• miércoles 28 de septiembre del 2022

Los 43.000 estudiantes de Primaria y también Infantil de Cantabria comienzan el curso con normalidad

img

SANTANDER, 8 Sep.

Los prácticamente 43.000 estudiantes de Infantil, Primaria y Educación Especial de Cantabria han regresado este jueves a las salas con normalidad en el que es el primer curso escolar que comienza sin medidas de prevención del Covid tras la pandemia, salvo las que rigen para el grupo de la población, como la utilización de máscaras en el transporte escolar.

El sistema educativo cantabrio cuenta este curso con 81.133 estudiantes en régimen presencial, de ellos, 60.034 están inscriptos en centros públicos y 18.008 en centros privados concertados.

Con en relación a la plantilla enseñante, un total de 8.446 profesores y instructores empiezan el curso en la enseñanza pública no universitaria de Cantabria, de los que 3.380 lo hacen en las etapas de Infantil y Primaria.

Según informó la Consejería de Educación en publicación oficial, es un curso con muchas noticias, ciertas de ellas derivadas de la app de la novedosa Ley de Educación LOMLOE, otras por nuevos proyectos y elementos derivados de la llegada de fondos de europa, y otras, fruto de la idea del Gobierno de Cantabria.

Del primer conjunto resalta la implantación de los recientes currículos en Infantil y en los tutoriales impares de Primaria, Educación Secundaria y Bachillerato.

También al amparo de la LOMLOE, 125 estudiantes cantabrios estrenarán el nuevo Bachillerato general, que se dará a lo largo de este primer curso de implantación en un total de diez institutos públicos de los 48 que tiene la Comunidad Autónoma.

Además, hay noticias importantes no enlazadas a la novedosa Ley, entre aquéllas que resaltan la reducción de ratios de 25 a 20 en el segundo período de Educación Infantil de la red pública, la puesta en marcha de las primeras salas de un año y la Unidad Educativo Terapéutica.

Más información

Los 43.000 estudiantes de Primaria y también Infantil de Cantabria comienzan el curso con normalidad