• viernes 07 de octubre del 2022

La pandemia ha aumentado las formas de proceder autodestructibles pero de manera muy distinta entre países y conjuntos

img

SANTANDER, 12 Jul.

La pandemia de coronavirus ha supuesto un aumento de las formas de proceder autodestructibles en el mundo entero, pero con una "variabilidad colosal" entre países, zonas, conjuntos de edad y sociales o etnias. Esto es, "no hay un efecto de la pandemia en el suicidio sino hay un montón", probablemente vinculados al contexto, al encontronazo de la patología en todos y cada país y las medidas adoptadas por cada uno.

En la situacion de España se causó un incremento del suicidio ciertos meses más que nada en hombres mayores, retirados, más allá de que "hay una variabilidad desmesurado" debido distintas efectos de la pandemia --muertes, parte económica, aislamiento-- que dan distintas ocasiones de intervención.

De este modo lo dijo el día de hoy el psiquiatra y epidemiólogo, estudioso en el Programa de Inferencia Causal (CAUSALab) de la Facultad de Harvard, Gonzalo Martínez-Alés, quien, al lado de la jefe de Servicio de Psiquiatría, Psicología Clínica y Salud Mental del Hospital Universitario La Paz, María Fe Bravo, ha brindado una rueda de prensa con ocasión de su participación en el curso '¿Qué realizar frente a la epidemia de formas de proceder autodestructibles en los jóvenes? Un enfoque multidimensional en la prevención del suicidio', que se festeja estos días en la Facultad En todo el mundo Menéndez Pelayo (UIMP).

Con los últimos datos de suicidio populares, que corresponden a 202 y sabiendo que es realmente difícil comprender el número de intentos, Bravo explicó que a lo largo de la pandemia se ha constatado un incremento de las autolesiones, que no en todos los casos tienen una finalidad suicida sino más bien de reacción frente a la ansiedad, "muy usuales entre jovenes", y que, al lado de los intentos de suicidio, dieron rincón a un mayor número de intervenciones en Emergencias y también capital.

De esta manera, en el hospital de La Paz, desde octubre de 2020, se ha producido un aumento de las emergencias en jovenes por inconvenientes vinculados a autolesiones y también intentos autodestructibles. Si bien en los jovenes y jóvenes la causa del suicidio es la primera o segunda, el número es pequeño y proporcionalmente no ha incrementado tanto en España en 2020, en torno a 4.000, pero con relación a la tasa de población no se ha producido un aumento importante, explicó.

La doctora ha señalado que la pandemia ha incidido en los jovenes, que rompieron sus prácticas y el contacto con sus compañeros y el estar mucho más tiempo con familiares fué "un catalizador de enfrentamientos", más allá de que hay que tomar en consideración el encontronazo de las comunidades, si bien investigar sus efectos positivos y negativos "no es moco de pavo".

En este sentido, la doctora Arancha Ortiz ha apuntado, entre los efectos "menos positivos", la exposición a modelos muy idealizados que tienen la posibilidad de producir frustración, pero asimismo dejan el contacto con el resto integrantes del conjunto, aparte de que son usadas por los jovenes para soliciar asistencia.

Para los especialistas es primordial contextualizar las formas de proceder autodestructibles como un problema médico pública, intervenir de manera temprana, en menos de una semana, y con mayor intensidad, y ofrecerle continuidad a la atención. Y si el inconveniente está producido por una crisis, es requisito articular medidas de acompañamiento.

En este sentido, Bravo indicó que varios intentos de suicidio argumentan a inconvenientes adaptativos -crisis, roturas, etcétera-- que no en todos los casos tienen continuidad en el tiempo, con lo que accionar de forma temprana tiene un efecto positivo y disminuye intentos siguientes.

Por este motivo ha defendido que los programas de prevención deben accionar a niveles diferentes, clínicos, pero asimismo de salud pública y sociales, limitando el ingreso a métodos lesivos. Por servirnos de un ejemplo, los plaguicidas son el procedimiento de suicidio mucho más prevalente en el planeta.

En la situacion de los jovenes ha subrayado la relevancia de intervenir desde la educación para eludir el bullying y que no se focalicen en la modelización.

A nivel general, Bravo ha asegurado que en España la atención a estos inconvenientes está "garantizada", ya que aparte de la red de salud psicológica está la red de atención principal que tiene competencias para atender y derivar si bien la ratio de expertos es menor que en otros países.

Al respecto, apostó por priorizar las atenciones mucho más graves, como depresiones o ansiedad, desde los elementos de salud psicológica y el autocuidado mediante la atención principal.

Más información

La pandemia ha aumentado las formas de proceder autodestructibles pero de manera muy distinta entre países y conjuntos