La Guardia Civil desvela nueva serie de robos en hogares cometidos por una banda en Cantabria.

La Guardia Civil desvela nueva serie de robos en hogares cometidos por una banda en Cantabria.

La Guardia Civil ha finalizado la segunda fase de la operación 'Habitat-Mena2', que se centraba en desarticular a una banda itinerante dedicada a cometer robos en viviendas en Cantabria y otras regiones de España. Durante esta etapa, se han esclarecido cuatro nuevos delitos.

En noviembre pasado, se dieron a conocer los primeros resultados de este operativo, llevado a cabo en colaboración con la Ertzaintza, donde se detuvo a cinco personas y se llevaron a cabo 42 registros en domicilios en Bilbao y Cantabria, recuperándose varios objetos sustraídos.

Gracias a la comparación de los objetos recuperados, se ha podido aclarar un robo ocurrido en agosto en una vivienda en La Rioja, donde se logró recuperar un reloj de pulsera reconocido por su propietario.

También se han esclarecido otros tres robos similares que tuvieron lugar en octubre de 2023, dos de ellos en grado de tentativa. Estos delitos sucedieron en domicilios de Asturias, Cantabria y Valladolid.

Los dos presuntos autores de estos últimos cuatro robos con fuerza son E.U., de 33 años, y N.D.G., de 37. Ambos fueron detenidos anteriormente y quedaron en libertad con cargos. Ahora, están siendo investigados nuevamente en las dependencias de la Guardia Civil en Bilbao.

Hasta ahora, se atribuyen a esta banda un total de 46 delitos de robo con fuerza, todos caracterizados por el mismo modus operandi. Las diligencias instruidas por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Burgos se han remitido al Juzgado de Instrucción Nº 2 de Villarcayo para su continuación.

Según la Guardia Civil, los miembros de esta banda no dudaban en desplazarse largas distancias para cometer los delitos. Estudiaban cuidadosamente la ubicación de sus objetivos, las vías de escape, la presencia policial, los horarios y las rutinas de los propietarios. Solían asaltar primeras viviendas aprovechando la ausencia de sus moradores.

Para facilitar la huida, utilizaban numerosos vehículos a los que cambiaban las placas de matrícula. Un conductor siempre estaba al volante mientras el resto del grupo se encargaba de vigilar y acceder al interior de las casas.

Los robos eran llevados a cabo de manera rápida y eficiente. Revolvían cajones y armarios, se apoderaban de dinero, joyas y objetos pequeños pero valiosos, que luego vendían en el mercado negro.

Tags

Categoría

Cantabria