• sábado 01 de octubre del 2022

Los costos suben 2 décimas en Cantabria en el mes de agosto si bien el IPC baja al diez,1%

img

SANTANDER, 13 Sep.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) en Cantabria subió un diez,1% en el mes de agosto en comparación con exactamente el mismo mes del año previo, 4 décimas menos que en el mes de julio y que la media nacional (diez,5%).

Sin embargo, con relación a julio, los costes subieron 2 décimas en Cantabria, una menos que en el grupo del país (0,3%), según los datos terminantes publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Tanto en términos interanuales como por mes, los primordiales aumentos en Cantabria se asentaron en la vivienda.

Así, con relación a agosto del año pasado, en Cantabria subieron los costos en todos y cada uno de los campos salvo las comunicaciones, donde se abarataron un -2,1%.

El primordial encarecimiento lo registró la vivienda, que se disparó un 24,4% gracias a que los costos de la electricidad suben este mes mucho más que en el mes de agosto de 2021. En sentido opuesto, la bajada de los comburentes líquidos fue mayor que la del año previo.

También sobre 2 dígitos se acrecentaron los alimentos y bebidas no alcohólicas (12,8%), por el repunte de los costos de la leche, quesos y huevos, mayores este mes que en 2021, la carne, en frente de la seguridad del año previo, y el pan y cereales, con un incremento superior al de agosto del año pasado; y el transporte (11,4%).

Los hoteles, cafés y sitios de comidas fueron un 7,2 mucho más costosos que en exactamente el mismo mes de 2021; las bebidas alcohólicas y el tabaco, y el menaje, un 5,1%; el campo otros un 4,6%; el ocio y la civilización un 3,9%; y el vestido y el zapato un 1,3%.

Menos de un punto subió la medicina (0,7%) y la enseñanza (0,4%).

Por su parte, en comparación con julio, en el mes de agosto fueron mucho más económicos el transporte (-4,3%), por el descenso de los costes de los carburantes y lubrificantes; el vestido y zapato (-0,8%), por las bajadas de costes propias del final del periodo de tiempo de rebajas de verano; las bebidas alcohólicas y tabaco (-0,3%); y la medicina (-0,1%).

Mientras, el mayor aumento correspondió a la vivienda (3,6%), como consecuencia de la subida de costes de la electricidad si bien bajaron los de los comburentes líquidos; seguida de los hoteles, cafés y sitios de comidas (1,1%), por el incremento de los costes de la restauración y los servicios de hosting.

El resto de subidas fueron menores de un punto: ocio y cultura (0,8%)por el incremento de los costos de los packs turísticos; alimentos y bebidas no alcohólicas (0,6%), adecuada al aumento de costes extendidos en sus elementos, resaltando los de la leche, queso y huevos, la carne, el pan y cereales, y las legumbres y hortalizas, si bien bajaron las frutas; campo otros (0,6%); y menaje (0,3%).

Por su parte, no vivieron variación por mes los costes de las comunicaciones ni de la enseñanza.

De este modo, en el juntado hasta septiembre, los costos se dispararon un 5,7% en Cantabria impulsados por la vivienda (diez,7%) y los alimentos y bebidas no alcohólicas (9,8%). Solo el vestido y zapato (-15,1%) y las comunicaciones (-1,5%) fueron mucho más económicos en comparación con exactamente el mismo intérvalo de tiempo de 2021.

En España, el IPC subió tres décimas en el mes de agosto con relación al mes previo, pero moderó su tasa interanual tres décimas, hasta el diez,5%, manteniéndose en escenarios jamás vistos ya hace mucho más de 30 años, según el INE.

El organismo ha alto de esta forma el apunte que avanzó a fines del mes pasado, en el momento en que estimó un IPC del diez,4%. También ha alto 2 décimas el incremento por mes adelantado, desde el 0,1% al 0,3%.

El apunte de agosto es tres décimas inferior al pico de inflación alcanzado el mes pasado de julio, en el momento en que el IPC se situó en el diez,8%, su nivel mucho más prominente desde septiembre de 1984.

Con la moderación de tres décimas registrada por el IPC interanual en el mes de agosto, la inflación termina con una racha de tres meses sucesivos de ascensos en su tasa interanual: en el mes de mayo escaló hasta el 8,7%; en el mes de junio superó los temidos 2 dígitos (diez,2%) y en el mes de julio se disparó hasta el diez,8%. Agosto es, por consiguiente, el tercer mes consecutivo en el que la inflación sobrepasa ámbas cantidades.

Según el INE, la moderación del IPC interanual hasta el diez,5% hay que, primordialmente, a la bajada de los costes de los carburantes. De hecho, el conjunto de transporte moderó mucho más de 4,5 puntos su tasa interanual, hasta el 11,5%, debido al abaratamiento de las gasolinas y lubrificantes.

Por contra, en el mes de agosto subieron los costes de la electricidad y de los alimentos. Estos últimos registraron en el mes de agosto una subida interanual del 13,8%, tasa tres décimas mayor a la de julio y la mucho más alta desde el principio de la serie, en el primer mes del año de 1994. Destaca, singularmente, el encarecimiento de la carne, el pan y los cereales y la leche, el queso y los huevos.

En el conjunto de vivienda, la tasa interanual aumentó prácticamente 2 puntos en el mes de agosto con en comparación con mes previo, hasta el 24,8%, por la subida de los costos de la electricidad, mayor que la registrada un año antes.

Sin tener en consideración la rebaja del impuesto particular sobre la electricidad y las variantes sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en el mes de agosto el 11,2%, siete décimas sobre la tasa general del diez,2%. Así lo refleja el IPC a impuestos permanentes que el INE asimismo publica en el contexto de esta estadística.

En el último año, la calefacción, el iluminado y la distribución de agua se han encarecido un 47,2%; los aceites y grasas han alto sus costes un 24%; los huevos son un 22,4% mucho más costosos; la leche cuesta un 25,6% mucho más, y los cereales, un 21,7% mucho más.

En términos por mes (agosto sobre julio), el IPC registró un repunte de tres décimas (2 sobre lo que se espera), en oposición al retroceso de tres décimas experimentado en el mes de julio y el progreso del 0,5% de un año antes.

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni modelos energéticos) aumentó en el mes de agosto tres décimas, hasta el 6,4%, su valor mucho más prominente desde enero de 1993. De este modo, la subyacente se ubica mucho más de 4 puntos bajo la tasa del IPC general.

En el octavo mes de 2022, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el diez,5%, 2 décimas inferior a la registrada en el mes previo. Por su parte, la variación por mes estimada del IPCA registra un aumento de tres décimas.

Más información

Los costos suben 2 décimas en Cantabria en el mes de agosto si bien el IPC baja al diez,1%