• sábado 24 de septiembre del 2022

La oposición impulsa una "completa revisión" del reglamento del Pleno del Ayuntamiento de Santander

img

Además de las comisiones de investigación, fortalece los instrumentos de fiscalización y propaganda

SANTANDER, 23 Jun.

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Santander, PSOE, PRC, Unidas por Santander y Vox, han registrado el boceto de un nuevo Reglamento del Pleno, una "completa revisión" para equipararlo con otros de otras ciudades "mucho más modernos" y para remarcar los mecanismos de fiscalización, transparencia y buen gobierno.

En un aviso grupo, estas formaciones comentan que, tras tres meses esperando de la convocatoria, el pasado 3 de junio registraron la petición de una Comisión de Participación Ciudadana para discutir el nuevo artículo, que se alimenta de las aportaciones de todos y cada uno de los partidos, desde el comienzo de la legislatura, a salvedad del Partido Habitual.

El archivo, con 135 productos, se justifica por la publicación de novedosas leyes desde el instante en que se aprobase el Reglamento de Santander (2004) que "recomendaban desde hace ya tiempo emprender una perfeccionada revisión de este Reglamento para procurar llenar las faltas y disfunciones que fueron mostrándose".

Entre otras, el Reglamento Orgánico del Pleno del Ayuntamiento de Santander de 2004 no incluyó ciertos instrumentos que contempla la Ley de Modernización de la Administración Local (2003) como las comisiones de investigación, que no se han incorporado hasta la reforma del 23 de diciembre de 2021, pero cuya modificación está recurrida por el PP en los tribunales.

Además de las comisiones de investigación, el boceto nuevamente reglamento fortalece los instrumentos de fiscalización y propaganda -- todas y cada una de las comisiones informativas van a ser públicas con carácter general-- y abre la oportunidad de pedir comparecencias frente al Pleno de concejales con responsabilidades de Gobierno.

También contempla una comisión persistente de Vigilancia de la Contratación para "asegurar los principios de propaganda, libre concurrencia, objetividad, transparencia y efectividad en la contratación pública" y regula la celebración de forma anual del Debate del Estado de la Ciudad, en el último trimestre del año (final del curso político) salvo en años de selecciones municipales.

El nuevo reglamento "fortalecerá los debates de rivalidad municipal", que van a ir primeramente en el orden del día, dejando para el último sitio las de carácter nacional o en todo el mundo, si bien hubieran sido registradas de antemano. Y limitará la duración de los Plenos a cinco horas para hacer más simple el rastreo y el interés de los vecinos y los medios.

Además, el artículo moderniza el importancia de los ciudadanos admitiendo su participación en las comisiones y facilitando su intervención frente al Pleno "para elaborar metas de forma directa" o sobre "otras planteadas por medio de un preciso conjunto municipal".

Por otra sección, se completan otros instrumentos de control y fiscalización como los ruegos y las cuestiones, que desde este momento incluirán turno de réplica y dúplica, y va a haber interpelaciones para comprender los propósitos del aparato de Gobierno en cuestiones en general de política municipal. El voto de calidad del alcalde va a ser "indelegable".

Y se regula el estatuto jurídico de los concejales, con derechos como recibir información periódica, que debe de ponerse predisposición de los ediles, pero asimismo obligaciones y responsabilidades, como el registro y publicación de las afirmaciones de actividad y patrimonio de los sucesos de órganos directivos del ámbito público local.

Finalmente, tiene dentro las demandas derivadas de la normativa general de transparencia y buen gobierno en lo que se refiere a los regímenes de dedicación, incompatibilidades y derechos económicos.