• viernes 07 de octubre del 2022

La UIMP festeja sus 90 años viendo al centenario y apostando por proseguir siendo "esa isla de independencia"

img

SANTANDER, 23 Ago.

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) cumple este martes 90 años desde el instante en que su fundación, el 23 de agosto de 1932, y lo ha festejado con un acto de homenaje a todos y cada uno de los que fueron rectores y en el que se ha repasado su crónica y asimismo se ha mirado al futuro, en el que la institución quiere poder proseguir siendo "un espacio de convivencia" en el que emprender los enormes desafíos de la sociedad y "esa isla de independencia", como la definió el poeta José Hierro a lo largo de la Transición.

De hecho, el acto estuvo marcado por la mirada al pasado con el recuerdo a la tarea de todos y cada uno de los rectores y también intelectuales que pasaron por la Universidad en sus primeros años de vida, tal como por la lección magistral que ha dado el instructor Juan Pablo Fusi, quien ha repasado la crónica de España en las últimas décadas y su vínculo con la UIMP, que "coronó el despertar cultural" que a su juicio vivió el país desde 1890 hasta 1930 y su creación fue "un acierto histórico inusual".

La UIMP ha debido sobrepasar "muchas adversidades" a lo largo de sus nueve décadas, singularmente en la época de la Dictadura y la Transición, y por este motivo ha reconocido el día de hoy la tarea de sus rectores. El de hoy, Carlos Andradas, puso en valor que lo que es en este momento la Universidad es merced a lo que hicieron todos ellos.

"Fuimos capaces de ir agregando episodios al libro de la narración de nuestra Universidad huyendo de la tentación de eliminar lo previo para escribir de nuevo lo nuestro", dijo tras realizar distribución de las medallas del aniversario, que han recogido en ciertos casos los propios exrectores y en otros sus familiares o allegados.

Así, el acto ha contado con la representación de Ramón Menéndez Pidal, Blas Cabrera, Ciriaco Pérez Bustamante, Francisco Ynduráin, Raúl Morodo, Santiago Roldán, Ernest Lluch, José Luis García Delgado, Luciano Parejo, Salvador Ordóñez, Cesar Nombela, Emilio Lora-Tamayo y María Luz Morán; todos y cada uno de los rectores que tuvo la UIMP salvo Florentino Pérez Embid, del que no se encontró un gerente.

Además, se ha nombrado rectores honorarios a los 2 últimos antes de Andradas, Emilio Lora-Tamayo y María Luz Morán -los únicos que no contaban con esta distinción-, esta última ausente y que dejó la obtenida de su distinción a cargo de la vicesecretaria de la UIMP, Carmen Loseta.

Mientras, Lora-Tamayo, que ha aludido a los "geniales recuerdos" que almacena de su orden y apostó por explotar los desafíos a los que se encara la Universidad como "ocasiones" para seguir, fué entre los rectores presentes el día de hoy, al lado de Salvador Ordóñez y José Luis García Delgado, que mencionó representando a todos y cada uno de los condecorados, exactamente la misma lo hizo la nieta de Blas Cabrera, Ana María Cabera.

Esta última ha señalado como su abuelo, que rigió la UIMP de 1934 a 1936, en el momento en que empezó la Guerra Civil, trabajó "sin reposo para este país" a través de los más destacados físicos de la época -fue anfitrión de la visita a España de Albert Einstein en 1923 y fue entre los científicos que ingresó la teoría de la Relatividad en el país- y murió en el exilio en México.

Por su parte, García Delgado ha remarcado el "acierto" que piensa este acto de reconocimiento a todos y cada uno de los gobernantes, para festejar "lo hecho antes" y al unísono "proyectarse hacia enfrente", viendo atrás "no para saldar cuentas sino más bien para remarcar la apuesta de futuro".

En exactamente la misma línea se expresó el presente rector, resaltando de qué manera sus precursores fueron "dejando su huella" en la institución, que quiere que continúe siendo "una facultad singular, diferente", siendo consciente de que esa diferencia es "lo que nos hace únicos".

Además, apostó por proseguir siendo "esa isla de independencia" que cuente con las figuras intelectuales "mucho más reputadas" y ofrezca una "voz estable, pero descansada", fundamentada en la reflexión y el diálogo para, como reza el lema del 90 aniversario, continuar "anticipándonos al futuro".

Andradas asimismo ha aprovechado para reivindicar mucho más autonomía universitaria, para la que ha instado a examinar otras fórmulas jurídicas mucho más acordes a esta época que la que tiene ya hace 40 años, utilizando la tramitación del emprendimiento de ley orgánica del sistema universitario que va a arrancar en el mes de septiembre en el Congreso.

También han intervenido el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón; el presidente cantabrio, Miguel Ángel Revilla; y la regidora de Santander, Gema Igual, y estuvieron presentes el prominente gerente de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell -que dirige esta semana un curso en la UIMP-, y la vicepresidenta del Senado, Cristina Narbona, por ejemplo autoridades.

Revilla puso en valor que la UIMP se encuentra dentro de las instituciones que convirtieron a Cantabria en "algo mucho más que un espectáculo de National Geographic directamente", al paso que la regidora la ha calificado como "entre las instituciones mucho más queridas de la región, de la que "siempre y en todo momento alardea como entre las banderas del espíritu cosmopolita" de Santander".

Antes de sus intervenciones, la lección magistral de Juan Pablo Fusi ha repasado a lo largo de prácticamente una hora la crónica de España desde la creación 1932 de la entonces Universidad Internacional de Verano de Santander, que a su juicio fue "un acierto histórico inusual", como "ha corroborado toda la trayectoria posterior de la institución".

"Se acertó en la definición y funcionalidades de la novedosa Universidad. Se charló y se solicitó -ha recordado Fusi- que fuera mucho más Universidad que verano y, ciertamente, fué considerablemente más Universidad que ninguna otra cosa".

Y se acertó asimismo, ha añadido, en "la decisión de las primeras autoridades académicas: los 2 primeros rectores -Don Ramón Menéndez Pidal y Don Blas Cabrera-, el secretario general de la Universidad, Pedro Salinas, y sus ayudantes", siendo "tres personalidades señeras de la civilización de españa del siglo XX".

El especialista, asimismo doctor en Filosofía y Letras, ha apuntado que el primer curso de verano de la Universidad, dado por año siguiente de su creación, fue "premonitorio" por sus competidores, entre ellos Enrique Moles, que encabezó la primera asamblea en todo el mundo de química y entre las primeras que se festejaron en Europa y que fue" inolvidable".

También han tomado parte Ortega y Gasset, Américo Castro, Jorge Guillén, Dámaso Alonso, Gerardo Diego o Lorca, que con 'La Barraca' representó 'Fuente Ovejuna' y 'La vida es sueño'. En total, ese verano participaron mucho más de 400 alumnos en los tutoriales y charlas que se dieron en la ciudad más importante cantabria, ciertas cuales estuvieron "atestadas".

Así, ha destacado que la UIMP "nació de manera superlativa" y "no fue un hecho apartado", remarcando que la relación de nombres de los primeros competidores "eleva de manera súbita y también instantánea el pulso y tono de nuestro horizonte intelectual".

Fusi asimismo ha elogiado el "tiempo intelectual profundo, libre, relajado y placentero" de esta Universidad, algo que al lado de los "usos" de la institución académica ha atribuido a la "tarea continuada" de los rectores que la han dirigido, con lo que ha calificado el homenaje rendido a los últimos que estuvieron adelante de la UIMP instantaneamente del noventa cumpleaños de la institución como "un ejercicio de distinción preciso y positivo".

Ha concluido su intervención, llamada 'Medites sobre la España moderna: Mirando hacia atrás sin furia', destacando el "papel esencial" que esta Universidad tuvo en la vida pública, así como se contempló en su puesta en marcha.

"Ese es el reto", dijo dirigiéndose al de hoy rector, para "los próximos 90 años": "Que como tal Universidad en todo el mundo prosiga empeñada en encargarse de todo comprender capaz en su dimensión en todo el mundo".

Más información

La UIMP festeja sus 90 años viendo al centenario y apostando por proseguir siendo "esa isla de independencia"