• lunes 6 de febrero del 2023

La oposición rehusa formar parte en la votación que eligió a tres de los cinco vocales de la Comisión de la Memoria

img

Van a ser Carlos Cortés, Javier Barcelona y Enrique Menéndez, los propuestos por PRC-PSOE tras no enseñar la oposición otros alternos

SANTANDER, 19 Dic.

La oposición (PP, Cs, Vox y la miembro del congreso de los diputados no adscrita Marta García) ha rehusado formar parte este lunes en la votación en el Pleno del Parlamento de Cantabria que eligió a tres de los cinco integrantes que integrarán la Comisión de la Memoria, que fueron Carlos Cortés Montes, Javier Barcelona Llop y Enrique Menéndez Criado, los propuestos por socialistas y regionalistas como no había anunciado los otros conjuntos otros alternos. Los otros 2 integrantes van a ser designados por el Gobierno.

La resolución de la oposición de no votar no hay que a quiénes son los aspirantes propuestos sino más bien a que, conforme han explicado los portavoces de PP, Cs y Vox, "niegan" ni en la Ley de Memoria Histórica de Cantabria, aprobada en el mes de noviembre de 2021, ni tampoco en los órganos que prevé hacer, como esta Comisión de Memoria.

Y es que, a su juicio, en oposición a lo que apunta la ley, estiman que no busca ni la "reconciliación" ni tampoco "resarcir el padecimiento de todas y cada una" las víctimas, sino más bien el "combate" y "cambiar tienes el pasado".

Así, la sesión plenaria empezó con polémica y un tono disonante con relación a esta votación, que, al no formar parte ni PP, ni Cs, ni Vox y tampoco la miembro del congreso de los diputados Marta García ha debido festejarse un par de veces para hallar la mayor parte que precisaba para salir adelante (en la primera se precisaba mayoría cualificada de 2/3 del Pleno y en la segunda ha bastado con mayoría absoluta).

Así, solo han votado 21 parlamentarios, todos ellos socialistas y regionalistas, al tiempo que los de PP, Cs y Marta García han continuado sentados en sus escaños sin votar y los 2 de Vox --Cristóbal Palacio y Armando Blanco-- han descuidado el Hemiciclo en la votación.

Según se señala en la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Cantabria, la Comisión de la Memoria es un órgano colegiado, de carácter temporal (con una duración de un año, prorrogable otro) y que tiene como objetivos "el reconocimiento a las víctimas; fomentar la reconciliación y la paz, y ser útil como instrumento para entender los hechos que continúan ocultos sobre abusos, violaciones de derechos y desapariciones".

Asimismo quiere "conmemorar y llevar a cabo desafío por las víctimas de la opresión política, y proteger la prueba reportaje que ayuda para la conmemoración y el recuerdo de hechos históricos para eludir que ocurran de nuevo".

Se señala que la Comisión va a estar compuesta por cinco integrantes, todas y cada una personas de reconocido prestigio y vinculación a Cantabria, 2 de los que van a ser seleccionados por el Gobierno --aún no se ha producido esa designación-- y los tres sobrantes que fueron los seleccionados por el Parlamento.

El conjunto habitual fué el primero de la oposición en expresar en el Pleno su intención de no formar parte en la votación pues "no cree" ni comparte "el contenido de la ley", que según anunció derogará en el momento en que llegue al Gobierno, ni tampoco en los órganos que la regla prevé hacer, como es esta Comisión de la Memoria.

El representante del PP, Íñigo Fernández, aseguró que hablamos de una ley, a su juicio, "sectaria", "que los cantabrios no pidieron" y que viene "impuesta" por el "colega pequeño" del Gobierno, el PSOE, al que, según ha recordado votaron 57.000 personas, que suponen, según ha recalcado, uno de cada ocho votantes llamados a las urnas.

Por ello, los 'populares' estiman que la ley no posee la "legitimidad ética" precisa --sí la legal-- y afirman que es una regla "revachista", que "busca reabrir lesiones" y "viene a hacer inconvenientes que no había" y que la sociedad ahora había "superado", con lo que, a su parecer, "ni mira por el bien general ni por la convivencia entre los españoles" y viene a "dividir y fraccionar".

Además, el PP ha advertido que con la votación de el día de hoy se "activan" los órganos y "puestos" que prevé hacer la ley. Además, ha subrayado que en un caso así hablamos de escoger a los integrantes de lo que en el emprendimiento remitido por el Gobierno al Parlamento se llamaba 'Comisión de la Verdad' --nombre que se cambió a lo largo de la tramitación de la regla en la Cámara y sustituido por el de la Comisión de la Memoria--.

Para el PP, hablamos de "un órgano que pone los pelos de punta" y que "da temor" pues, según ha alertado Fernández, lo que busca esto es a la sociedad cantabria y a los historiadores "de qué se puede charlar y de que no". Por ello, los 'populares', "no comprenden" de qué manera el PRC participa en el "sendero que se está abriendo con esta ley" y que hará "saltar por los aires uno mucho más de los acuerdos de la transición".

En una línea afín se han pronunciado los portavoces de los partidos que tienen dentro el conjunto mixto (Cs y Vox).

Así, el de Cs, Félix Álvarez, ha criticado la Comisión de la Verdad aseverando: "Yo no deseo que me afirme absolutamente nadie lo que debo comprender sobre la Historia". Y es que a su juicio la ley "busca clasificar las víctimas" en "buenas, regulares y malas" en función de a qué bando pertenezcan; que "se olvide" ciertos hechos del pasado y "eliminar la Historia al capricho del PSOE".

Para Vox, esta ley y los órganos que sugieren pertenecen a la "activa de radicalización del PSOE" y de fomentar "el combate" y ha criticado al PRC por apoyarlo.

Por su parte, PRC y PSOE han censurado los razonamientos de la oposición para no formar parte en la votación para hacer un órgano sosprechado en una ley y han defendido la legitimidad de la regla. "Hay que cumplir las leyes que manan del Parlamento", han reivindicado.

El representante del PRC, Pedro Hernando, aseguró sentirse "abochornado" y sentir "temor" por los alegatos y razonamientos protegidos por la oposición. Así, ha reprochado al PP que intente "eliminar legitimidad" a una ley aprobada por el Parlamento y al hecho de que en el momento en que se aprueba una regla "que no les agrada, resuelvan incumplirla".

Así, el regionalista ha defendido los objetivos de la ley, y asimismo de la Comisión de la Memoria, que, a su juicio, busca "fomentar la reconciliación" y la reparación de las víctimas de los 2 bandos y lograr que salgan a la luz "hechos que continúan ocultos" de estos. "A lo largo de varios años unicamente se conocieron los hechos ocultos de uno".

Ha acusado a la oposición de "buscar el confrontamiento y la pelea" y "eludir la reconciliación". Además, Hernando ha subrayado que los aspirantes propuestos son personas "de reconocido prestigio y también independientes".

Por su parte, la representante del PSOE, Noelia Cobo, ha insistido en que la Comisión de la Memoria es "un órgao para la reconciliación y para la reparación ética de las víctimas", intentando encontrar "maneras de reconocimiento".

"Eso es lo a eso que se están negando", ha reprochado a la oposición Cobo, quien aseguró que "una tierra que honra a sus víctimas" es "mejor" y "en paz con su pasado".

Cobo ha centrado primordialmente su crítica en el PP y ha atribuido su oposición a que, a su juicio, los 'populares' "no están cómodos con las leyes de memoria histórica por el hecho de que quizás les queden rincones oscursos en el sótano", en su "presente y pasado".

Carlos Cortés Montes es arqueólogo y es integrantes del Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras en la sección de Arqueología.

Por su parte, Javier Barcelona Llop es instructor de la Universidad de Cantabria, relacionado con el derecho, la historia moderna, los recursos culturales y los ficheros o relacionados con el estudio de la memoria democrática.

Y Enrique Menéndez Criado es procurador y integrante de la sociedad civil, fundacones, asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro similares con la promocioón, estudio o restauración de la memoria democrática de Cantabria.

Más información

La oposición rehusa formar parte en la votación que eligió a tres de los cinco vocales de la Comisión de la Memoria