Crónica Cantabria.

Crónica Cantabria.

Liberados los tres implicados en la trágica muerte de 25 vacas en una granja de San Roque durante el verano.

Liberados los tres implicados en la trágica muerte de 25 vacas en una granja de San Roque durante el verano.

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Medio Cudeyo, en funciones de guardia este miércoles, ha acordado la liberación de tres hombres investigados por la muerte de 25 vacas en San Roque de Riomiera el pasado verano. Los tres fueron detenidos ayer por la Guardia Civil.

Después de comparecer ante el juez este mediodía, dos de los sospechosos han sido puestos en libertad con la obligación de presentarse ante el Juzgado cada vez que sean citados durante la investigación. El tercer hombre se ha acogido a su derecho de no declarar.

Los tres hombres están siendo investigados por delitos de maltrato animal y daños. El procedimiento se ha mantenido en secreto hasta hoy, cuando la magistrada decidió levantarlo.

Los arrestados son ganaderos del pueblo, dos de ellos son hermanos y el tercero es amigo de ambos. Además, uno de los sospechosos habría tenido un conflicto con uno de los dueños de las vacas fallecidas, porque supuestamente los animales del primero se metían en las propiedades del segundo.

Los sospechosos fueron detenidos por agentes del Seprona, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, cuya Policía Judicial está a cargo de la investigación, que ha contado con la participación de la Fiscalía.

Los hechos ocurrieron el pasado 30 de julio, cuando unas treinta vacas fueron encontradas encerradas en una cabaña en San Roque de Riomiera, veinticinco de ellas muertas y tres con vida. Algunas de las vacas presentaban signos de violencia, como heridas y cortes, por lo que se inició una investigación sin descartar ninguna hipótesis.

Ese día por la mañana, los dos ganaderos propietarios de los animales fueron a visitar a las vacas que pastaban en sus terrenos y descubrieron que habían desaparecido. Después de buscarlas, encontraron a las vacas amontonadas y algunas muertas en una cabaña de piedra con techo de teja, que no les pertenecía y que estaba cerrada por dentro.

En el lugar del suceso se presentaron agentes y equipos del Servicio de Emergencias 112 de Cantabria, la Consejería de Ganadería, la Guardia Civil y los Bomberos de Torrelavega. Con trajes especiales y equipo de respiración autónoma, se extrajeron las 25 vacas muertas y se logró rescatar a las tres que aún estaban vivas en el interior de la construcción.