• lunes 6 de febrero del 2023

Los médicos de Atención Primaria de Cantabria empezarán huelga indefinida el 7 de noviembre

img

SANTANDER, 6 Oct.

Los médicos de Atención Primaria de Cantabria comenzarán una huelga indefinida desde el 7 de noviembre para reclamar resoluciones a los "gravísimos" inconvenientes a los que se combaten, entre aquéllos que citan las agresiones, la sobrecarga laboral, los "incumplimientos" de los pactos del 2019 y las novedosas plazas de continuidad.

Unos inconvenientes que "han colmado el hartazgo" del colectivo, que decidió este miércoles, en una reunión convocada por el Sindicato Médico, y conmemorada en el Colegio de Médicos, proceder a la huelga mientras que no se dé solución a exactamente los mismos.

Asimismo, según informó este jueves el Sindicato en publicación oficial, en las próximas semanas se festejarán reuniones en los centros de salud con exactamente el mismo propósito.

El Sindicato Médico ten en cuenta que ahora informó este verano que si no se ponía solución a los "inconvenientes estructurales" de la Atención Primaria de Cantabria, el colectivo iría a la huelga en otoño.

Añade que, más allá de que se dio traslado al asesor de Sanidad, Raúl Pesquera, de una sucesión de proposiciones "de mínimos" a fin de que la Atención Primaria "pudiese ir tirando, no únicamente las ha desatendido, sino en los últimos días ha adoptado medidas que, lejos de prosperar, van a empeorar aún mucho más la situación en los centros de salud".

Así, resalta que la situación de "inseguridad" en los centros de salud se volvió "insostenible y también inaceptable", y en el último período de tres meses los sanitarios han sufrido 44 agresiones, 24 de ellas a médicos, y siete fueron protagonizadas por reincidentes, ciertos de ellos hasta en 4 oportunidades, "sin que la Consejería de Sanidad haya tomado cartas en el tema".

"La última resolución que han adoptado es que las reconocidas cámaras de videovigilancia (aún no instaladas) se van a poner únicamente en el exterior de los centros de salud para eludir los actos salvajes sobre las edificaciones, en lugar de en los corredores y salas de espera para resguardar a los expertos", añade.

Desde el colectivo se ha demandado "de manera insistente" que se impongan las sanciones administrativas que recopila la LOSCAN (Ley de Ordenación Sanitaria de Cantabria) y que se ponga seguridad privada en esos centros con mucho más movimiento de clientes y/o mucho más problemáticos como son los SUAPs urbanos.

A ello, según el Sindicato, se aúna la "sobrecarga laboral visible" y puesta de manifiesto en las votaciones del servicio de prevención de peligros laborales de la compañía, "sin que no solo se haya adoptado medida alguna, sino en los últimos días se ha enviado una iniciativa de agenda solo para médicos que, aparte de violar la pactada en el 2019 (y que jamás se ha respetado), es un brindis al sol al reclamar que se atienda a todos y cada uno de los pacientes en el día en el momento en que no hay elementos para esto".

"Se ha pedido de manera reiterada muchos programas de absorción de la demanda de tarde como sean precisos a fin de que no haya lista de espera y los pacientes logren recibir una atención de calidad, pero se prosiguen denegando, pese a tener un coste insignificante en el presupuesto de la Consejería", enseña.

Además, según el Sindicato, "se quiere instaurar una exclusiva categoría profesional, la de médico de continuidad, en número de 74, que no va a estar asignado a un hospital, si no a todos los que se hallen en un radio de 50 km y que de hecho piensa la desaparición de la atención principal y de la medicina y pediatría de familia ya que los pacientes por el momento no van a tener un médico de referencia".

"Desde el Sindicato Médico se ha pedido en múltiples oportunidades que esas plazas se integraran en los centros de salud y SUAPs y se hizo todo lo opuesto, amortizar plazas de los centros para transformarlas a esta novedosa categoría", señala.

El colectivo afirma por último que "no va a tolerar por mucho más tiempo que los políticos y administradores causantes del caos en el que estamos procuren encima culpar, de cara a la opinión pública, a los médicos que hacen un esfuerzo heroico para eludir que el sistema colapse completamente".

"Se pone bajo riesgo de manera premeditada nuestra integridad física y mental creando unas esperanzas en la ciudadanía que son absolutamente inaccesibles con los elementos humanos que ya están, en lugar de agarrar de raíz los auténticos inconvenientes que ya están, como las malas condiciones laborales o el exceso de burocracia", concluye.

Por todo ello, y tras lamentar las afecciones que se marchan a ocasionar a la ciudadanía, apunta que no les cabe "mucho más opción" que proceder a la huelga frente "la nula aptitud de administración de la sanidad" por la parte del Gobierno de Cantabria, que llevó a un "deterioro asistencial despiadado" y que "se hará mucho más acusado en los próximos meses".

Más información

Los médicos de Atención Primaria de Cantabria empezarán huelga indefinida el 7 de noviembre