máxima extensión de 12 años de prisión".

"Únicamente por este último inciso no procedería la reducción de la pena", puesto que con la novedosa legislación los hechos se corresponderían con un delito que iría de los siete a los quince años de prisión y, siendo continuado, la horquilla se elevaría de los once a los quince años. Además, al existir la agravante de género, la pena en abstracto estaría, por último, entre los trece y los quince años de prisión.

"En consecuencia, la novedosa ley no le resultaría mucho más conveniente al culpado y, por consiguiente, no ha rincón a la reducción de la pena impuesta", concluye el coche.

En el segundo de las situaciones, el culpado lo fue por un delito continuado de abuso sexual a menores, por efectuar en reiteradas ocasiones tocamientos y besar en los labios a su sobrina, de once años, que estaba a su precaución en la vivienda familiar.

La Sección Tercera le condenó en el último mes del año de 2020 a cinco años de prisión. Ahora, con la entrada en vigor de la reforma del Código Penal, la salón ha inspeccionado de trabajo exactamente la misma y ha concluido que no ha rincón a una modificación de la pena.

En su coche, el tribunal enseña que, tras la reforma, estos hechos formarían una agresión sexual y que la pena mínima para este delito está entre los cinco y los diez años de prisión.

Dada la continuidad delictiva, la pena debería imponerse en su mitad superior, o sea, de siete años y medio a diez años de prisión. Por tanto, de aplicarse la pena mínima al culpado esta sería "mayor a la impuesta" en la sentencia, "siendo amenazante y menos conveniente para el reo", con lo que "no cabría que operara retroactivamente".

Finalmente, la Sección Tercera sí ha inspeccionado, a solicitud de su defensa, la condena a 4 años de prisión a un hombre por un delito de agresión sexual con penetración, con la concurrencia de 2 situaciones mitigantes: reparación del daño, por el hecho de que entregó una indemnización antes del juicio, y drogadicción.

Según los hechos probados de la sentencia, dictada en el mes de diciembre de 2019, el culpado hirió sexualmente a una mujer con la que había estado en un pub de madrugada. El hombre le solicitó que le acompañara a su hogar por el hecho de que le iba a enseñar una compilación, y una vez allí la hirió y la forzó a sostener relaciones íntimas.

En su coche, la Sección Tercera enseña que entonces aplicó la pena en su mitad inferior, con lo que en este momento, con la novedosa legislación, la que entonces se le puso -4 años y medio- "excedería el marco punitivo desarrollado por la novedosa reforma".

"Tal situación, por sí misma, ordena a la revisión de la presente sentencia por app del principio de retroactividad de la ley penal mucho más conveniente", añade.

Por otro lado, ya que la ley mucho más conveniente debe aplicarse en su integridad, le impone, aparte de los tres años de prisión, la inhabilitación particular para trabajo u trabajo con menores de edad por un intérvalo de tiempo de siete años y medio.

Además, ordena la instantánea puesta en independencia del penado si de la novedosa liquidación como condena resultara que ha cumplido la pena final de la revisión,

Más información

La Audiencia de Cantabria mira tres condenas por la ley del 'sí es sí', y sostiene 2 y rebaja una